La polémica ley aprobada por Israel que define al país como un "Estado nación judío"

Benjamín Netanyahu Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Benjamín Netanyahu declaró que la aprobación de la legislación es un "momento definitorio"

El Parlamento de Israel aprobó una polémica legislación que define al país como un Estado exclusivamente judío.

La legislación "Estado nación judío" baja de categoría el árabe como lengua oficial y declara que avanzar con los asentamientos judíos es un interés nacional.

También establece a Jerusalén "unida y en su totalidad" como su capital.

La legislación cambiará el actual estatus oficial de Israel que reza: "Estado judío y democrático".

Los parlamentarios árabes israelíes condenaron la legislación, pero el primer ministro, Benjamín Netanyahu, elogió la decisión como un "momento definitorio".

La norma, respaldada por el gobierno de derecha, dice que "Israel es la patria histórica del pueblo judío y donde tienen el derecho exclusivo de ejercer su autodeterminación nacional".

"Racista"

La ley fue aprobada después de una tormentosa sesión en el Knesset (Parlamento) que duró más de ocho horas, con 62 votos a favor y 55 en contra.

Sin embargo, unas cláusulas fueron eliminadas después de las objeciones del presidente y el fiscal general de Israel, incluyendo una que hubiera consagrado en la ley la creación de comunidades exclusivamente judías.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Algunos israelíes judíos protestaron contra la legislación en Tel Aviv, antes del voto en el parlamento.

La comunidad árabe israelí compone aproximadamente el 20% de la población de Israel, de unos 9 millones de personas.

Gozan de los mismos derechos bajo la ley, no obstante, se han quejado durante mucho tiempo de ser tratados como ciudadanos de segunda clase y señalan que enfrentan discriminación y peores suministros de servicios como educación, salud y vivienda.

El parlamentario árabe Ahmed Tibi dijo que la aprobación de la legislación representaba la "muerte de la democracia".

Adalah, una ONG que defiende los derechos de los árabes, manifestó que la ley era un intento de promover "la superioridad étnica promoviendo políticas racistas".

Antes de la votación en el Knesset, algunos israelíes judíos protestaron contra el polémico proyecto de ley con pancartas que leían "Esta casa nos pertenece a todos".

La semana pasada, Netanyahu defendió la legislación diciendo: "Continuaremos defendiendo los derechos civiles en la democracia israelí, pero la mayoría también tiene derechos y la mayoría es la que decide".

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado