Arrow 3: el sistema antimisiles que Israel y EE.UU. probaron con "éxito total" y qué tiene que ver con Irán

El misil Arrow 3 en una prueba en Alaska Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Funcionarios de Israel y Estados Unidos celebraron las pruebas del Arrow 3 realizadas con "éxito" en Alaska

El conteo regresivo en hebreo e inglés antecede a una estruendosa ignición de un cohete cuyo objetivo es alcanzar una altura superior a la atmósfera de la Tierra.

Los tanques de propulsión entran en acción y tras un gran rugido impulsan a una gran velocidad el artefacto supervisado desde una sala de control expectante.

Unos segundos después llega a su objetivo en lo que, se asegura, es la exósfera: a más de 500 km de la superficie del planeta.

Pero no se trata de un cohete para la exploración espacial.

Es uno de los misiles interceptores de largo alcance que el gobierno de Israel aseguró el domingo fue un "éxito total" en una prueba realizada en Alaska, en el extremo noroeste de EE.UU.

De forma similar a como lo hace la televisión estatal en Corea del Norte, el Ministerio de Defensa de Israel compartió un video con música victoriosa y tomas desde múltiples ángulos del proyectil que es parte del sistema antimisiles Arrow 3.

Se trata de uno de los más nuevos sistemas que Israel asegura le permitirán defenderse ante cualquier amenaza de misiles de largo alcance en su contra.

"En las últimas semanas hemos realizado tres pruebas secretas de avanzada del misil Arrow 3", explicó el domingo a su gabinete el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

"Hoy Israel tiene la capacidad de actuar contra misiles balísticos que nos lanzan desde Irán y desde cualquier otro lugar. Es un gran logro para el Estado de Israel. Todos nuestros enemigos deben saber que podemos derrotarlos, tanto a la defensiva como a la ofensiva", añadió.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El embajador de EE.UU. en Israel, David Friedman, y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dialogaron en Jerusalén sobre el Arrow 3.

Contar con la capacidad de destruir en el aire los misiles de largo alcance, incluidos aquellos con una carga nuclear, ha sido uno de los grandes objetivos de defensa de Israel.

Aunque con el sistema Arrow (flecha, en inglés) ese país está más cerca de conseguirlo, también eleva aún más las tensiones que se viven entre Irán y Estados Unidos, Reino Unido o el propio Israel.

¿Qué capacidad tiene Arrow 3?

El sistema fue desarrollado conjuntamente entre Israel y Estados Unidos a raíz de la Guerra del Golfo de 1991 en la que Israel fue alcanzado por 39 misiles Scud disparados por Irak.

Ambos países acordaron desde entonces poner en marcha un sistema de defensa aérea que fuera capaz de neutralizar proyectiles a una distancia segura.

El Arrow 3 es la tercera generación que consiste en un cohete interceptor de dos etapas con capacidad de alcanzar la exósfera, la capa superior de la atmósfera terrestre ubicada a más de 500 km de altitud.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Israel difundió un video en el que se muestra al Arrow 3 siendo disparado desde una base militar en Alaska.

Según un reporte del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, el Arrow 3 permite alcanzar objetivos en un rango de hasta 2.400 km, lo cual facilita la intercepción de misiles de largo alcance con capacidad balística o nuclear.

"El Arrow 3 es la última versión del interceptor de misiles de mayor alcance de Israel. En sí mismo, parte de un sistema defensivo de múltiples capas destinado a proteger contra el ataque de misiles balísticos", explica el analista de seguridad la BBC Jonathan Marcus.

Uno de los grandes avances en el Arrow 3, fabricado en conjunto por firmas israelíes y la estadounidense Boeing, es su guía a través de un radar de rayos X.

La prueba fue realizada en una base militar estadounidenses isla de Kodiak, Alaska, debido a que ahí había las condiciones necesarias para la prueba, según el gobierno de Israel.

Moshe Patel, jefe de la Organización de Misiles de Defensa de Israel (IMDO por sus siglas en inglés) del Ministerio de Defensa, dijo a la prensa que hubo pruebas en 10 días en los que se logró interceptar "tres objetivos que simulaban diferentes tipos de armas que pueden ser disparadas contra Israel".

¿Un sistema infranqueable?

Netanyahu describió la prueba como un "éxito más allá de lo imaginado".

"El Arrow 3 interceptó con éxito completo misiles balísticos fuera de la atmósfera, en altitudes y velocidades con las que no estábamos familiarizados antes. La actuación fue perfecta: cada golpe fue al blanco", dijo el domingo.

El analista geopolítico Amos Harel dice que se trata de "un logro tecnológico y operativo", parte del sistema de defensa "multicapa" de Israel que ha tenido un avance "sorprendente" en la última década.

Pero también apunta que el sistema de defensa israelí -compuesto por los sistemas antimisiles "Domo de Hierro", "Honda de David" y "Arrow"- también deja abiertas "brechas importantes" dadas las capacidades de guía de los misiles.

"El sistema Arrow 3 no tiene las mismas habilidades que el sistema de intercepción de misiles de rango medio conocido como Honda de David", explica.

Image caption Israel ha desarrollado gran parte de su sistema antimisiles en coordinación con EE.UU.

"Por otro lado, el sistema de defensa de Domo de Hierro, que se ha encargado con éxito con los cohetes lanzados desde la Franja de Gaza, no sería suficiente para defenderse completamente de la amenaza de los cohetes desde el norte (Siria o Líbano)", añade.

Para Marcus, la prueba "representa un logro técnico significativo en sí mismo, pero también subraya la estrecha relación estratégica entre Israel y Estados Unidos".

"La prueba Arrow 3 es una señal para Teherán de que Israel tiene la capacidad de mitigar cualquier ataque. Pero en el caso de una guerra a gran escala, un ataque de misiles podría causar alteraciones y bajas significativas, sin importar sistemas sofisticados como el Arrow 3", añade.

¿Por qué es un mensaje para Irán?

Los analistas explican que esta prueba envía un mensaje a Irán en momentos en que la escalada de tensiones en el estrecho de Ormuz y la disputa por el acuerdo nuclear de ese país con Occidente enrarecen el ambiente.

"Estados Unidos ha financiado gran parte del sistema de defensa antimisiles de Israel y, finalmente, espera utilizar elementos de la tecnología. La defensa antimisiles balísticos es crucial para Israel, ya que se enfrenta a una serie de amenazas en sus fronteras norte y sur, así como potencialmente por los misiles balísticos de largo alcance disparados desde Irán", explica Marcus.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El Arrow 3 es parte del sistema de defensa en territorio de Israel, pero EE.UU. también puede defender sus posiciones en Medio Oriente.

"Irán en particular ha tratado de transferir misiles cada vez más sofisticados a los palestinos y su aliado Hezbolá en Siria. Su propia fuerza también se despliega en Siria y sus sistemas de mayor alcance podrían atacar al Estado judío", añade.

Para el especialista, esto explica el porqué Israel ha dado una prioridad muy alta al desarrollo de defensas de misiles contra ataques de corto y largo alcance.

Sin embargo, tanto Marcus como Harel consideran que no se ve en el panorama cercano que las tensiones puedan escalar a un escenario en el que el Arrow 3 sea puesto a prueba en la vida real.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado