El ataque de Trump a las agencias de inteligencia de EE.UU. por contradecirle sobre Irán y Corea del Norte: "Deberían volver a la escuela"

Trump Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Trump retiró a Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán el pasado mes de mayo.

"Cuidado con Irán. ¡Tal vez la Inteligencia debería volver a la escuela!".

El mensaje es de Donald Trump y va dirigido a las agencias de inteligencia de su propio país.

El presidente de Estados Unidos las calificó de "ingenuas" por sus conclusiones sobre Irán, a la vez que rechazó su evaluación de la amenaza que representa Corea del Norte.

Sus mensajes, publicados en Twitter este miércoles, son la respuesta a un informe de los organismos de inteligencia estadounidenses dado a conocer un día antes ante el Senado y que concluye que Irán no está fabricando armas nucleares.

El documento también destaca que sigue siendo "poco probable" que Corea del Norte renuncie a su producción y reservas nucleares.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El director de Inteligencia Nacional, Daniel Coats, presentó el informe de su departamento ante el Senado este martes.

El año pasado, EE.UU. se retiró del acuerdo nuclear de 2015 entre Irán y seis potencias mundiales, lo que generó críticas generalizadas por parte de los aliados de Washington.

Trump también lideró un impulso diplomático para mejorar las relaciones estadounidenses con Corea del Norte y mantuvo una reunión en junio con el líder del país asiático, Kim Jong-un, para discutir la desnuclearización de la península de Corea.

El mandatario estadounidense aseguró entonces que aquel encuentro había puesto fin a la amenaza nuclear de Corea del Norte, una afirmación que fue cuestionada por políticos y expertos de su propio país.

El director de Inteligencia Nacional de EE.UU., Dan Coats, fue el encargado de presentar junto a otros altos cargos este martes ante el Senado el informe de Evaluación de Amenazas en el Mundo.

El documento también advierte que las amenazas cibernéticas de China y Rusia son una preocupación cada vez mayor, y que ambos países podrían estar intentando influir en las elecciones presidenciales de EE.UU. de 2020.

¿Qué tuiteó Trump sobre Irán?

En una serie de tuits, Trump dijo que los funcionarios de inteligencia de Estados Unidos "parecen ser extremadamente pasivos e ingenuos cuando se trata de los peligros de Irán. ¡Están equivocados!".

Aseguró que Irán estaba "creando problemas en todo Medio Oriente y más allá" en 2016, pero que todo era "muy diferente" desde la retirada de Estados Unidos del "terrible" acuerdo nuclear iraní.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Trump retiró a EE.UU. del acuerdo nuclear con Irán pese a que inspectores del Organismo Internacional de Energía Atómica certificaron que Teherán estaba cumpliendo con sus compromisos.

Sin embargo, el mandatario advirtió que Teherán sigue siendo "una fuente de potencial peligro y conflicto", refiriéndose a las recientes informaciones sobre pruebas de misiles iraníes.

En la audiencia ante el Senado, la directora de la CIA, Gina Haspel, dijo que Irán está "técnicamente... cumpliendo" el acuerdo nuclear, pese a la retirada de EE.UU. y la imposición de sanciones más estrictas contra Teherán.

Sin embargo, el informe de inteligencia advirtió que las "ambiciones regionales y la mejora de las capacidades militares" de Irán amenazarían probablemente los intereses de EE.UU. en el futuro.

¿Qué tuiteó Trump sobre Corea del Norte?

El presidente escribió que "el tiempo dirá lo que pasará con Corea del Norte, pero al final del gobierno anterior, la relación era horrible e iban a suceder cosas muy malas".

"Ahora la historia es completamente diferente. Espero ver a Kim Jong Un en breve. Se está avanzando, ¡gran diferencia!", agregó.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Trump lideró el intento por mejorar las relaciones estadounidenses con Corea del Norte y se reunió en Singapur con el líder del país asiático, Kim Jong-un, para abordar la desnuclearización de la península de Corea.

El informe de inteligencia estadounidense concluyó que es"improbable" que Corea del Norte abandone la producción nuclear y reserva de armas, mientras trata de negociar "pasos parciales hacia la desnuclearización para obtener concesiones clave estadounidenses e internacionales".

Tener armas nucleares es visto como "fundamental para la supervivencia del régimen", asegura el informe.

En Singapur, Trump y Kim firmaron un acuerdo en el que prometieron "trabajar para lograr una completa desnuclearización", pero no se acordó una ruta concreta y desde entonces se ha avanzado poco en el tema.

La Casa Blanca ha dicho que habrá una segunda cumbre en febrero, pero aún no se ha confirmado la fecha ni el lugar.

Para Trump y los jefes de inteligencia, que los separe un enorme abismo es normal

Análisis del corresponsal de Seguridad de la BBC, Gordon Corera

Encontrar la discrepancia más pequeña entre las declaraciones de un líder político y sus jefes de inteligencia solía ocupar las portadas de los periódicos.

Sin embargo, el enorme abismo existente entre el presidente Trump y los jefes de sus agencias de inteligencia casi se ha convertido ya en algo normal.

La disposición de Trump para atacar las conclusiones de inteligencia comenzó después de su elección y antes de asumir el cargo, cuando la comunidad de inteligencia al final del gobierno de Barack Obama realizó una evaluación que aseguraba que Rusia había interferido en las elecciones de 2016.

En lugar de ver socavada la legitimidad de su victoria, Trump puso el foco sobre la credibilidad de la inteligencia estadounidense.

Esa tendencia ha continuado con él en el cargo y con los jefes de inteligencia posteriores.

Tienen que manejarse en una posición complicada: entre ser vistos como personas que le dicen "la verdad al poder" y mantienen su integridad, y no arriesgarse a sufrir la ira de un presidente que a su vez podría desautorizar su trabajo.

¿Es esta la primera vez que Trump se enfrenta a los jefes de inteligencia de EE.UU.?

Absolutamente no.

El año pasado, Trump recibió un aluvión de críticas tanto de demócratas como de republicanos después de defender a Rusia ante las acusaciones de que interfirió en las elecciones presidenciales de EE.UU. en 2016.

Las agencias de inteligencia concluyeron ese año que Moscú estaba detrás de un esfuerzo por inclinar la balanza electoral contra Hillary Clinton, promovido por una campaña protagonizada por ataques cibernéticos y noticias falsas en las redes sociales.

Pero después de encontrarse con el presidente ruso Vladimir Putin en Helsinki el pasado mes de julio, Trump dijo que no veía ninguna razón para creer en la injerencia rusa.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Trump fue duramente criticado por demócratas y republicanos debido a sus declaraciones tras reunirse con Putin en Helsinki.

"El presidente Putin dice que no es Rusia. No veo ningún motivo por lo que debería ser así", dijo Trump ante la prensa.

Solo 24 horas después, y tras la inmensa polémica causada por sus palabras, Trump matizó sus palabras y dijo que se había expresado mal, ya que quería haber dicho: "no veo razón por la que Rusia no estuviese detrás" de la injerencia en los comicios.

El fiscal especial Robert Mueller, exdirector del FBI, continúa investigando la supuesta injerencia rusa en los comicios de 2016, una investigación que Trump ha calificado repetidamente como una "caza de brujas".

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado