Brexit: cuáles son las nuevas fechas clave del accidentado divorcio de Reino Unido y la Unión Europea

Protesta contra el posible retraso del Brexit Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption A pesar de las protestas de algunos, todo indica que el Brexit se va a retrasar.

Fue al filo de la medianoche del jueves que la Unión Europea acordó extender el plazo para la salida de Reino Unido de la UE, en principio prevista para el próximo viernes 29 de marzo.

La decisión, que en lo general fue recibida con suspiros de alivio en todo el continente, fue tomada a solicitud de la primera ministra británica, Theresa May, quien todavía no ha conseguido que el parlamento de su país apruebe el acuerdo de salida que negoció con Bruselas durante año y medio.

Pero los líderes de los otros 27 países que integran el bloque no aceptaron la fecha del 30 de junio propuesta originalmente por May, ofreciendo en su lugar dos fechas mucho más cercanas.

Si May consigue la aprobación parlamentaria de su acuerdo de salida la próxima semana, a Reino Unido se le ofrecerá una extensión hasta el 22 de mayo, para que Westmisnter también pueda aprobar la legislación necesaria para una salida ordenada.

Pero si el acuerdo es rechazado por tercera vez, la UE concedería una extensión mucho más corta aún, hasta el 12 de abril, para que Reino Unido pueda decidir cómo seguir adelante.

Y, en teoría, eso significa que el Brexit todavía podría evitarse.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption May consiguió una extensión. Pero no la que estaba pidiendo.

"El gobierno de Reino Unido todavía tendrá la posibilidad de elegir entre un acuerdo, no acuerdo, una extensión más prolongada o revocar el Artículo 50 (que activa el proceso de salida de la UE)", explicó el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, al final de la cumbre en la que se tomó el acuerdo.

"Ya ha llegado el momento de tomar una decisión y voy a hacer todo lo que pueda para garantizar que salgamos (de la UE) con un acuerdo", dijo por su parte May, antes de volver a Londres a preparase para una semana que se anuncia clave.

A continuación un resumen de las nuevas fechas clave en el accidentado proceso que inició el 23 de junio de 2016, cuando un 51,9% de los británicos votaron a favor del Brexit.

29 de marzo

Por el momento, la fecha para la salida británica de la Unión Europea sigue siendo el 29 de marzo de 2019, pues así está contemplado en la legislación vigente y cualquier extensión requerirá de la aprobación de una nueva ley en Westminster.

Y si, por alguna razón, el parlamento británico no logra cambiar la ley, entonces Reino Unido saldría oficialmente de la UE a la media noche del próximo viernes y sin contar con ningún acuerdo para manejar la transición, lo que muchos analistas han vaticinado sería "catastrófico".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La decisión vuelve a estar en manos del parlamento británico, en Westminster.

Esta es, sin embargo, la alternativa favorita de numerosos diputados del gobernante partido Conservador, quienes insisten en que una salida sin acuerdo es preferible al "mal acuerdo" negociado por May.

Y antes de la cumbre de este jueves en Bruselas muchos sentían que la posibilidad de un "Brexit duro" el 29 de marzo había aumentado sustancialmente, pues May parecía dispuesta a supeditar la solicitud de cualquier extensión a la aprobación de su impopular acuerdo.

La oferta de la UE, sin embargo, permitiría posponer el plazo fatal por al menos un par de semanas más, hasta el 12 de abril.

Y, por el momento, en Westminster parece haber una mayoría para ello.

12 de abril

La fecha del 12 de abril es clave porque ese es el último día para decidir sobre una posible participación británica en las elecciones al Parlamento Europeo de este año, una de las condiciones de la UE para considerar una extensión significativa del Artículo 50.

La idea es que si para entonces el parlamento británico no ha aprobado un acuerdo de salida, pero sí ha consensuado una estrategia para superar el impasse, entonces la UE podría aprobar una extensión mucho mayor (siempre y cuando Reino Unido acepte participar en los comicios europeos).

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Para las autoridades europeas, Reino Unido todavía tiene opciones en la mesa.

Esa estrategia podría incluir la celebración de elecciones generales o un segundo referendo sobre el Brexit, que muchos consideran podría resultar en una ligera mayoría de británicos votando a favor de permanecer en la Unión Europea.

Y otros creen que un acuerdo radicalmente diferente al negociado por May podría finalmente lograr una mayoría parlamentaria, aunque tampoco faltan los que opinan que Westminster no sabrá aprovechar el nuevo plazo.

Desde esta perspectiva, la extensión hasta el 12 de abril simplemente está posponiendo lo inevitable por algunos días y Reino Unido terminaría saliendo de la UE en esa fecha.

Pero May -quien ha dicho que no cree correcto pedirles a los británicos que participen en una elecciones europeas casi tres años después de haber votado a favor del Brexit- espera que la perspectiva de una larga extensión y sus impredecibles consecuencias convenza a los brexiters más radicales de votar a favor de su acuerdo y así tener una salida ordenada el próximo 22 de mayo.

22 de mayo

La decisión del Consejo Europeo de no ofrecer un aplazamiento hasta el 30 de junio, tal y como había solicitado Theresa May, también tiene que ver con las elecciones al Parlamento Europeo.

Este año dichos comicios se celebrarán del 23 al 26 de mayo y los líderes de la UE27 creen que para garantizar el buen funcionamiento de las instituciones europeas es necesario que Reino Unido ya haya oficializado su salida antes de esa fecha.

Pero la extensión hasta el 22 de mayo -que ha sido descrita como "técnica", pues está concebida para permitir la aprobación de la legislación secundaria vinculada a un eventual acuerdo de salida- solo estará disponible si el parlamento británico aprueba uno en los próximos días.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Los británicos que se oponen al Brexit todavía no pierden las esperanzas.

Esta es la opción que está impulsando May, quien todavía no ha dicho con claridad qué piensa hacer si su acuerdo vuelve a ser rechazado por Westminster.

Y esa sigue siendo una posibilidad real.

Una vez más, todas las opciones -excepto tal vez la de seguir dejando que corra el reloj- siguen estando sobre la mesa.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Temas relacionados

Contenido relacionado