El misterio de las hermanas sauditas que aparecieron muertas en un río en Nueva York

Tala Farea y Rotana Farea Derechos de autor de la imagen NYPD
Image caption Los cadáveres de Tala y Rotana Farea, de 16 y 22 años respectivamente, fueron encontrados unidos con cinta adhesiva en el río Hudson.

La policía de Nueva York investiga la muerte de dos hermanas de Arabia Saudita cuyos cuerpos fueron hallados la semana pasada unidos con cinta adhesiva en el río Hudson.

Los cadáveres de Tala Farea, de 16 años, y Rotana Farea, de 22, estaban el uno frente al otro, vestidos y sin señales de violencia, afirmó la policía.

Los investigadores consideran que es demasiado pronto para determinar si había ocurrido algún crimen o si las hermanas se habían suicidado. Ambas habían solicitado recientemente asilo en Estados Unidos.

Tala y Rotana dejaron su país en 2015 para mudarse a Fairfax, en el estado de Virginia, junto a su madre y se habían escapado de casa anteriormente, según las autoridades estadounidenses.

Pero para los investigadores aún es un "misterio" cómo pueden haber aparecido muertas a más de 400 kilómetros de casa.

Solicitantes de asilo

El consulado saudita informó en un comunicado que miembros de la embajada habían contactado a la familia y que las hermanas eran estudiantes que "acompañaban a su hermano en Washington".

Un día antes de que se encontraran los cuerpos, la madre recibió la llamada de un miembro de la embajada saudita ordenando a la familia dejar el país porque las jóvenes habían solicitado asilo político, según le dijo la policía de Nueva York a los medios locales.

Los cadáveres fueron hallados el pasado miércoles en Riverside Park vestidos de negro, con leggings y chaquetas de ese color, y con cinta adhesiva alrededor de sus cinturas y tobillos.

Derechos de autor de la imagen NYPD
Image caption La policía difundió retratos de las hermanas.

Al principio, la policía tenía la teoría de que las jóvenes habían saltado del puente de George Washington, pero la descartaron al ver que los cuerpos no presentaban las heridas que una caída como esa les hubiera producido.

Tras difundir retratos dibujados de ambas, los agentes pudieron identificarlas el viernes y ahora buscan la ayuda de la ciudadanía para recabar datos de sus vidas durante los últimos dos meses en el área metropolitana de Nueva York.

Los investigadores intentan llenar los "huecos" en la historia de las hermanas, según dijo el miércoles el jefe de detectives de la ciudad en una conferencia de prensa.

"Tengo confianza en que cuando la investigación se haya completado, tendremos una buena idea de lo que en realidad sucedió", afirmó el detective Dermot Shea.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado