¿Qué hacer con los miles de hijos de combatientes extranjeros de Estado Islámico cuyos padres quieren repatriarlos a sus países de origen?

Una mujer francesa camina con su hijo en un campamento en el norte de Siria. Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Una mujer francesa camina con su hijo en un campamento en el norte de Siria.

Miles de niños de todo el mundo están atrapados en Siria e Irak, donde enfrentan un futuro incierto y peligroso.

Eso advirtió la organización benéfica británica Save the Children, que asegura haber encontrado a más de 2.500 niños provenientes de 30 países viviendo en solamente tres de los campamentos que están en territorio sirio.

Se los mantiene alejados del resto de las poblaciones de los campamentos, en áreas segregadas donde viven con sus madres: mujeres extranjeras que, se cree son exmiembros del grupo extremista autodenominado Estado Islámico (EI).

La advertencia llega en medio de un acalorado debate sobre qué hacer con estos niños.

El tema se puso de relieve después de que varias mujeres salieran a decir que lamentaban sus acciones y querían regresar a sus países de origen -entre ellos Reino Unido, Estados Unidos y Francia- para poder criar a sus hijos en paz.

En respuesta, Reino Unido y EE.UU. prohibieron a dos madres regresar. Pero, ¿qué significa esto para sus hijos y para los otros miles de niños -algunos de ellos de apenas días- atrapados en una batalla internacional?

Para muchos, el tema es claro.

"Hay una responsabilidad moral de cada país de recuperar a estos niños", dice Usama Hasan, jefe de Estudios Islámicos del think tank Quilliam International. "Es un deber moral".

¿Cuántos niños hay?

No se sabe la cantidad exacta de niños. Según un informe de 2018 del Centro Internacional para el Estudio de la Radicalización (ICSR, por sus siglas en inglés), al menos 3.704 niños nacidos en el extranjero fueron llevados por sus padres o cuidadores a territorio de EI.

Eso incluye a 460 menores de Francia, al menos 350 de Rusia y casi 400 de Marruecos.

Se sabe que varios cientos de estos niños han regresado a sus países de origen desde entonces. Es probable que un número haya muerto en territorio de EI.

Pero, como muestran las historias de Shamima Begum en Reino Unido y de Hoda Muthana en EE.UU., muchas de las mujeres y hombres que viajaron a Siria e Irak han tenido hijos desde que llegaron.

El ICSR dijo en julio que había verificado los nacimientos de 730 niños de 19 países.

Sin embargo, otros informes no verificados aseguran que la cifra real es cercana a los 5.000.

¿Dónde están los niños ahora?

Es difícil saber con exactitud dónde están los niños. Para empezar, están distribuidos en al menos dos países: Siria e Irak.

La situación en los campamentos en el norte de Siria es particularmente grave, según Save the Children. Por un lado, porque como a estos niños se los mantiene aislados junto con otros posibles miembros de EI, a menudo no pueden obtener la comida y atención médica que necesitan.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Muchos de los extranjeros que se unieron a EI en Siria e Irak tuvieron hijos.

Pero además, los informes desde el interior de los campamentos muestran una imagen sombría de intimidación y miedo.

"Pensamos que podríamos unir [a las mujeres extranjeras] con los sirios y los iraquíes, y que se adaptarían", dijo el director de un campo kurdo en el norte de Siria a France24 en febrero.

"Pero son feroces, quemaron algunas de las tiendas sirias, llamándolos cucarachas, infieles. Se consideran a sí mismas como las únicas verdaderas musulmanas. Así que tuvimos que separarlas".

Estas mujeres "feroces" continúan su reinado de terror en el área segregada: France24 registró imágenes de los restos de una tienda de campaña quemada.

"Un niño murió", aseguró una mujer extranjera al medio francés, recogiendo los restos quemados del lienzo.

Mientras tanto, niños extranjeros de apenas 9 años han sido llevados ante tribunales en el vecino Irak y se sabe que otros cientos están en prisión junto con sus madres mientras son juzgadas por su actividad con EI.

Todo esto sumado le ha dado un sentido de urgencia a los llamados para que los países repatríen a los niños lo más rápido posible.

"Todos los niños con asociaciones percibidas y reales con EI son víctimas del conflicto y deben ser tratados como tales", argumenta Kirsty McNeill de Save the Children UK.

Image caption (Cifras x1.000).

¿Qué están haciendo los países para recuperarlos?

Muy pocos niños extranjeros han sido repatriados hasta el momento. Pero si bien hay obstáculos para que los regresen, como la identificación, los gobiernos de todo el mundo han sido acusados de estancamiento para evitar tener que tomar decisiones difíciles.

En tanto, numerosas familias que aún viven en sus países de origen en todo el mundo se han ofrecido a llevarse a los niños.

En Rusia, más de 100 niños ya han sido llevados a casa con familiares, muchos de ellos a petición de sus padres encarcelados. El último vuelo trajo a 30 niños, y Rusia planea traer otros 40 este mes.

Tanya Lokshina, directora asociada de Human Rights Watch para Europa y Asia Central, dijo a Bloomberg a principios de febrero que es "el programa más activo para devolver a los detenidos en Irak y Siria".

Pero en otros países las familias se enfrentan a una batalla para conseguir que sus nietos o sobrinos regresen de Siria e Irak.

En Bélgica, una mujer llamada Fatiha le dijo al diario The Washington Post que estaba lista para recibir a sus seis nietos.

Sin embargo, permanecen en un campamento en el norte de Siria, en el centro de una batalla judicial, mientras el gobierno belga intenta bloquear el regreso de sus madres.

Al igual que otros países, incluido Rusia, Bélgica ha dicho que está dispuesto a recuperar a los niños pequeños, pero no necesariamente a sus padres.

Image caption Shamima Begum dio a luz a un bebé en un campo de refugiados en Siria.

El secretario del Interior de Reino Unido, Sajid Javid, sugirió que su país -que, según ICSR, hasta julio de 2018 solo permitió el regreso de cuatro hijos-, podría seguir una política similar, cuando señaló que la revocación de la ciudadanía de Shamima Begum no se aplicaría a su hijo recién nacido.

"Los niños no deben sufrir, por lo que si un padre pierde su ciudadanía británica no afecta los derechos de su hijo", dijo.

Pero Save the Children advierte que separar a los niños de sus madres también puede ser perjudicial.

"Creemos que el interés superior del niño es primordial, y esto significa que un niño y una madre deben permanecer juntos siempre que sea posible", dijo McNeill.

Los países están empezando a cambiar sus posiciones. Francia solo estaba repatriando a los niños caso por caso, pero dice que ahora está considerando llevar a los miembros de EI para que sean juzgados en casa.

¿Hay algún peligro de repatriar a los niños?

Posiblemente, dice Gina Vale, coautora del estudio de ICSR.

"Los menores, específicamente los varones, han sido sometidos a adoctrinamiento psicológico y entrenamiento militar intensivo y de combate dentro del territorio de EI, desde una edad muy temprana", señala.

Sin embargo, cualquier inquietud debería tratarse a nivel individual. Además, advierte que no traer de vuelta a los niños puede ser peor a largo plazo.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Muchos niños fueron adoctrinados durante su tiempo con EI y existe temor de que en un futuro representen una amenaza.

"Tanto para los bebés nacidos en EI como para los niños mayores que alguna vez se asociaron con el grupo, la estigmatización y el aislamiento de la sociedad pueden llevar a una posible privación de derechos y agravios que, si no se abordan de manera efectiva, tienen el potencial de fomentar la radicalización de las personas vulnerables en el futuro", afirmó.

"Es imperativo que los gobiernos extranjeros, incluido Reino Unido, cumplan con su deber de cuidar a sus ciudadanos y adopten un enfoque basado en los derechos humanos para su repatriación y rehabilitación", agregó.

"Sin esto, existe un grave riesgo de continuación o incluso de exacerbación del ciclo de violencia y radicalismo jihadista, e inestabilidad para las generaciones venideras".

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívala para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado