El gobierno de Trump anuncia que Estados Unidos va a volver a aplicar la pena de muerte a nivel federal después de 16 años

William Barr, fiscal general de EE.UU. Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption "Se lo debemos a las víctimas y a las familias", dijo el fiscal general, William Barr.

El gobierno de Estados Unidos anunció que va a reanudar la ejecución de reclusos que se encuentren en el corredor de la muerte por delitos federales después de una pausa de 16 años.

El fiscal general, William Barr, dijo en un comunicado este jueves que había ordenado a la Oficina Federal de Prisiones (BOP, por sus siglas en inglés) que programara las ejecuciones de cinco reclusos, condenados por asesinatos o violaciones de niños o ancianos.

Barr también ordenó a la BOP incluir una adenda en el Protocolo Federal de Ejecuciones, para reemplazar el uso de un cóctel de tres fármacos (a veces ineficaces) en las ejecuciones federales por el uso de un solo medicamento, el pentobarbital.

El pentobarbital es un potente sedante que ralentiza el cuerpo, incluido el sistema nervioso, hasta provocar la muerte.

La orden de Barr "allana el camino para que el gobierno federal reanude la pena capital después de casi dos décadas", dice el comunicado.

"Bajo los gobiernos de ambos partidos (Demócrata y Republicano), el Departamento de Justicia ha buscado la pena de muerte contra los peores criminales", dijo Barr en su mensaje.

"El Departamento de Justicia defiende el mandato de la ley, y le debemos a las víctimas y a sus familias llevar adelante la sentencia impuesta por nuestro sistema judicial".

Diferencia entre pena federal y pena estatal

Las cinco ejecuciones están planeadas para diciembre de 2019 y enero de 2020 en la penitenciaría de Terre Haute, en Indiana, en el noreste de EE.UU.

El anuncio supone el levantamiento de una suspensión informal sobre la pena de muerte federal -las de varios estados han seguido vigentes-, desde la ejecución en 2003 de Louis Jones Jr, un veterano de guerra de 53 años que asesinó a Tracie Joy McBride, una soldado de 19 años.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Así luce una cámara de ejecuciones en Huntsville, Texas.

Bajo el sistema de justicia de EE.UU., los delitos pueden ser juzgados en tribunales federales (a nivel nacional), o en tribunales estatales (a nivel regional).

Ciertos delitos, como la falsificación de moneda o el robo de correspondencia, se juzgan automáticamente a nivel federal, mientras que otros se juzgan en tribunales federales en función de la gravedad de los mismos.

En 1972, la Corte Suprema de EE.UU. ilegalizó la pena capital a nivel estatal y federal.

Pero en 1976 la restableció en varios estados y en 1988 el gobierno aprobó que la pena de muerte pudiera aplicarse otra vez a nivel federal.

Según el Centro de Información sobre la Pena de Muerte, 78 personas fueron condenadas a muerte en casos federales entre 1988 y 2018, pero solo tres han sido ejecutadas.

Actualmente, hay 62 reclusos en el corredor federal de la muerte.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La pena de muerte a nivel federal en EE.UU. fue aprobada en 1988.

Análisis de Anthony Zurcher

Corresponsal de la BBC en EE.UU.

Durante más de una década y media, la pena de muerte federal fue algo que se dejaba de lado.

Aunque no hubo una suspensión formal del procedimiento, como en algunos estados donde ha crecido la oposición a las ejecuciones, una combinación de inercia administrativa, procesos de apelación prolongados, obstáculos prácticos y el número relativamente reducido de presos federales condenados a muerte detuvieron las ejecuciones federales.

El gobierno de Trump quiere cambiar esta situación, incluso si la escasez de medicamentos utilizados en inyecciones letales sigue siendo un obstáculo importante.

El presidente ha mostrado una actitud dura hacia delincuentes condenados, alegando que son tratados con demasiada amabilidad y que tienen demasiadas oportunidades para apelar sus sentencias.

Si bien la mayoría de los estadounidenses dicen estar de acuerdo con la pena de muerte en ciertos casos, las encuestas de opinión indican que el público muestra cada vez más oposición, con especial atención a los casos en los que se impone injustamente.

Eso sugiere que, si bien el anuncio del gobierno de Trump generará algunas críticas de activistas, es poco probable que cause reacciones políticas importantes.

La pena de muerte en EE.UU.

  • Es legal en 29 estados de EE.UU.
  • Desde 1976, Texas ha llevado a cabo la mayoría de las ejecuciones (561), seguido de Virginia (113) y Oklahoma (112).
  • Hay 2.673 presos condenados a muerte en EE.UU.
  • California tiene la mayor cantidad de presos en el corredor de la muerte (733) pero ha llevado a cabo 13 ejecuciones desde 1976.
  • El número anual de sentencias de muerte cayó un 85% entre 1998 y 2018, de 295 a 43.

Fuente: Centro de Información sobre la Pena de Muerte

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Temas relacionados

Contenido relacionado