La calma antes de la guerra: cómo un vital puerto del mar Rojo en Yemen se prepara para la peor de las ofensivas

Mujeres haciendo fila para recibir alimentos Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Más de ocho millones de yemeníes están en riesgo de hambruna.

En Al Hudayda, como ocurre en otros pueblos y ciudades de Yemen, la guerra —desde sus inicios en 2015— ha afectado todos los aspectos de la vida en el país.

Yemen ya era una de las naciones más pobres del mundo árabe, y ahora el conflicto entre fuerzas del gobierno apoyadas por una coalición dirigida por Arabia Saudita y el movimiento rebelde de los hutíes, está amenazando una de sus ciudades más pobladas.

Gran parte de las provisiones de alimentos y medicinas que entran al país llegan a través de la ciudad portuaria, lo que hace la situación aún peor para millones de personas que corren riesgo de morir de hambre.

"Puedes ver la pobreza en los ojos de las personas", le dijo un periodista local a la BBC.

La nueva ofensiva que vive el país se produce en medio del calor y de la humedad del verano yemení, con temperaturas que alcanzan los 37ºC y frecuentes cortes de luz.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption En los mercados, la gente no compra regalos para celebrar el fin del Ramadán sino que se aprovisiona de alimentos.

El periodista Saber Wasel, quien vive en Al Hudayda, señala que "los yemeníes ya no tienen segura su próxima comida".

Destaca que en la actualidad muchas personas solamente están comiendo una o dos comidas al día.

"Quienes eran de clase media o tenían buena posición (antes de la guerra) ahora son pobres, y los que eran pobres ahora son muy pobres", agrega.

Armarse de provisiones

Aunque las acciones militares aún no se desarrollan dentro de la ciudad portuaria, puede oírse el sonido de los aviones sobrevolando.

Tanto Wasel como Salem Baobaid, director de la Agencia Islámica de Ayuda de Al Hudayda, coinciden en que el ambiente en los mercados de la ciudad es "relativamente normal".

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Según Oxfam, el número de desplazados está aumentando dramáticamente.

Pero en la víspera de Eid al-Fitr, la festividad que marca el fin del mes de Ramadán, los mercados deberían estar atestados de personas que vienen a comprar ropa nueva, regalos y alimentos.

En lugar de ello, los residentes locales intentan acaparar suficientes alimentos y provisiones, según explica Dina El Mamoun, de la ONG Oxfam, quien describe la situación actual como "la calma antes de la tormenta".

Desplazados

También se ha informado sobre escasez de combustible y aumento de los precios de los productos, lo que se atribuye a un inminente ataque sobre la ciudad, agrega El Mamoun,

Ella cree que desde la semana pasada, los desplazamientos en la ciudad y en las áreas circundantes "han aumentado dramáticamente", lo cual refleja, en su opinión, un creciente patrón de desplazamiento dentro de la provincia de Hudayda.

Muchos de los que han huido están ahora varados en el medio de la nada, viviendo en tiendas de campaña.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Los sonidos de los disparos de la ofensiva contra los hutíes en las afueras de Hudayda pueden escucharse claramente dentro de la ciudad.

Sin embargo, al igual que otros yemeníes, muchos residentes de Hudayda no reciben su salario desde hace meses, y Wasel dice que esto quiere decir que la gran mayoría no tiene dinero suficiente como para dejar la ciudad y mudarse a otra parte.

Boabaid explica que aún no se ha producido un éxodo en la ciudad, pero agrega que su organización ya se está preparando para un potencial desastre.

Pero no son solo los residentes de la ciudad —incluyendo sus 300.000 niños— los que están en riesgo por los inminentes operativos militares.

Mark Lowcock, coordinador de la ONU sobre Asuntos Humanitarios, advirtió con anterioridad que más del 90% de los alimentos y suministros médicos importados ingresan al país a través de Hudayda.

Además de ser el puerto de entrada de la mayoría de la ayuda alimentaria para las zonas tomadas por los rebeldes, el puerto de Hudayda es la principal vía de acceso para las importaciones de combustibles para el norte.

La amenaza de otra situación humanitaria crítica se añade a un país que ya está lidiando con conflictos, hambruna y la propagación de enfermedades como el cólera, la difteria y el sarampión.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Temas relacionados

Contenido relacionado