El político iraní que mató a su esposa y confesó su crimen tomando un té con la policía (y la indignación que generó)

El arma con la que presuntamente fue asesinada Mitra Ostad Derechos de autor de la imagen IRIB News
Image caption Mohammad Ali Najafi disparó cinco veces contra su segunda esposa, según la confesión que hizo a la policía.

"Tenía sus formas de pensar y le costaron la vida".

Así fue como Mohammad Alí Nayafí, exalcalde de Teherán, explicó los motivos por los que asesinó a tiros a su segunda esposa.

Pero muchos se han indignado en Irán por la forma en que lo reconoció ante la policía, sentado tranquilamente tomando té en la comisaría, y por cómo la prensa cubrió la noticia.

Nayafí, que fue también ministro de Ciencia y Tecnología, de Educación y jefe del Centro de Planificación y Presupuesto, entre otros cargos, acababa de pedirle el divorcio, algo que ella rechazó.

Entonces le disparó cinco veces, pero solo le dio dos, una de ellas en el corazón, según la policía.

El hombre se entregó luego de que en un principio se hubiera dado a la fuga y, según él, incluso pensara en suicidarse.

Cuando llegó a la estación de policía, las cámaras captaron una serie de escenas que han causado molestia entre iraníes.

"Este video es un ejemplo de la hipocresía que alimenta los levantamientos populares contra los regímenes autoritarios. Después de asesinar a su esposa esta mañana, el exalcalde de Teherán Mohammad Alí Nayafí es recibido con gran deferencia por la policía de Teherán, sin esposas", escribió Karim Sadjadpour en Twitter.

"Última hora"

Las cámaras de televisión estatales filmaron la llegada de Nayafí a la comisaría y todo lo acontecido se presentó como una noticia de última hora.

Las imágenes mostraron a los policías inclinándose respetuosamente, algunos llevándose las manos en el corazón y saludando cordialmente al sospechoso de asesinato.

Media playback is unsupported on your device
El país persa es el único al mundo que prohíbe la entrada de las mujeres a los estadios.

Luego se le grabó sentado, charlando con los oficiales y tomando un té, mientras un periodista en la sala habla sobre el caso.

"Las primeras imágenes de la presencia de Nayafí en la policía de Teherán", dice una publicación.

Nayafí fue tratado con gran cortesía, lo que hizo que muchos en las redes sociales se quejasen del trato que los ciudadanos comunes pueden esperar por delitos menores, como no usar hiyab, por ejemplo.

En cambio, el político estaba a punto de confesar el asesinato de su esposa.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El suceso causó indignación en Irán.

La calma de Nayafí le recordó a un usuario de Twitter la escena de la película "Se7en, los siete pecados capitales", cuando el personaje de Kevin Spacey entra en una estación de policía cubierto de sangre.

Pero la pregunta clave para muchos es por qué las cámaras estuvieron presentes para filmar a Nayafí. ¿Cómo obtuvieron tal acceso directo a un sospechoso y a la evidencia?

La respuesta es probablemente política.

Nayafí es un reformista, un peso pesado, que había estado estrechamente vinculado con el presidente Hassan Rouhani.

Se vio obligado a dimitir como alcalde después de que los miembros de la línea dura del gobierno lo criticaran por asistir a una presentación escolar del Día Internacional de la Mujer, en la que bailaron jóvenes, una actividad "no islámica".

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El presidente Hassan Rouhani (derecha) es considerado un político del ala reformista pero tiene la aprobación del ayatolá Ali Khamenei.

Nayafí ha sido durante mucho tiempo un objetivo para los políticos conservadores en Irán, con quien se sabe que la emisora estatal IRIB tiene fuertes vínculos.

Pero, ¿por qué mató a su esposa?

Poligamia y divorcio

"Sólo quería asustarla. Le había pedido el divorcio, pero ella se negó. Cometí un error", confesó Nayafí a las autoridades.

Mitra Ostad, de 35 años, fue la segunda esposa del hombre, de 67 años.

La poligamia es legal en la República Islámica de Irán, pero su segundo matrimonio creó un escándalo entre los reformistas.

Aunque es común en las áreas rurales, la práctica es mucho más rara en las ciudades, particularmente entre las clases educadas.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La poligamia en ciudades como Teherán es más inusual que en las localidades rurales de Irán.

Además de ser un político exitoso, Nayafí fue un académico reconocido que había estudiado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, uno de los centros universitarios más importantes de EE.UU., por lo que algunos de sus colegas reformistas no aprobaron su decisión de tomar una segunda esposa.

La renuncia del político como alcalde de Teherán hace siete meses también se ha relacionado con esta crítica.

Confesión

Quizás el aspecto más extraño de la cobertura mediática fue el acceso dado al reportero de la cadena IRIB, que aparece manipulando lo que se supone es el arma homicida.

"Ok, este es el (revolver) Colt con el que Nayafí asesinó a su segunda esposa. ¡Había 13 balas dentro del cartucho! Uno, dos, tres, cuatro... ¡Ocho! Disparó cinco balas, dos de las cuales le dieron a la víctima y tres a la pared", dice el reportero.

El exalcalde dice que su esposa lo había amenazado con destruirlo si la dejaba o incluso si mantenía relaciones cercanas con su primera esposa.

A la aparición de videos de Nayafí en la comisaría de policía siguió una confesión filmada, aparecida en la emisora estatal IRIB, en la que admite que mató a su esposa después de una pelea.

En el video, el político afirma que las frecuentes discusiones matrimoniales con Ostad habían llegado al límite.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Varias organizaciones civiles han denunciado la vulnerabilidad de las mujeres en Irán.

"Perdí la calma hasta cierto punto. Tomé el arma y ella fue al baño. La seguí al baño. Fue más para asustarla. Le mostré el arma y le pregunté: '¿Quieres terminar esta conversación ya o no?'. Ella se asustó y de alguna manera se enredó conmigo físicamente. Se lanzó sobre mí y el arma estaba cargada", explicó.

E incluso asegura que le había ofrecido pagarle 1.362 monedas de oro que pactaron antes del matrimonio para que lo dejara.

Al final, se justifica y dice que la intransigencia de su mujer en este asunto fue lo que la mató: "Esa mentalidad me hizo cometer ese error y a ella le hizo perder la vida", dijo.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado