Ataque en Sri Lanka: las imágenes tras los mortales atentados a iglesias y hoteles que dejaron al menos 310 muertos

Un soldado srilankés hace guardia frente a un conjunto de tiendas cerradas en Batticaloa. Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Un soldado srilankés hace guardia frente a un conjunto de tiendas cerradas en Batticaloa, al este del país.

Al menos 321 personas murieron y unas 500 resultaron heridas este domingo, tras ocho detonaciones de bombas en iglesias y hoteles en Sri Lanka.

Los ataques sorprendieron al país asiático, que asumía que había dejado atrás décadas de guerra civil. En los últimos años, desde el fin del conflicto interno en el país en 2009, solo se han presentado casos de violencia de forma esporádica.

Ahora las iglesias en toda la nación isleña están custodiadas por soldados armados, y la gente busca desesperadamente a sus seres queridos en las morgues de las ciudades donde ocurrieron los ataques: Colombo (la capital), Dehiwala, Negombo y Batticaloa.

Hasta el momento, la policía srilankesa ha detenido a 24 personas, pero no está claro quién está detrás de los ataques.

El agotado personal médico descansa fuera de la morgue en Batticaloa después de que una bomba fuera detonada en la iglesia Zion de la ciudad.

Sri Lankan hospital workers stand at the door to a morgue following a blast in a church in Batticaloa Derechos de autor de la imagen AFP

Para aquellos que han tenido que identificar los cadáveres de sus seres queridos, la experiencia ha sido devastadora.

A man is hunched over outside a hospital in Batticaloa Derechos de autor de la imagen AFP

El santuario de San Antonio, en el barrio de Kochchikade (Colombo), está fuertemente custodiado por las fuerzas de seguridad de Sri Lanka. La sede religiosa fue uno de los escenarios de las bombas.

"Me gustaba ir a la iglesia, me parecía relajante", contó Sadhurshrini Sivakumar, una adolescente de 16 años de religión hindú que vivía cerca de dicha iglesia católica.

"Estando aquí, me siento muy triste", dijo a AFP. "Me da miedo vivir tan cerca".

Sri Lankan security forces secure the area around St. Anthony's Shrine after an explosion hit St Anthony's Church in Kochchikade Derechos de autor de la imagen Getty Images

Algunos de los monjes budistas de Colombo visitaron el santuario de San Antonio después del ataque.

Según el censo de 2012, aproximadamente el 70,2% de la población de Sri Lanka es budista cingalesa. Esta es la religión que profesa la mayoría de la población del país.

Buddhist monks stand in front of the St. Anthony's Shrine, Kochchikade Derechos de autor de la imagen Reuters

Varios hoteles también fueron atacados, incluidos el Kingsbury y el Shangri-La de Colombo.

La turista Marisa Keller, de Londres, se hospedaba en este último pero estaba fuera del hotel cuando ocurrió el ataque. Dijo que se sentía "con suerte de estar viva".

A general view showing the damages after an explosion hit Kingsbury Hotel in Colombo Derechos de autor de la imagen EPA

Algunos sacerdotes católicos esperan dentro de la iglesia de San Sebastián en Katuwapitiya, Negombo, mientras los funcionarios inspeccionan la escena. Están de pie junto a una estatua de Jesucristo salpicada de sangre.

Catholic priests stand inside the church after a bomb blast in Negombo Derechos de autor de la imagen Reuters

En la misma iglesia, los lugareños y la policía miran una estatua del santo James montada en la pared.

A statue of St. James is pictured after a bomb blast inside a church in Negombo Derechos de autor de la imagen EPA

Las detonaciones alcanzaron el techo de las estructuras, en algunos casos.

Iglesia. Derechos de autor de la imagen Getty Images

Ambulancias, bomberos y policías intentan mantener a las personas en calma frente al santuario de San Antonio en Kochchikade, Colombo.

Sri Lankan security forces secure the area around St. Anthony's Shrine after an explosion hit St Anthony's Church in Kochchikade Derechos de autor de la imagen Getty Images

El primer ministro de Sri Lanka, Ranil Wickremesinghe, llegó a la iglesia fuertemente custodiada.

De acuerdo con Samanthi Dissanayake, editora de la BBC en Asia, los políticos en Sri Lanka se han esforzado por frenar la especulación sobre quién podría estar detrás de los eventos.

"Cada declaración es un mensaje para que el país se enfoque en lamentar la tragedia y no en buscar culpables".

Sri Lankan Prime Minister Ranil Wickremesinghe (C-R) arrives at the scene after an explosion at St Anthony's Church in Kochchikade in Colombo Derechos de autor de la imagen EPA

Todas las imágenes están sujetas a derecho de autor.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Temas relacionados

Contenido relacionado