Tiroteo en Walmart en El Paso, Texas: cómo es la ciudad en el centro de la crisis migratoria de Trump donde tuvo lugar uno de los mayores tiroteos en la historia de EE.UU.

El Paso Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El Paso, Texas, es una de las principales ciudades en la frontera de EE.UU. y México.

El Paso, la ciudad fronteriza entre México y Estados Unidos, volvió a ser noticia este sábado.

Pero esta vez, nada tuvo que ver con las caravanas de migrantes centroamericanos o con las condiciones en las que viven miles de solicitantes de asilos en los centros de detención allí.

La ciudad, epicentro de una crisis migratoria en la frontera sur de Estados Unidos, fue escenario de uno de los mayores tiroteos masivos en la historia de ese país.

Al menos 22 personas murieron y otras 26 resultaron heridas en una balacera en una tienda Walmart, a pocos kilómetros de la frontera con México.

De hecho, según autoridades de ese país, seis ciudadanos de su país estaban entre los muertos y siete entre los heridos.

De acuerdo con las autoridades locales, fue uno de los días más mortíferos en la historia de El Paso, vecino de Ciudad Juárez, una de las localidades más peligrosas de México.

Según informó la policía un joven de 21 años fue el único atacante y no se resistió a los oficiales al momento de ser arrestado.

Las autoridades locales no lo identificaron de manera inmediata, pero medios locales y la televisora CBS, socia de la BBC, lo nombraron como Patrick Crusius, quien supuestamente viajó hasta El Paso desde Allen, Texas, a nueve horas de allí.

La policía indicó que investigaba "potenciales nexos" del atacante con "grupos de odio" tras la aparición en las redes sociales de un "manifiesto" anónimo, que supuestamente fue de la autoría del sospechoso y que recurre al lenguaje de "supremacistas blancos".

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La policía no identificó de forma inmediata al sospechoso, pero dijo que era un hombre blanco de 21 años.

"Ahora tenemos un manifiesto de este individuo que indica en cierto grado una conexión con un posible crimen de odio", afirmó el jefe de policía de El Paso, Greg Allen.

Durante la conferencia de prensa, las autoridades indicaron que el documento estaba cargado de "odio, intolerancia y fanatismo".

Según el "manifiesto" el ataque fue una respuesta a la "invasión hispana de Texas"

"Incluso si otros objetivos no inmigrantes tendrían un mayor impacto, no puedo obligarme a matar a mis conciudadanos", indica el documento que la policía investiga.

Texas, como la mayoría de los estados del sur de EE.UU., pertenecieron a México hasta finales del siglo XIX.

El FBI, por su parte, indicó que se necesitaba un mayor trabajo de investigación para determinar la vinculación del sospechoso con el documento.

Pero de confirmarse, la ciudad que ha estado en el ojo de grupos supremacistas blancos por su diversidad étnica, habría sido el escenario donde un nuevo crimen de odio se manifiesta en Estados Unidos.

"Esto nos dice algo sobre el odio y la animosidad que existe en la nación. Y parece que siempre se trata de algunos de estos jóvenes que se están distorsionando irracionalmente lo que está sucediendo en el país", comentó el senador estatal José Rodríguez.

Una ciudad bordeada por un muro

La ciudad vive alrededor de su frontera: unas barras de acero en forma de muro que dividen un lado del otro.

Al sur está Juárez, uno de los lugares más violentos de México.

Al norte, del otro lado, El Paso crece entre las montañas y las planicies pardas del desierto.

Image caption La frontera entre El Paso y Ciudad Juárez

Desde la frontera, muestra la mole de concreto del edificio de Chase, el rascacielos oscuro de Wells Fargo, los techos irregulares de los hoteles de cinco estrellas, los edificios y las escuelas que mezclan nombres en inglés y español...

Cuatro puentes atestados de gente, camiones y carros conectan un país con otro, un mundo con otro, una forma de vida con otra.

No era una de las rutas tradicionales de migrantes: cruzar por Ciudad Juárez solía ser demasiado peligroso, pero desde marzo pasado miles de migrantes comenzaron a llegar hasta allí para pedir asilo.

Desde entonces, las noticias sobre las condiciones en las que Estados Unidos retiene a los solicitantes de asilo en El paso han llamado la atención de medios y organizaciones de derechos humanos.

Trump, que destacó la efectividad del muro desde que se construyó como ejemplo para lo que debía pasar en el resto de la frontera si se creara una valla, implementó allí nuevas medidas para controlar la inmigración ilegal.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El muro en la frontera sur se ha convertido en una de los principales objetivos del gobierno de Donald Trump.

Desde marzo, los migrantes que llegan a pedir asilo en El Paso deben esperar en la vecina Juárez hasta que le llegue su turno y en muchos casos, son regresados a México a esperar a su fecha en la corte.

Según cifras de las autoridades mexicanas, unos 4.000 migrantes de todos lados esperan en Juárez por su turno para cruzar a El paso en una lista que, hasta mediados de julio, superaba el número 17.000.

Otros 8.000 han sido retornados de El Paso a esperar en Juárez su turno para que una corte escuche su caso de asilo, como parte de la otra ley conocida como Migrant Protection Protocols (o Remain in Mexico, su nombre no oficial).

Pero los migrantes que llegan no son los que han vuelto a la ciudad una de las más hispanas de Estados Unidos.

Una ciudad "mexicana" en Estados Unidos

El Paso, con una población de 682.000 habitantes, está formada en su gran mayoría por personas que comparten la nacionalidad mexicana y que tienen como lengua el español.

De hecho, es muy común encontrar anuncios en toda la ciudad en la lengua de Cervantes y el inglés no es necesario para comunicarse en casi ningún lugar.

Cada día, miles de personas cruzan los cuatro puentes fronterizos que la separan de Ciudad Juárez para trabajar, estudiar o comprar al otro lado.

La tienda de Walmart donde tuvo lugar el ataque es uno de los lugares donde los mexicanos acuden cada día a comprar productos que son más caros o no hay del otro lado de la frontera.

Image caption La ciudad vive alrededor de su frontera.

"Somos una comunidad binacional, dos ciudades profundamente interconectadas ya sea desde un punto de vista lingüístico, como cultural, como económico", contó a BBC Mundo en una reciente entrevista el alcalde de Ciudad Juárez, Armando Cabada.

El Paso, es de hecho, la segunda ciudad más importante a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, solo superada por San Diego y uno de las principales rutas del comercio con México.

Para muchos de los que la habitan, un tiroteo como el que ocurrió allí era impensable.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado