Elecciones en España: qué significa el triunfo sin mayoría del PSOE y qué efectos tendrá el auge del ultraderechista Vox

Pedro Sánchez Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Sánchez volvió a ganar las elecciones pero no logró la mayoría que buscaba.

Un Congreso fragmentado que no ofrece una solución evidente al bloqueo político que sufre España.

Así podrían resumirse los resultados arrojados por las elecciones generales realizadas este domingo en ese país, en las que el gobernante Partido Socialista Obrero Español (PSOE) se impuso, aunque sin lograr obtener una mayoría suficiente para gobernar en solitario.

De acuerdo con los resultados oficiales, los socialistas obtuvieron 120 escaños, tres menos que en las elecciones de abril pasado.

Las votaciones, las cuartas realizadas desde diciembre de 2015, arrojaron un Congreso más dividido, en el cual ni los partidos de izquierda ni los de derecha cuentan por si solos los con los escaños requeridos para crear un bloque gobernante con mayoría absoluta.

Image caption Así se repartió el voto de los principales partidos políticos.

La jornada electoral, sin embargo, arrojó importantes novedades como el hecho de que el partido de ultraderecha Vox se convirtió en la tercera fuerza más votada del país, al sumar 52 escaños, una cifra que supera con creces los 24 diputados que había conseguido en abril, cuando por primera vez obtuvo representación en el Congreso.

El conservador Partido Popular también registró un repunte notable, al pasar de 66 parlamentarios a 88.

El mayor retroceso lo registró el partido de centroderecha Ciudadanos, que redujo su representación de 57 diputados a apenas una decena.

El descalabro fue tal que este lunes, tras reunirse con el comité ejecutivo del partido, Albert Rivera presentó su dimisión como líder de la formación y también renunció a su acta como diputado. Rivera había estado al frente desde la fundación de Ciudadanos en Cataluña en 2006.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Tras pasar de 57 a 10 diputados en poco más de seis meses, el partido Ciudadanos, liderado por Albert Rivera, fue el mayor perdedor de la jornada.

El partido de izquierda Unidas Podemos también sufrió una caída, aunque de menor dimensión, al pasar de 42 legisladores a 35.

La convocatoria a estos comicios se hizo inevitable después de que el PSOE no lograra sumar el número suficiente de apoyos procedentes de otras fuerzas del Congreso para lograr la investidura de su candidato y secretario general, Pedro Sánchez, en un parlamento de 350 miembros.

Los resultados de este domingo no dejan claro que ahora sí pueda conseguirlo.

El reto de la gobernabilidad

La convocatoria electoral se produjo luego de que Sánchez, pese a haber ganado las elecciones de abril pasado, no logró ser investido como presidente de gobierno.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Tras las elecciones de abril pasado, los intentos de lograr un acuerdo de gobierno entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, líder de Unidas Podemos, fueron infructuosos.

El sistema parlamentario español exige que la investidura se produzca con el respaldo de una mayoría absoluta en primera votación (176 diputados) o con mayoría simple en segunda votación (contando con más votos a favor que en contra). Sánchez no pudo lograr ninguna de las dos cosas.

Esta situación derivó en un bloqueo político que obligó a convocar a nuevas elecciones.

Este domingo, en su discurso tras la victoria electoral, Sánchez hizo un llamado a todos los partidos para "actuar con generosidad y con responsabilidad para desbloquear la situación política en España" y prometió que desde el PSOE él asumirá esa misma actitud.

"Nuestro proyecto político es formar un gobierno estable y hacer política en beneficio de la mayoría", dijo Sánchez

"Mi empeño es que esta vez sí o sí vamos a conseguir un gobierno progresista y por eso vamos a desbloquear la situación política en este país", agregó y dijo que convocaba a ese esfuerzo "a todos los partidos políticos, salvo a aquellos que se autoexcluyen de la convivencia y siembran el discurso del odio y de la antidemocracia".

Las opciones, sin embargo, no son del todo claras.

"Estos resultados hacen más difícil la solución de la crisis. El Parlamento está más fragmentado, ninguno de los bloques tiene una mayoría suficiente para gobernar, las relaciones entre el gobierno y los partidos se han hecho más difíciles; y la cooperación es todavía más improbable", dice Joan Botella, profesor de Ciencia Política en la Universidad Autónoma de Barcelona, en conversación con BBC Mundo.

"En España no hemos tenido nunca coaliciones de gobierno porque los partidos no tienen confianza recíproca y cada vez se ve que esto, que es indispensable, es más dificultoso", advierte.

La irrupción de Vox

El impresionante aumento en el número de escaños obtenidos por Vox ha sido considerado como el fenómeno electoral de la jornada y, según los expertos, tendrá una incidencia importante en las opciones de formación de gobierno.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El ultraderechista Vox pasó de 24 a 52 diputados.

Botella atribuye ese crecimiento a los efectos de la crisis que se ha vivido en Cataluña con la radicalización de las protestas de grupos de independentistas.

"La crisis en Cataluña, con imágenes incluso violentas, ha conmocionado mucho a la opinión pública española y ha tendido a reforzar a los partidos que hacían la oferta más enérgica de contención de los separatistas. No tengo ninguna duda de que ha sido el factor clave para el crecimiento de Vox", señala.

Antonio Elorza, profesor emérito de Ciencia Política de la Universidad Complutense de Madrid, considera que además de la situación en Cataluña hay otros factores que ayudaron al crecimiento de este partido de ultraderecha.

"Vox responde a algo que estaba allí: el racismo latente, la islamofobia latente, el anticatalanismo, la oposición radical a las autonomías", apunta.

"Tienen una concepción neofranquista en lo profundo que conecta con una parte de la sociedad y que viene muy bien en un momento de posibilidad de crisis económica y sobre todo con una crisis del Estado, de apariencia irresoluble, como es la de Cataluña", añade.

Botella afirma que Vox afectará las alternativas de formar gobierno al limitar el margen de maniobra del PP, el partido de la derecha convencional.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El Partido Popular logró recuperar más de 20 escaños pero ahora enfrenta la competencia de Vox por la derecha.

Con los resultados obtenidos, una de las opciones sería crear una "gran coalición" entre el PSOE y el PP, los dos partidos tradicionales y mayoritarios. Se trata de algo inédito en España pero que ha ocurrido en otros países de Europa.

Otra posibilidad sería que el PP se abstuviera en las votaciones de investidura para permitir a Sánchez formar un gobierno en minoría.

Botella considera que estas opciones se han vuelto "prácticamente imposibles" pues ahora cualquier cosa que haga el PP va a ser muy duramente criticada por Vox, que le disputa a parte de su propio electorado.

Izquierdas que no suman

La otra posibilidad de formación de gobierno que los resultados electorales podrían teóricamente permitir sería la de una coalición entre el PSOE y Podemos, con el apoyo de otros partidos minoritarios.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Con 13 diputados, los independentistas de Esquerra Republicana podrían favorecer teóricamente un pacto de izquierda pero su distanciamiento del PSOE lo hace inviable.

Se trata de una opción que, según destaca Elorza, estuvo planteada en julio pero que ahora luce difícil pues no lograría sumar una mayoría absoluta y requeriría la abstención de los independentistas catalanes de Esquerra Republicana, quienes obtuvieron 13 escaños.

"Con 170 votos saldría el gobierno en segunda votación si Esquerra se abstiene pero en estos momentos eso no está planteado. Ahora Esquerra no puede apoyar nada porque están en guerra con el gobierno. Su consigna ahora es luchar contra el PSOE", señala.

Esquerra Republicana endureció aún más su posición tras la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, emitida en octubre pasado, que impuso penas de entre 9 y 13 años de cárcel a nueve políticos independentistas catalanes condenados por sedición, incluyendo a Oriol Junqueras, líder de ese partido político.

Por si fuera poco, Botella destaca que España se encuentra en un escenario político multipartidista pero con dirigentes muy jóvenes que no están acostumbrados a negociar para llegar a acuerdos con otros partidos políticos.

"De momento, los españoles deberemos acostumbrarnos a un sistema de partidos muy complejo, con siete, ocho o nueve fuerzas políticas importantes y ninguna mayoritaria", señala.

"Esto, con suerte, lo superaremos en el futuro pero primero tendremos que pasar por la experiencia triste de la ineficacia gubernamental", agrega y advierte sobre el riesgo de que España podría verse convocando pronto otras elecciones.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado