El Nuevo IRA en Derry: el rincón de Europa que aún vive a la sombra de los paramilitares

Londonderry Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption En las calles de Londonderry (o Derry) se pueden ver pintadas o carteles a favor del IRA.

En Creggan, una zona de la ciudad norirlandesa de Londonderry, la normalidad oculta una corriente subterránea de violencia.

Este barrio eminentemente católico es uno de los últimos focos de Irlanda del Norte desde donde el grupo paramilitar del Nuevo IRA intenta avanzar en su cada vez menos seguida causa de conseguir la independencia de Reino Unido a través de la lucha armada.

Se siente un mundo aparte. Olvidado.

Todavía en muchas paredes pueden verse graffitis a favor del Ejército Republicano Irlandés (IRA), que con los Acuerdos del Viernes Santo puso fin a tres décadas de una lucha armada que se cobró la vida de más de 3.600 personas.

Algunos de esos graffitis han sido eliminados, pero los más visibles permanecen.

"La policía se olvidará de ustedes, nosotros no", se lee en uno.

Junto a las tiendas locales, afuera de una escuela hay carteles hechos de manera casera.

"Informantes serán disparados".

Image caption "Informantes serán disparados", se lee en este cartel junto a la imagen de una rata.

En cualquier otro lugar, podría pensarse que tales amenazas serían eliminadas de inmediato. Pero no en Derry, como la mayoría de sus habitantes se refieren a Londonderry.

El miedo crea una cultura del silencio.

"Eso le dice a la gente: 'Tú cállate y nosotros haremos lo que queramos'".

Vecinos paramilitares

Joe Gormley sabe el precio de que los paramilitares intenten ejercer el control.

Este religioso ungió a la periodista Lyra McKee la noche en que fue asesinada a tiros por el Nuevo IRA mientras observaba disturbios el pasado mes de abril en Derry.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Lyra McKee fue asesinada por el Nuevo IRA durante disturbios con la policía en Derry.

La escritora y activista de 29 años estaba cerca de un vehículo policial 4x4 cuando un pistolero enmascarado disparó contra agentes y otras personas que presenciaban lo que ocurría.

"Esta gente afirma estar luchando por algún tipo de derechos humanos, pero tratan a las personas como animales si no están de acuerdo con ellos", explicó Gormley.

"No hablan por la gente de Creggan, pero la gente de aquí tiene miedo, tener carteles así fuera de una escuela equivale a maltratar a nuestros hijos".

Lo cierto es que los paramilitares no viven en la sombra.

En una comunidad tan pequeña, resultan ser los vecinos de personas, de familiares, de amigos.

Muchos no están de acuerdo con sus puntos de vista extremistas, pero tienen que convivir con ellos.

Derechos de autor de la imagen PA
Image caption Frente a los graffitis a favor del IRA, también mensajes de condolencia aparecieron en las paredes de Derry tras la muerte de Lyra McKee.

La policía dice que Thomas Ashe Mellon y Fergal Melaugh, dos destacados activistas de Saoradh, son miembros destacados del Nuevo IRA.

Pero en Derry te los encontrarás fácilmente comprando en un supermercado.

Otro cartel dice: "Saluden a los hombres y mujeres de la violencia".

¿Qué es Saoradh?

Fundado en 2016, Saoradh ("liberación" en idioma gaélico irlandés) cuenta con el apoyo de presos del grupo disidente conocido como el Nuevo IRA en las cárceles de Maghaberry y Portlaoise.

Varios disidentes de alto perfil, incluidos Colin Duffy y Nuala Perry, también han sido relacionados con el grupo. Está presidido por Brian Kenna.

Según su constitución, el objetivo de Saoradh es "lograr el fin de la ocupación ilegal británica en los seis condados" y establecer una república socialista irlandesa de 32 condados.

El grupo ha sido muy crítico con el brazo político del IRA, el Sinn Féin, en el pasado, y su presidente describió a sus miembros como "falsos profetas que han sido derrotados y consumidos por el mismo sistema al que dicen oponerse".

Saoradh, que tiene oficinas en Belfast y Derry, hace campaña por la liberación de todos los presos republicanos.

Desde la muerte de Lyra McKee, el que está considerado por la policía como el brazo político del Nuevo IRA lanzó un nuevo impulso para conseguir apoyos.

Sus mensajes antibritánicos y antipoliciales son duros.

Saoradh también recluta miembros para su ala juvenil, Eistigi.

Image caption La policía local se enfrenta a una serie amenaza de los disidentes en Derry.

Los agentes locales en Derry están tratando de generar confianza entre la comunidad frente a las campañas existentes contra la policía.

"Básicamente estamos tratando de hacer que la gente entienda que estamos haciendo un trabajo", dijo el agente Chris White.

"Hacemos nuestro mejor esfuerzo para salir y hablar con la gente, dejándoles ver que estamos dispuestos a comprometernos con ellos y que estamos allí para ayudarlos".

Image caption Emma Vardy intentó hablar con un manifestante que mostraba su apoyo a los prisioneros del IRA.

La policía generalmente patrulla por Creggan en vehículos blindados.

Pero le han prometido a la comunidad que estarán más en la calle y en el día a día en el futuro.

El Nuevo IRA afirma que continúa una lucha armada de larga duración para poner fin al gobierno británico de Irlanda del Norte.

¿Quién era Lyra McKee?

Lyra McKee era una periodista, escritora y activista de 29 años.

Fue asesinada a tiros mientras observaba unos disturbios en Creggan el pasado mes de abril.

McKee era considerada una "estrella emergente" en el mundo del periodismo y había escrito para publicaciones como Buzzfeed, Private Eye y The Atlantic.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Lyra McKee era una "heroína" para la comunidad LGBT en Irlanda del Norte, dice un amigo.

Fue nombrada joven periodista del año por Sky News en 2006 y la revista Forbes la destacó en su listado de 2016 de los 30 menores de 30 años más destacados en medios de comunicación en Europa.

También había firmado un contrato de dos libros con la editorial Faber and Faber.

McKee era conocida por sus artículos y su defensa en temas como la salud mental y los derechos LGBT.

Originaria del norte de Belfast, la periodista se había mudado a Derry para vivir con su pareja, Sara Canning, a quien describió en febrero en un artículo periodístico como "el amor de mi vida".

Este año, el grupo se atribuyó la responsabilidad de varios ataques.

Reconoció que estaba detrás de una bomba que explotó frente a la corte de Derry, de explosivos ocultos en cartas enviados a estaciones de tren y aeropuertos en todo Reino Unido, y de una bomba encontrada debajo del automóvil de un oficial de policía en Belfast.

La semana pasada, los disidentes trataron de asesinar a agentes de policía en Craigavon, atrayéndolos hacia un dispositivo explosivo mortal.

Durante el conflicto de 30 años en Irlanda del Norte (conocido en ingles como The Troubles), Derry presenció lo peor de la violencia entre paramilitares, el ejército y la policía.

Las paredes de la ciudad están grabadas con murales que representan el Domingo Sangriento, el día en enero de 1972 en el que 13 personas murieron y 15 resultaron heridas después de que miembros del Regimiento de Paracaidistas del Ejército abrieran fuego contra manifestantes por los derechos civiles en Bogside.

Hoy, esas tensiones aún perduran.

Derechos de autor de la imagen PA
Image caption La firma del Acuerdo de Viernes Santo, en 1998, no acabó completamente con la violencia en Irlanda del Norte.

"Los problemas aquí en la ciudad comenzaron en el 68, y realmente nunca desaparecieron", explicó un hombre, que pasa mientras filmamos las pancartas contra la policía.

"Los sentimientos están muy vivos aquí. No digo que apoye ese mensaje, pero ciertamente lo entiendo".

"La comunidad tiene las respuestas"

Entonces ¿cómo lidia la policía con esta situación?

"Creo que será necesaria otra generación", respondió el agente White.

La policía cree que el hombre armado del IRA que le disparó a Lyra McKee en abril es un adolescente de la ciudad.

Derechos de autor de la imagen PA
Image caption El nuevo secretario de Estado británico para Irlanda del Norte, Julian Smith, visitó Londonberry el pasado 26 de julio.

Los agentes dicen que saben que personas de la comunidad tienen las respuestas.

Pero nadie ha sido acusado todavía.

Trabajadores comunitarios le dijeron a la BBC que están negociando con los disidentes para tratar de eliminar las amenazas del IRA de las paredes de la ciudad.

El consejo local, la policía y otras autoridades no intervendrán.

Muchos creen que es algo que solo la comunidad de Creggan puede resolver por sí misma.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado