Las denuncias de abusos sexuales cometidos sobre miles de menores inmigrantes en centros de detención de Estados Unidos

Inmigrantes caminando hacia el puerto de entrada de El Chaparral en Tijuana, México, en la frontera con Estados Unidos Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Muchos de los inmigrantes que intentan cruzar la frontera de México a Estados Unidos lo hacen acompañados de menores.

Agresiones, abuso sexual y visionado de videos pornográficos.

Miles de menores inmigrantes instalados en centros de detención en Estados Unidos son víctimas de todo tipo de abusos, según datos presentados ante la Cámara de Representantes de EE.UU. por el congresista demócrata Ted Deutch.

La información ofrecida por el político revela que, entre los años 2014-2018, el Departamento de Salud de Estados Unidos recibió más de 4.500 denuncias de abuso sexual sobre menores inmigrantes detenidos.

Al parecer, el Departamento de Justicia recibió otras 1.303 denuncias adicionales de abuso sexual sobre menores no acompañados durante el mismo período.

Durante una audiencia del Comité Judicial de la Cámara de Representantes. Deutch señaló que al menos 154 de las denuncias son en contra de trabajadores de las propias instalaciones.

"Estos documentos demuestran que durante los últimos tres años hubo 154 acusaciones de agresiones sexuales perpetradas por trabajadores sobre menores acompañados, déjenme repetirlo, trabajadores sobre menores no acompañados", declaró Deutch con indignación.

"Esto supone, de media, una agresión sexual perpetrada por alguien del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) sobre un menor no acompañado por semana", precisó.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Las cifras de abusos sexuales sobre menores inmigrantes las presentó el congresista estadounidense Ted Deutch.

La audiencia del comité, que se centró en la política migratoria de "tolerancia cero" del gobierno de Donald Trump que llevó a que miles de niños inmigrantes fueran separados de sus familias, contó con el testimonio de Jonathan White, subdirector del programa infantil de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR), que pertenece al Departamento de Salud y Servicios Humanos.

White clarificó que dichas acusaciones no son contra personal del HHS sino contra contratistas que son pagados por el HHS para gestionar los centros de detención de menores inmigrantes.

"Haré esa clarificación. Pero no hace que lo ocurrido sea menos horrible", respondió el congresista.

Reacción del HHS

Caitlin Oakley, portavoz del HHS, dijo que los refugios son gestionados por centros que ofrecen servicios de cuidado infantil con permisos de las autoridades del estado.

"La seguridad de los menores es nuestra principal preocupación en la gestión del programa de menores inmigrantes no acompañados", expuso Oakley en declaraciones al sitio Axios, el primero en informar sobre los documentos.

"Cada uno de nuestros concesionarios que gestionan los refugios está autorizado por los correspondientes servicios de cuidado infantil del estado. Además de los estrictos estándares que aplica la ORR, los controles de antecedentes de todos los empleados son obligatorios.

"Estos son niños vulnerables en circunstancias difíciles", añadió Oakley,

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption En la ciudad de Homestead, Florida, se encuentra uno de los refugios temporales para menores migrantes más grandes de Estados Unidos.

"Cuando se hacen acusaciones de abuso, agresión sexual o abandono, se toman en serio y la ORR actúa rápidamente para investigar y responder", indicó la portavoz del HHS.

Según Axios, las denuncias incluyen relaciones sexuales, la exhibición de videos pornográficos a menores y tocamientos forzados.

Política de tolerancia cero

Las cifras de abusos fueron reveladas al mismo tiempo que demócratas del Comité de la Cámara sobre Supervisión y Reforma votaron para emitir citaciones a funcionarios del gobierno de Trump involucrados en la ahora suspendida política de separación de padres e hijos que cruzaban de forma ilegal la frontera entre México y EE.UU.

En abril del año pasado, el entonces fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, anunció la aplicación de la llamada política de tolerancia cero frente a la inmigración irregular en la frontera sur.

Esta política incluía la aceleración del proceso para determinar si las personas son elegibles para quedarse en el país, la expulsión inmediata a quienes se les niegue la permanencia y el procesamiento penal a los inmigrantes que entren al país de forma ilegal por primera vez (antes eran procesados por la vía civil).

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption En los últimos dos años se han organizado varias caravanas de inmigrantes centroamericanos hacia Estados Unidos.

La separación de las familias fue consecuencia de esta política ya que al no ser imputados por ningún delito, los hijos de los inmigrantes procesados no podían estar en la cárcel con sus padres y eran separados.

"Si no quieres que te separen de tus hijos, entonces no los traigas ilegalmente a través de la frontera", señaló Sessions en su momento.

Tras airadas críticas, dentro y fuera de Estados Unidos, el presidente Trump decidió revocar la política de separación de familias a finales de junio, y su gobierno se comprometió a reunificar a niños y padres.

Las acusaciones presentadas por Deutch, sin embargo, van más allá de la práctica de separación de familias, pues los documentos se remontan a años anteriores y las denuncias comprenden también casos de menores inmigrantes que no fueron separados, sino que cruzaron solos la frontera.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado