Elecciones en India: Narendra Modi, el ultranacionalista que arrasó en los mayores comicios del mundo y por qué preocupa a Occidente

Narendra Modi Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Modi gobernará India por otros cinco años.

Sin necesidad de que terminara el recuento de las elecciones más grandes del mundo, ya había un ganador: el ultranacionalista hindú Narendra Modi.

Según la Comisión Electoral de India, el partido Bharatiya Janata (BJP), al que pertenece el actual primer ministro, había conseguido hasta este jueves 303 de los 543 asientos de la Lok Sabha, la cámara baja del Parlamento.

Y aunque el conteo de los más de 600 millones de votos emitidos sigue, los resultados hasta este jueves ya le garantizan una victoria segura: para ganar solo necesitaba 272 diputados.

Mientras, Rahul Gandhi, el líder del Partido del Congreso y de la Alianza Progresista Unida que también se enfrentó a Modi hace cinco años volvió a repetir su derrota: apenas alcanzó 54 curules, 10 más que en 2014 pero nada comparado con los 206 que tenía antes de esos comicios.

"Esta no es la victoria de Modi, esta es la victoria de las esperanzas y los sueños de las personas que luchan en el país", aseguró durante su discurso de victoria el primer ministro, cuya figura ha sido frecuentemente comparada con la de Recep Tayyib Erdogan en Turquía o con Vladimir Putin en Rusia.

Modi, que ha sido un político polémico, amado y odiado tanto en India como fuera, ha sorprendido con la escala de su victoria a sus oponentes, quienes confiaban en que los votantes optarían por un cambio de gobierno.

Pero nada más lejos de los resultados: India votó otra vez por político que comenzó como repartidor de té y que ha llevado al país por los controvertidos caminos del ultranacionalismo.

¿Quién es Narendra Modi?

Nació en 1950 en Guyarat, en la costa oeste de India.

Sus padres eran dueños de una tienda de comestibles y, como era propio de su casta, organizaron una boda para él con una joven de la que luego se separaría tras abandonar su hogar.

Graduado de ciencias políticas, se unió durante su juventud a la controvertida Rastriya Swayamsevak Sangh (RSS), una organización de ultraderecha cuya ideología algunos vinculan con la del BJP.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Modi se conviritió en primer ministro de India en 2014.

Se unió a la unidad estatal de Guyarat del BJP en la década de 1980, pero su gran oportunidad llegó cuando su predecesor como jefe de gobierno tuvo que dimitir después de un terremoto en enero de 2001 que mató a casi 20.000 personas.

Fue designado entonces ministro jefe del estado de Guyarat, donde ganó relevancia por la buena marcha de la economía, lo que fue la base para su campaña en 2014.

Sin embargo, durante años fue considerado persona non grata en EE.UU., Reino Unido y otros países por los disturbios anti-musulmanes que tuvieron lugar en 2002 en Guyarat y que dejaron más de 1.000 muertos.

Modi siempre ha negado las acusaciones de que podría haber detenido el derramamiento de sangre.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption El BJP se convirtió en el mayor partido de India durante el gobierno de Modi.

Según el corresponsal en India de la BBC Soutik Biswas su estancia en el gobierno de Guyarat y sus políticas enfocadas al nacionalismo y la seguridad nacional lo convirtieron en el candidato favorito para las elecciones de 2014.

Sin embargo, su salto del gobierno local a primer ministro tomó a muchos por sorpresa.

Considerado un brillante orador, enfrentó fuertes diferencias internas cuando el BJP lo nombró como su candidato al gobierno de India.

Para muchos, su victoria en 2014 la garantizó el RSS, la agrupación cercana al BJP que busca hacer de India una nación hindú y que funciona como una fuente ideológica para una gran cantidad de grupos de línea dura.

¿Cómo fue su primer mandato?

El primer mandato de Modi como primer ministro fue una mezcla de éxitos y tropiezos en medio de las preocupaciones sobre el creciente nacionalismo hindú, la desaceleración de la economía y la violencia contra la minoría musulmana en India.

Durante esos años promovió algunas políticas de bien público que fueron muy elogiadas, como el suministro de gas de cocina barato para los menos pudientes, un impuesto nacional sobre bienes y servicios, un plan de seguro de salud para los pobres y una nueva ley de quiebras e insolvencia.

Su decisión de promover y financiar la construcción de inodoros en aldeas de todo el país para poner fin a la defecación al aire libre fue ampliamente elogiada, aunque persuadir a las personas para que los utilicen sigue siendo un trabajo en progreso, según explica Biswas.

Modi también se comprometió a llevar a cabo reformas económicas e impulsar la creación de empleo antes de llegar al poder, aunque según analistas, no pudo cumplir plenamente estas promesas.

Su decisión controvertida de prohibir los billetes de 500 y 1.000 rupias, como parte de una ofensiva contra la corrupción y las tenencias ilegales de efectivo, perjudicó gravemente a la economía, en particular al sector informal que depende en gran medida de las transacciones en efectivo.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Más del 65% de los 900 millones de personas elegibles para votar participaron en los comicios.

Modi llegó al poder en 2014 con la promesa de crear empleos para millones de indios.

Pero cinco años después, la tasa de desempleo es tan alta que el Ministerio de Trabajo ya no proporciona estadísticas y la caída a los subsidios de empleo, asignaciones para comedores escolares, planes de acceso al agua potable también han generado controversias.

Las producciones agrícolas e industrial también se han desplomado, lo que ha generado preocupación entre países que importan comestibles o materiales desde India .

¿Cuál ha sido el impacto de su nacionalismo?

Incluso antes de su llegada al poder, Modi ha destacado por un mensaje populista y nacionalista que le ha ganado una amplia popularidad dentro de India.

Para muchos, ha servido para unir algunos sectores de un país ampliamente dividido, pero que también le ha generado críticas por excluir minorías étnicas o religiosas y por eliminar cualquier tipo de discurso disidente.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La popularidad de Modi es creciente en India.

Organizaciones de derechos humanos lo han criticado por una "ley antiterrorista" que, según algunas denuncias, ha permitido la represión de activistas y periodistas.

También ha sido cuestionado por promover el hinduismo a ultranza y negar o callar ante la represión por motivos religiosos.

Durante su mandato, muchos estados gobernados por el BJP prohibieron el consumo y la venta de carne de res (la vaca es considerada sagrada por los hindúes), pero lo que le ha llevado más críticas ha sido su posición hacia las minorías musulmanas.

De hecho, según Biswas, su posición ante estas comunidades es uno de los temas que más preocupa para su nuevo gobierno.

¿Qué pasó con los musulmanes?

Modi ha sido cuestionado por impulsar una política que promueve la intolerancia religiosa, en criterio de sus opositores.

En 2015, un musulmán fue linchado por supuestamente almacenar carne vacuna en su nevera y durante los últimos años muchos otros han sido atacados y golpeados por grupos vigilantes de vacas.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Modi ha sido cuestionado por la represión contra minorías musulmanas en India durante su gobierno.

Un informe de febrero de 2019 de Human Rights Watch encontró que entre mayo de 2015 y diciembre de 2018, al menos 44 personas, 36 de ellas musulmanes, fueron asesinadas en 12 estados indios.

Otros 280 resultaron heridos en más de 100 incidentes en 20 estados durante el mismo período, según el informe.

Modi permaneció en silencio cada vez que ocurrían tales agresiones, lo que fue percibido por muchos como un apoyo tácito ante el aumento de la intolerancia religiosa.

¿Cómo ha sido su política exterior?

Sus seguidores destacan que durante su gobierno, logró reposicionar a India en la comunidad internacional y muchos destacaron su cercanía con el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Otros señalan que la relación entre los dos países se enfrío un tanto con la llegada de Donald Trump al poder, aunque ambos mandatarios se reunieron y este jueves el inquilino de la Casa Blanca también le envió una felicitación a través de Twitter.

A inicios de mayo, la Casa Blanca anunció que dejaría de dar un estatus preferencial a India, que ha podido exportar a EE.UU. bienes por un valor total de US$5.600 millones sin pagar aranceles.

Tras las sanciones de Estados Unidos contra el gobierno de Nicolás Maduro, India se convirtió en el principal comprador de crudo venezolano, pese a las presiones de Washington para frenarlo, lo que ha generado también tensiones entre ambos países.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Modi fue recibido por Trump en la Casa Blanca.

Desde 2014, Modi viajó por numerosos países y se dirigió a reuniones masivas de indios no residentes en Estados Unidos y Reino Unido, donde antes le habían negado la visa.

Sus defensores señalan que ha revitalizado las relaciones de India con países de Asia Central, pero los vínculos con China siguen siendo tensos a pesar de varias visitas bilaterales de alto perfil. Este es uno de los temas que sigue preocupando a la comunidad internacional.

Su decisión de comprar a Francia 36 aviones de combate Rafale para la Fuerza Aérea también ha sido motivo de controversia y los partidos de la oposición acusan a Modi de corrupción en el acuerdo, un cargo que él niega.

Sin embargo, el tema más controvertido de su política exterior -y otro de los desafíos para su nuevo gobierno- es la relación con Pakistán, el archienemigo nuclear de India.

En febrero pasado, Modi envió aviones de combate a territorio paquistaní en respuesta a un ataque de una guerrilla militante en la región de Cachemira administrada por la India y que tensó aún más el conflicto entre las dos naciones.

Este jueves, cuando se anunció la victoria del primer ministro indio, Islamabad realizó una prueba con un misil de capacidad nuclear, lo que fue visto como un mensaje de que las tensiones entre los dos países no cederán en los próximos cinco años.

"Modi representa la cara más horrible de India. Su victoria en las elecciones generales no será buena para la región", declaró Hina Rabbani Khar, la líder del Partido de la Gente de Pakistán (PPP) y exministra de Exteriores.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado