En fotos: así fue la visita de Donald Trump a Reino Unido lejos de las multitudinarias protestas en su contra

Donald Trump y la reina Isabel caminan juntos
Pie de foto,

La reina Isabel II recibió al presidente Donald Trump en el Castillo de Windsor.

Donald Trump pasó su segundo día de visita a Reino Unido lejos de las multitudinarias protestas organizadas en su contra.

El presidente de Estados Unidos se reunió con la reina Isabel II y con la primera ministra Theresa May.

La monarca recibió a Trump y su esposa en el Castillo de Windsor, a 45 km de la capital británica.

Previamente la primera ministra May tuvo una conferencia con el presidente de EE.UU. en la casa de campo del gobierno británico, en la localidad de Buckinghamshire.

Pero el enojo de muchos se hizo sentir lejos de las ceremonias oficiales con una gran protesta en el centro de Londres.

Pie de foto,

Miles de personas marcharon hacia Trafalgar Square para manifestar su oposición a la visita de Trump a Reino Unido.

La reunión con la reina en el Castillo de Windsor, la residencia real de la monarca británica, incluyó una ceremonia oficial de recepción en la que participó la Guardia Real.

Pie de foto,

La reina Isabel estuvo en la ceremonia sin compañía.

El presidente Trump estuvo acompañado de su esposa, Melania.

Por su parte, la reina Isabel estuvo en la ceremonia sin compañía.

Pie de foto,

La monarca recibió a los estadounidenses en uno de los jardines del Castillo de Windsor.

Pie de foto,

La Guardia Coldstream interpretó el himno de Estados Unidos.

La pareja presidencia fue invitada por la reina a tomar el té en el Castillo de Windsor.

Los invitados y la reina realizaron un breve recorrido por el Palacio Real ubicado a 45 km al oeste de Londres.

Pie de foto,

El presidente de EE.UU. incumplió con el protocolo cuando caminó por delante de la reina en el saludo a la Guardia.

Pie de foto,

El matrimonio Trump con Isabel II.

Antes de la recepción real, Trump se reunió con la primera ministra británica, Theresa May.

El encuentro se dio en Chequers, la casa de campo de la primera ministra ubicada en Buckinghamshire, al noroeste de Londres.

Pie de foto,

May recibió a Trump en su residencia de campo ubicada en la localidad de Buckinghamshire

Pie de foto,

Los mandatarios dieron un mensaje conjunto en el que aseguraron que la relación entre sus países están en "su más alto nivel".

La visita de Trump a Londres, Windsor y Buckinghamshire estuvo rodeada de un gran despliegue de seguridad.

Fueron vistos francotiradores en azoteas de edificios.

Pie de foto,

La visita de Trump a Londres, Windsor y Buckinghamshire estuvo resguardada por un gran despliegue de seguridad.

Lejos de los sitios visitados por Trump, en el centro de Londres miles de manifestantes se reunieron para protestar por la visita.

Un gran inflable con la figura de Trump fue desplegado por los manifestantes.

Pie de foto,

El uso del inflable, llamado "bebé Trump", estuvo autorizado por el gobierno de Londres para ser usado en la protesta.

Pie de foto,

El "bebé Trump" no fue visto por el presidente de EE.UU.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, defendió su decisión de dar permiso para el uso del inflable, llamado "bebé Trump", pues dijo que él no estaba para ser un censor o decidir qué es de buen o mal gusto.

Pie de foto,

Algunos manifestantes expresaron su enojo ante las políticas de EE.UU. implementadas por Trump.

Pie de foto,

Otros se expresaron en contra de las amenazas militares para Europa.

Pero también hubo quienes mostraron su simpatía por Trump, como un hombre que portaba una gorra con el lema de gobierno del presidente de EE.UU.

Pie de foto,

"Hacer grande a EE.UU. otra vez", decía la cachucha de un hombre en Windsor.

.