Conflicto entre Rusia y Ucrania: la "grave escalada" de tensión entre ambos países en el mar de Azov

Buque naval ucraniano. Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La Armada ucraniana acusa a Rusia de embestir y dañar uno de sus remolcadores.

La tensión entre Rusia y Ucrania volvió a escalar a niveles muy peligrosos después de que fueran interceptados el domingo tres barcos de la armada ucraniana en la costa de la península de Crimea por parte de fuerzas rusas.

Según la versión ucraniana, guardacostas de Rusia abrieron fuego contra una flotilla que se dirigía desde el puerto de Odessa, en el mar Negro, hasta el de Mariúpol en el mar de Azov, que se ha convertido en un nuevo punto de conflicto entre ambos países.

Según Rusia, la flotilla ucranianavioló sus aguas territoriales.

Ucrania sostiene que seis personas de su tripulación resultaron heridas en el incidente y el suceso desencadenó protestas en la capital del país, Kiev.

Los manifestantes se concentraron frente a la embajada rusa y un vehículo fue incendiado.

El incidente llevó además al parlamento ucraniano a imponer el estado de excepción, extremo al que no se había llegado ni siquiera después de la anexión rusa de Crimea o de la sublevación prorrusa en el este del país.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Según Ucrania, fuerzas rusas apresaron a su flotilla.

Las fuerzas rusas situaron un gran buque mercante bajo el puente del estrecho de Kerch, cortando el único acceso al mar de Azov, que linda con Rusia al oeste, con Ucrania al norte y el este, y con la disputada Crimea al sureste.

Con una superficie de 39.000 kilómetros cuadrados (casi el tamaño de Suiza), el mar de Azov y sus costas han visto incrementarse en los últimos meses la presencia militar de Rusia y Ucrania, cuyas relaciones se encuentran en mínimos históricos desde que Moscú se incorporara en 2014 de forma unilateral la península de Crimea, entonces en manos de Kiev.

El presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, convocó al Estado Mayor del Ejército y ordenó a su representante ante la ONU que denuncie la agresión rusa ante el Consejo de Seguridad.

Además, Poroshenko decretó el estado de excepción, medida que fue este mismo lunes revalidada por el parlamento ucraniano.

¿Qué ocurrió?

La mañana del domingo, las lanchas cañoneras Berdyansk y Nikopol ucranianas y el remolcador Yana Kapa salieron del puerto de Odessa en el mar Negro hasta el de Mariúpol en el mar de Azov.

Las autoridades ucranianas aseguran que las fuerzas rusas trataron de interceptar los barcos, embistiendo al remolcador.

La flotilla continuó hacia el estrecho de Kerch, pero fue detenida por el gran buque situado bajo el puente.

Derechos de autor de la imagen Photoshot
Image caption Un gran buque mercante emplazado debajo del puente cortó el tráfico marítimo desde y hacia el mar de Azov.

Rusia movilizó a dos cazas y dos helicópteros.

Moscú acusó a la flotilla de la Armada ucrania de entrar en sus aguas de manera ilegal y explicó que había suspendido el tráfico marítimo por razones de seguridad.

La armada ucraniana, por su parte, aseguró que sus barcos habían sido golpeados y se les impidió el paso cuando trataron de salir de la zona.

El Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB) confirmó posteriormente que uno de sus barcos de la guardia costera utilizó la fuerza para detener a la flotilla de Kiev.

Ucrania aseguró que había informado a las autoridades rusas de sus planes de manera previa.

Juego de culpas

Análisis de Steven Rosenberg, BBC News Moscú

La tensión entre Rusia y Ucrania lleva meses creciendo frente a Crimea.

Un tratado del año 2003 entre Moscú y Kiev establece que el estrecho Kerch y el mar de Azov son aguas territoriales de ambos países.

Pero, recientemente, Rusia comenzó a inspeccionar a los barcos que se dirigían o venían de puertos ucranianos en ese punto.

El uso de la fuerza por parte de Rusia para apresar barcos ucranianos -con heridos- es una gran escalada. Pero no escucharán a Moscú admitir su culpa.

Bajo el liderazgo del presidente Vladimir Putin, cuando Rusia ha hecho uso de la fuerza en anteriores ocasiones, su defensa siempre ha sido: "Nosotros no empezamos".

Y eso aplica para la guerra entre Rusia-Georgia en 2008 así como la aparición de "los pequeños hombres verdes" (las fuerzas especiales de Rusia) en Crimea en 2014, que precedió a la anexión de la península por parte de Moscú.

De esta manera, lo que se espera es que Moscú eche la culpa de lo que ocurrió este domingo y de lo que suceda posteriormente al gobierno del presidente Poroshenko.

Nuevo punto de tensiones

El mar de Azov es uno de los nuevos "puntos calientes" de la pugna entre Rusia y Ucrania.

La tensión en la zona ha ido en aumento desde la inauguración en mayo del puente de 19 kilómetros que une Crimea con Rusia.

Tras ello, Moscú comenzó a llevar a cabo inspecciones a los barcos que se dirigen o parten de los puertos ucranianos de Berdyansk y Mariúpol, frente a las denuncias de Kiev.

Esos dos puertos son claves para la exportación y la producción de productos metalúrgicos como el hierro y el acero en Ucrania, que suponen el 25% de los ingresos obtenidos por las exportaciones en ese país.

Según el medio especializado Stratfor, puertos como estos resultan esenciales hoy más que nunca para los ucranianos, ya que el 80% de las exportaciones se hacen por vía marítima desde que el país perdiera el control de Crimea.

Moscú defiende que las inspecciones son necesarias por razones de seguridad, haciendo alusión a la posible amenaza de radicales ucranianos contra su puente.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Temas relacionados

Contenido relacionado