7 gráficos que muestran cómo cambió Sudáfrica 25 años después del final del apartheid

Mujer sudafricana Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Sudáfrica celebra elecciones este miércoles con muchos desafíos por delante.

La calidad de vida puede haber mejorado para muchos sudafricanos desde las elecciones de 1994 que acabaron con el gobierno de la minoría blanca, pero las grandes desigualdades permanecen.

El país acude a las urnas este 8 de mayo, y estos son algunos aspectos que han cambiado en Sudáfrica desde el fin del apartheid.

Economía

La sudafricana es la economía más industrializada de África, con industrias que van desde la agricultura, los servicios financieros, el comercio, el turismo y un sector informal robusto, valorado en millones de dólares.

Sudáfrica tiene un asiento en el bloque de economías de los Brics -con Brasil, Rusia, India y China- y es miembro del G20.

Pero a pesar de su posición económica, el país también es hogar de una gran desigualdad, en gran parte legado de su historia de segregación racial.

La brecha entre "los que tienen" y "los que no tienen" es enorme: en sus principales ciudades se extienden los rascacielos y las mansiones de paredes altas son un recordatorio de la riqueza de la que disfrutan algunos, mientras que en las periferias, miles de chozas compiten por el espacio.

Y lapobreza y el desempleo permanecen como uno de los grandes retos del país.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Una carretera divide el barrio de clase media de Bloubusrand, en Johannesburgo, del campo Kya Sands, hogar de muchos inmigrantes.

Un alta proporción de sudafricanos negros han vivido en la pobreza históricamente, en comparación con los sudafricanos blancos y de origen asiático.

Y entre 2011 y 2015, la proporción de población negra y de raza mixta en situación pobreza se incrementó, según datos oficiales.

Aunque las políticas sociales como la atención sanitaria primaria y servicios básicos gratuito -como el agua, la electricidad y el saneamiento- en los hogares pobres mejoró las condiciones de vida de muchos, especialmente en los años posteriores a la llegada al poder del Congreso Nacional Africano (CNA).

Pero, a pesar de que Sudáfrica es la segunda mayor economía del continente, después de Nigeria, el crecimiento ha sido lento en comparación con otros mercados emergentes.

Derechos de autor de la imagen Getty Images

Esto se atribuyó, en parte, a la incertidumbre política y a la caída de la producción minera, uno de los principales productos de exportación del país.

Como resultado, los sudafricanos se han empobrecido. El ingreso per cápita (la producción total de la economía dividida por la población total) ha disminuido de manera constante desde 2010.

Todavía hay millones de personas viviendo en suburbios y en campamentos ilegales, mientras que los hogares más ricos son casi 10 veces más ricos que los hogares pobres.

Empleo

La población negra sigue subrepresentada en el mercado de trabajo cualificado.

Aunque poco más del 10% de la población trabajadora proviene de la comunidad blanca, es más probable que estén más cualificados, sean más ricos y alcancen niveles más altos de educación, lo que significa que los sudafricanos negros siguen siendo los más afectados por el alto desempleo.

El mercado laboral es también más favorable a los hombres, independientemente de la raza.

Los hombres tienen más probabilidades de tener un empleo remunerado que las mujeres y en puestos que tienen mayor influencia.

Solo el 32% de los gerentes en Sudáfrica eran mujeres, lo que representa un aumento del 10% en 1995.

Había más trabajadores domésticos hombres en 1995 que ahora, cuando la mayoría de los millones de trabajadores domésticos son mujeres.

Criminalidad

En 2017, hubo 35,8 asesinatos por cada 100,000 personas, una de las tasas más altas del mundo. En los últimos cinco años ha habido un aumento después de más de una década de declive.

Sin embargo, la tasa de homicidios fue el doble en 1993, el año anterior a la finalización del apartheid.

La percepción del crimen es otra medida de cómo de seguras se sienten las personas. La oficina oficial de estadísticas, Stats SA, informó que el 46% de las personas pensaban que los delitos violentos habían aumentado durante los últimos tres años, un aumento del 4,5% respecto al año anterior.

También existe preocupación entre los grupos de derechos humanos sobre elaumento registrado en el número de ataques contra ciudadanos extranjeros.

En Sudáfrica hay alrededor de 3,6 millones de migrantes -principalmente procedentes de los vecinos Zimbabwe, Mozambique y Lesotho-, de una población total de más de 50 millones.

El Centro Africano para la Migración y la Sociedad (ACMS, por sus siglas en inglés) monitorea los ataques contra migrantes en Sudáfrica desde 1994 y, según sus datos, la violencia llegó a su punto máximo en 2008 y nuevamente en 2015.

La violencia es a menudo provocada por disputas locales, en las que los migrantes son acusados de quitarles empleos a los sudafricanos.

Idiomas

Con 11 idiomas reconocidos oficialmente en el país y utilizadas a lo largo y ancho del mismo, los funcionarios esperan que esto ayude a fomentar un sentimiento de orgullo por las lenguas indígenas y la diversidad cultural.

La mayoría de los sudafricanos pueden hablar más de tres lenguas, especialmente entre la población negra.

Según el censo de 2011, el zulú es la primera lengua para el 22,7% de la población, seguido por el xhosa para un 16% y el afrikáans para un 13,5%.

El inglés ocupa el cuarto lugar como primera lengua, pero se usa ampliamente como el idioma de los negocios y se habla ampliamente como segunda lengua.

Muchos estudiantes negros prefieren que se les enseñe en inglés, en lugar de en afrikáans.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Temas relacionados

Contenido relacionado