Última actualización: Lunes, 18 de octubre de 2010

En fotos: Europa se rinde a los pies de la cumbia

de latinoamérica para el mundo

  • LA COCINA

    Flyer de Zizek. Diseño: Freshcore

    Desde los barrios de América Latina, un ritmo pegadizo traspasó las fronteras geográficas y socioeconómicas hasta llegar a las discotecas de Europa y Estados Unidos: la cumbia digital. El salto fue posible gracias a las computadoras, laboratorios virtuales de este género, hijo de la cultura popular y la globalización.

    El cruce de la base tradicional de la cumbia -de origen africano y aborigen- con elementos como el hip hop, el reggae y el folklore provoca ganas inmediatas de bailar.

    La iniciativa que popularizó internacionalmente esta fusión se cocinó hace cuatro años en Buenos Aires, ciudad que en ese momento recibía una ola de turistas extranjeros.

    Allí, dos DJs argentinos y uno estadounidense fundaron el sello Zizek Records. Desde esa plataforma, gestaron esta "música urbana contemporánea de Sudamérica", grabaron varios discos disponibles en internet y organizaron fiestas multitudinarias.

  • redescubrimiento

    Grant Dull, DJ Nim y Villa Diamante. Foto: Sam Campbell

    "La cumbia es un género muy rico que con la ayuda de la tecnología y el software libre da la posibilidad de cruzarla con mil músicas de diferentes lugares del mundo. Todo eso, en esta era globalizada", le dice a BBC Mundo Diego Bulacio, alias Villa Diamante (en la foto, a la derecha), uno de los fundadores.

    ¿Cuál es el secreto del éxito en el Viejo Continente? "Tiene que ver con un redescubrimiento de la cumbia y con que hace rato que no aparecía un género bailable nuevo para Europa, ya que el techno, el minimal, el house y todo lo que es música de baile ya tienen muchos años", dice el DJ, que le debe el seudónimo a su barrio, en los suburbios de Buenos Aires.

    "Es fácil: la música te entra o no te entra. Zizek hace bailar a la gente: misión cumplida", resume otro de los fundadores, Grant Dull, (en la foto, primero a la izquierda), un estadounidense que aterrizó en Buenos Aires y se hizo devoto de la cumbia.

    En el medio, DJ Nim, el tercer pilar del núcleo fundador de Zizek.

  • electrolatino

    Señor Coconut

    El gran pionero de la mescolanza de lo autóctono y lo digital fue el alemán Uwe Schmidt, más conocido como Señor Coconut.

    "Viajando por el mundo escucho cumbia por todas partes. Creo que es el único ritmo latino que se ha expandido exitosamente desde el norte hasta el sur extremo, quizás excluyendo a Brasil", le dice a BBC Mundo este compositor, músico y productor considerado el padre del género electrolatino, que "curiosamente se ha entendido y adaptado mundialmente".

    ¿Y por qué gusta tanto en Europa? "Es el único ritmo latino que no opera con síncopas ni polirritmos y por lo tanto es más simple y minimal".

    Además, la cumbia "no sólo es compatible con la música centroamericana -el reggae, el reggaetón, el raggamuffin- sino curiosamente también con la polka, por ser tan cuadrado. Pienso que todo eso le hace fácil entrar al oído europeo", analiza.

  • lunática y experimental

    Dick el Demasiado. Foto Maria Van Heeswijk

    Otro artífice del fenómeno fue Dick el Demasiado, un holandés viajero que reparte su residencia entre Buenos Aires y Amsterdam.

    Además de tener su propio grupo -Dick el Demasiado y sus Exagerados- ha organizado festivales de cumbia "lunática y experimental" en el Mar Ártico y Japón con grupos desconocidos como El Pie de Pelé, Los Subdesarrollados del Norte y Patagonia Piercing.

    A Dick la moda de la cumbia en Europa a veces le alegra y otras le cansa. "Es agotador cumplir con las expectativas torcidas del viejo continente. Pero ahora eso cambió mucho, entró una generación muy joven que están muy copados (entusiasmados) y deliran cuando toco".

    Para Dick, los europeos gustan de la cumbia porque aprecian un ritmo medianamente naive, que no lleva a la exaltación, tal como lo hace la samba o salsa, sino que lleva al bienestar. "Es la hamaca, y la gente lo necesita".

  • el hijo

    El Hijo de la Cumbia. Foto MySpace

    Aunque reniega del rótulo "cumbia digital", la receta de Emiliano López, conocido en las pistas de baile como El Hijo de la Cumbia, es "remezclar la cumbia con ritmos urbanos originarios de África, con mucha influencia del dub jamaiquino y el drum & bass de los '90".

    Desde el barrio de San Martín, en los suburbios de Buenos Aires –donde "los pibes pasan con sus motitos escuchando cumbia bailantera"- el joven saltó al Viejo Continente, donde vio un aprecio a la nueva música.

    "La gente se vuelve loca. Me gusta mucho tocar allí. Me siento libre, puedo experimentar todo el tiempo. Le estás mostrando a la gente algo totalmente desconocido y lo bailan como les sale, sin prejuicios. Es un papel en blanco por dibujar".

    Aunque ya llevó su música a escenarios de Francia, Dinamarca, Holanda, Alemania, Suecia, España, Bélgica, Francia y el Reino Unido, su mayor aspiración es "hacer que en el barrio se escuche esta evolución de la cumbia".

  • las chicas

    Kumbia Queers.

    No es sólo cosa de hombres: las Kumbia Queers son un grupo de chicas mexicanas y argentinas que ya han viajado por varios países de Europa tocando lo que han dado en llamar "tropipunk".

    La clave del éxito de la cumbia en el Viejo Continente, dicen, puede ser que muchos europeos que fueron a Argentina desde el 2001 por la debacle financiera "conocieron la clase baja y la cumbia. O tal vez tenga que ver con que la clase media de Latinoamérica se abrió un poco a la cumbia y son los que viajan por el mundo y reparten la música", dice Pat, la guitarrista.

    La cantante, Ali Gardoki, señala que son los DJs anglosajones, a través de sus blogs y sus fiestas, los que han hecho que la palabra y el ritmo de cumbia estén en todos lados.

    "Los DJs latinos ya veníamos poniendo cumbias en las fiestas, ¡pero nadie nos hacía caso!", le dice a BBC Mundo.

  • cumbia de la jungla

    Fauna

    Otros de los pioneros argentinos son Fauna, un dúo de la provincia de Mendoza que hace lo que llaman "cumbia de la jungla", mezclando cumbia y el jungle con otros ritmos.

    "La cumbia representa la unión del esclavo africano, el nativo americano y el europeo. Por eso creo que el europeo en algún sentido se ve identificado ya que hay muchas herramientas de ellos y a su vez con el sonido exótico del Nuevo Continente", dice Color Kit, uno de ellos.

    Empezaron a hacer giras por Europa y EE.UU. junto a Zizek y, según dicen, ven "sin duda un renacer de la cumbia en todo el mundo, impulsado por Latinomérica y continuado por artistas de Oceanía, Europa y Norteamérica".

    Además, agregan que "la emergencia de grupos como [los colombianos] Bomba Estéreo y Systema Solar han dado un impulso más comercial en la escena europea y mundial".

  • la bomba

    Bomba Estereo. Foto Nación Imago

    Precisamente los colombianos de Bomba Estereo se unen a esta conversación y le dicen a BBC Mundo que lo que hacen es “una mixtura libre, un vacilón contestatario”.

    Lo que produce el grupo en vivo es un verdadero delirio. Cuando tocaron este año en el festival Sónar, de Barcelona, encantaron a la prensa y el público español. Lo mismo en Alemania, Dinamarca, Inglaterra, España, Francia, Bélgica... “El recibimiento siempre ha sido afortunadamente muy positivo. Pienso que la música que hacemos nosotros, siendo tan local, llega a ser universal”.

    "La cumbia es un ritmo milenario, así debe ser tratado", dice Simón Mejía, fundador del grupo.

    "Es algo místico, espiritual que viene sucediendo desde hace siglos en nuestro continente y revela una verdad sobre una raza que no es pura sino mestiza: negros, indios y blancos. Esto es lo que no tienen otras músicas y que lo hace tan interesante para el europeo".

  • ¿está de moda?

    Fauna. Foto: Marc Van der Aa

    "Hay un despertar hacia la cumbia que inevitablemente viene ligado a una moda y a un redescubrimiento de la música latina desde otro ángulo, como sucedió con la salsa”, apunta Simón de Bomba Estereo, quien dice que la cumbia no tiene nada que envidiarle a la música techno europea.

    Sin embargo, al fenómeno le han caído algunas previsibles críticas, como que es un género snob o de las clases acomodadas. "Hay una barrera social grande entre la cumbia tradicional de los barrios y esta nueva cumbia digital. No sé si es de fresas [clases altas], pero sí es diferente cómo se expresa”, apuntan las Kumbia Queers.

    "Yo estoy bastante afuera del snobismo", agrega Dick el Demasiado. "Tampoco le tengo miedo al lujo, ni a los intelectuales".

    Más allá de la brecha social que pueda haber entre la cumbia tradicional y las nuevas vertientes, músicos de ambos géneros interactúan en conciertos y grabaciones.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.