"Están empujándonos al borde de una nueva Guerra Fría": la advertencia de Pekín a EE.UU. por las crecientes acusaciones por la gestión del coronavirus

  • Redacción
  • BBC News Mundo
Pie de foto,

El canciller Wang Yi acusó a Estados Unidos de diseminar teorías falsas y conspiraciones sobre China.

La tensión entre China y Estados Unidos adquirió este domingo un nuevo episodio.

El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, señaló que algunas "fuerzas políticas" estadounidenses están empujando a ambos países "al borde de una nueva Guerra Fría".

En una comparecencia ante periodistas, el canciller sostuvo que las "conspiraciones y mentiras" sobre el coivd-19 que se difunden desde Estados Unidos están aumentando preocupantemente las tensiones entre las dos naciones.

Los conflictos entre Washington y Pekín han aumentado en las últimas semanas a medida que el nuevo coronavirus se ha extendido por el mundo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien ha sido criticado por su manejo de la pandemia, ha responsabilizado a China de no haber contenido la expansión del brote surgido a fines de 2019.

Pie de foto,

En sus apariciones ante la prensa, Trump se ha referido constantemente a la reacción de China ante la pandemia.

Pero Wang defendió que China ha actuado responsablemente y señaló que EE.UU. ha sido infectado por un "virus político" que obliga a algunos políticos a atacar constantemente a China.

Por ello les instó a "dejar de perder el tiempo y dejar de perder vidas preciosas" en la lucha contra la pandemia de covid-19.

"Fuerzas de EE.UU."

Durante su rueda de prensa anual en el marco de la sesión de la Asamblea Nacional Popular, Wang dijo que "algunas fuerzas políticas en Estados Unidos están tomando como rehenes las relaciones entre China y Estados Unidos".

No especificó cuáles eran esas fuerzas, pero dijo: que están tratando de "empujar a nuestros dos países al borde de una nueva Guerra Fría".

Pie de foto,

Wang Yi se pornunció durante la rueda de prensa anual por la sesión parlamentaria en Pekín.

"Además de la devastación causada por el nuevo coronavirus, también hay un virus político que se propaga por Estados Unidos", continuó.

"Este virus político es el uso de todas las oportunidades para atacar y desprestigiar a China. Algunos políticos ignoran por completo los hechos básicos y han fabricado demasiadas mentiras contra China, y sembraron demasiadas conspiraciones".

No obstante, hizo un llamado a la cooperación entre Washington y Pekín para luchar contra la pandemia.

"Ambos tenemos una gran responsabilidad por la paz y el desarrollo mundial (…) "China y Estados Unidos pueden ganar con la cooperación y perder con la confrontación".

La disputa bilateral

El presidente Trump y el gobierno chino han intercambiado reiteradas acusaciones en las últimas semanas.

Las dos potencias mundiales también han sostenido una larga fricción sobre temas como el comercio y los derechos humanos, pero las tensiones han aumentado dramáticamente en medio de la pandemia.

Pie de foto,

La pandemia ha empeorado las relaciones entre el Estados Unidos de Donald Trump y la China de Xi Jinping.

Wang dijo este domingo que las amenazas de que algunos estados de EE.UU. puedan emprender acciones legales contra China es "un sueño" y carece de precedentes.

También defendió a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y a su director, Tedros Adhanom Ghebreyesus, que ha sido blanco de críticas recientes de Estados Unidos.

La semana pasada, Trump acusó a la OMS de ser un "títere de China" y de permitir que el coronavirus quedara "fuera de control" a costa de "muchas vidas".

Luego compartió una carta que había enviado a Tedros, en la que describía los problemas específicos que EE.UU. tiene respecto a la respuesta de la OMS ante la pandemia.

Tedros aceptó que haya una revisión sobre cómo se ha abordado la crisis.

Pie de foto,

EE.UU. suspendió su apoyo a la OMS, a la que critica por su actuar ante la pandemia.

Pero Wang les dijo a los periodistas este domingo que China respalda por completo a la organización: "Apoyar a la OMS es apoyar la salvación de vidas. Esta es la elección que cualquier país con conciencia debería hacer".

No dijo si a los científicos internacionales se les permitiría ingresar a China para investigar el brote. La OMS ha pedido a Pekín que le facilite el acceso para investigar el origen.

¿Cuáles son las acusaciones contra China?

El brote de coronavirus surgió por primera vez en la ciudad china de Wuhan a fines del año pasado, presuntamente en un mercado de alimentos.

Desde entonces algunos políticos estadounidenses han sugerido que la fuente es un centro de investigación en Wuhan que había estado realizando pruebas sobre coronavirus de murciélago.

China ha rechazado la idea.

Pie de foto,

El Instituto de Virología de Wuhan ha sido puesto bajo sospecha en Estados Unidos.

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, dijo a principios de este mes que hay "una cantidad significativa de evidencia" de que el virus provino de un laboratorio en Wuhan.

Pero no mucho después matizó el señalamiento al decir: "Sabemos que comenzó en Wuhan, pero no sabemos de dónde o de quién".

Y este sábado, la directora del Instituto de Virología de Wuhan les dijo a los medios estatales chinos que las afirmaciones de que el virus podría haberse fugado de ahí son "pura invención".

Wang Yanyi dijo que el centro había "aislado y obtenido algunos coronavirus de los murciélagos", pero enfatizó que estos eran lo suficientemente diferentes al que causa el covid-19.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.