Carola Rackete, la joven capitana de un barco que fue detenida en Italia por rescatar migrantes

Carola Rackete Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La capitana del Sea Watch 3, Carola Rackete, llegó al puerto con 40 migrantes a bordo.

Carola Rackete, la capitana de la embarcación Sea Watch 3, sabía a lo que se arriesgaba, pero aún así decidió acabar con la odisea en la que lleva metida más de dos semanas.

Aprovechó que por la noche no hay nadie en el puerto y, la madrugada del sábado 29 de junio, levó anclas y acercó su barco al puerto italiano de Lampedusa pese a las advertencias de las autoridades italianas, que le habían negado la entrada.

A bordo, llevaba a 40 de los 52 migrantes náufragos que había rescatado en el mar, cerca de las costas de Libia, el pasado 12 de junio y a algunos parlamentarios de izquierda italianos que la apoyaban.

La joven alemana de 31 años fue entonces arrestada, acusada de "resistencia o violencia contra un buque de guerra", un cargo que se suma a otro relacionado con el tráfico ilegal de personas por el que ya estaba siendo investigada.

El ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, acusó a a Rackete de haber querido hundir una lancha de la policía que buscaba evitar que el Sea Watch 3 llegara a puerto, porque supuestamente la embarcación de Rackete habría tocado la lancha.

Salvini describió a Rackete como una "mujer alemana rica y blanca" que cometió "un acto de guerra".

"Ella trató de hundir una lancha de la policía con oficiales a bordo", dijo y añadió: "Dicen 'estamos salvando vidas', pero se arriesgaron a matar a seres humanos que están haciendo su trabajo".

Pero Rackete fue liberada tres días después, el martes 2 de julio, al considerar la jueza del caso que no cometió ningún delito y que actuó cumpliendo "un deber".

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Carola Rackete dice que decidió ayudar a quienes no tenían sus mismas oportunidades.

Cuando se plantó frente al puerto de Lampedusa, la isla más al sur que tiene Italia sobre el mar Mediterráneo, Rackete dijo que había decidido entrar al puerto. "Sé a lo que me arriesgo, pero los 42 náufragos a bordo están al límite. Los llevo a salvo. Espero que las autoridades europeas e italianas entiendan la situación".

El gobierno italiano, que se opone con firmeza a los barcos de ONG que surcan el Mediterráneo en busca de migrantes que hayan naufragado o estén a punto de hacerlo para rescatarlos, había admitido en su territorio a 12 de los migrantes que tenían problemas de salud en los días anteriores.

Proteger a los náufragos

Rackete ha dicho que actuó no con la intención de desafiar a las autoridades sino por temor a que alguno de los náufragos intentara suicidarse.

En una entrevista publicada por el diario Corriere della Sera, Rackete dijo que había desobedecido la orden de mantenerse alejada del puerto debido a que algunos inmigrantes habían empezado a hacerse daño y que estaba "temerosa de que eso condujera a suicidios".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption En Alemania y en Italia hubo manifestaciones durante el fin de semana solicitando la liberación de Carola Rackete.

"Durante días, la tripulación había hecho turnos de guardia, incluso durante la noche, por temor a que alguien decidiera lanzarse de la embarcación. Para aquellos que no saben nadar, eso significa un suicidio", señaló.

Haidi Sadik, la portavoz del Sea Watch 3, le dijo a la BBC que Rackete había cumplido con las leyes marítimas y con el derecho internacional humanitario.

"Cuando rescatas a personas en el mar debes llevarlos al puerto seguro más próximo", señaló.

Aseguró que Rackete no había atracado en aguas italianas para hacer una "denuncia política" sino para cumplir con su deber de rescatar a los náufragos.

¿Quién es Carola Rackete?

La "mujer rica, blanca, alemana" que enfureció a Salvini se formó como capitana y estudió ciencias ambientales en Reino Unido.

La joven de 31 años ha participado en expediciones, tanto para organizaciones de investigación como para el grupo ecologista Greenpeace.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption El Sea Watch 3 permanece atracado en el puerto de Lampedusa.

Rackete luego se unió a Sea Watch, una asociación no gubernamental que lleva a cabo misiones de rescate en el Mediterráneo.

En una entrevista publicada esta semana por el diario italiano La Repubblica, Rackete explicó por qué se dedica a ayudar a migrantes: "Mi vida ha sido fácil, he podido estudiar en tres universidades, soy blanca, alemana, nacida en un país rico y con el pasaporte adecuado. Cuando me di cuenta, sentí una necesidad moral: ayudar a quien no tenía las mismas oportunidades".

Convirtiéndose ahora en una heroína de izquierda, Rackete tiene muy poca presencia en las redes sociales, a excepción de la publicación de actualizaciones de videos de la misión de rescate en Twitter en las últimas semanas.

"He decidido ingresar al puerto, que es gratis por la noche, por mi cuenta", dijo en la red social.

El presidente de Sea Watch, Johannes Bayer, expresó su apoyo a las acciones de Rackete y tuiteó: "Estamos orgulloso de nuestro capitana".

Multa y cárcel

El control de la inmigración es una de las principales políticas de Salvini, líder del partido de extrema derecha La Liga.

Desde hace un año, comenzó a cerrar los puertos a las embarcaciones de ONG que se dedican a rescatar migrantes y exigir que estos sean acogidos por otros países europeos o devueltos a África.

En el caso del Sea Watch 3, los náufragos fueron recogidos en aguas territoriales libias, un país donde se han reportado violaciones de derechos humanos y al que las ONG se niegan a llevar a sus rescatados por no considerarlo un puerto seguro.

El gobierno italiano aprobó recientemente una ley que castiga con una multa de 50.000 euros (cerca de US$57.000) y hasta 15 años de cárcel a los navegantes de ONG que entren en sus aguas territoriales sin permiso.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Para el ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, Rackete cometió un acto de guerra.

El argumento de Salvini es que estas naves facilitan el tráfico ilegal de personas hacia Europa. Las embarcaciones usadas por los migrantes son tan precarias que muchos de ellos han admitido que sabían que era probable que no llegaran a su destino, pero que se subían a ellas porque confiaban en ser rescatados antes de que naufragaran.

"Forajida arrestada. Barco pirata incautado. Gran multa a una ONG extranjera. Todos los migrantes se reubicaron en otros países europeos. Misión cumplida", dijo Salvini en un tuit el sábado.

Pero Rackete finalmente quedó en libertad.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado