Coronavirus: el repunte del covid-19 en Singapur, país que era "ejemplo" contra la pandemia (y qué dice de la propagación del virus)

  • Anna Jones
  • BBC News
Un hombre en una plaza de Singapur

Fuente de la imagen, Getty Images

Pie de foto,

El gobierno de Singapur ordenó una cuarentena parcial luego de un gran repunte de casos de covid-19.

Singapur había estado dando una clase magistral al mundo sobre cómo manejar el brote de covid-19.

Antes de que la enfermedad tuviera un nombre, el país ya tenía estrictas restricciones de viaje y una operación eficiente de rastreo de contactos, lo cual mantenía a raya la propagación del virus.

Pero en los últimos días, el número de casos confirmados se ha disparado. El jueves, el día más alto de nuevas infecciones hasta la fecha, sumaron 287 pacientes, en comparación con 142 el día anterior.

La mayoría de los contagios vienen de alojamientos para trabajadores migrantes densamente poblados.

Así que después de evitarlo durante meses, Singapur está ahora bajo una cuarentena parcial, con escuelas y negocios no esenciales cerrados, y un llamado para que las personas se queden en casa.

Fuente de la imagen, Getty Images

Pie de foto,

Los controles para la detección de covid-19 en Singapur en viajeros eran una de sus primeras defensas.

Los expertos dicen que una de las naciones más ricas del mundo, que parecía estar haciendo todo bien, tiene importantes lecciones para los países más pobres.

Y todavía hay tiempo para ponerlas en práctica.

¿Qué iba bien en Singapur?

Singapur tuvo su primer caso del nuevo coronavirus muy pronto. Fue un turista chino que llegó de Wuhan el 23 de enero, el mismo día que el epicentro del virus fue puesto en cuarentena total.

Cuando la enfermedad causada por el virus obtuvo su nombre oficial, covid-19, ya se estaba extendiendo entre la población de Singapur. Pero una respuesta bien ensayada estaba en marcha.

Además de los controles de salud en los aeropuertos, el gobierno realizó pruebas exhaustivas de cada caso sospechoso; rastreó a cualquiera que hubiera entrado en contacto con un caso confirmado; y confinaron esos contactos en sus hogares.

Pie de foto,

En el Ministerio de Salud de Singapur se instaló un equipo de rastreadores de posibles personas infectadas.

El director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, lo llamó "un buen ejemplo de un enfoque de todo el gobierno".

Durante semanas, Singapur logró mantener sus números bajos y rastreables, con solo grupos pequeños y fácilmente contenidos, sin ninguna restricción real a la vida diaria.

Pero el profesor Dale Fisher, presidente de la Red Mundial de Alerta y Respuesta a Brotes de la OMS y profesor de la Universidad Nacional de Singapur, le dijo a la BBC que cada vez que escuchaba a personas decir que Singapur estaba bien, respondía: "Hasta ahora".

"Esta es una enfermedad realmente difícil de contener", dice.

¿Cuándo empezaron a empeorar las cosas?

El sistema funcionó hasta mediados de marzo, dice el profesor Yik-Ying Teo, decano de la Escuela de Salud Pública Saw Swee Hock en Singapur.