¿Film de Facebook dice la verdad?

The Social Network

La película "The Social Network" retrata al fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, como poco sociable, inseguro, escabroso, ególatra pero ¿es todo eso verdad? Y si no lo es ¿hay algún problema?

Los cineastas comúnmente juegan con la historia muy "a la ligera".

De las películas de guerra a grandes épicas de espadas y sandalias, los guionistas han puesto palabras en boca de personajes históricos que pueden o no pueden haber sido dichas.

La mayoría de nosotros aceptamos la idea de que una escena en la vida de un Napoleón o Enrique VIII es necesariamente ficción.

Pero entonces llega la cinta "The Social Network".

De hecho, la película sobre la fundación de Facebook por Mark Zuckerberg y sus amigos en la Universidad de Harvard en 2004 es sobre una historia muy reciente. Y es tendenciosa, por decir lo menos.

En ella, Mark Zuckerberg —interpretado por Jesse Eisenberg— no es una persona muy agradable. La película comienza su novia abandonándolo mientras enumera sus defectos.

A continuación sigue la travesía a convertirse en multimillonario en la que muestra arrogancia, desprecio y rastros de envidia social.

Vacíos en la historia

Pero mientras la película, escrita por Aaron Sorkin y dirigida por David Fincher, ya está ganando los elogios de los críticos de cine, expertos de tecnología que han tenido contacto con Zuckerberg hacen fila para demostrar los vacíos en la historia.

El blogger Jeff Jarvis, autor de Buzzmachine y próximo a publicar Public Parts —para el cual entrevistó a Zuckerberg—, cree que Sorkin "creció" demasiado la historia.

"Eso es de lo que acusan a internet, de inventar cosas y no preocuparse por los hechos", dice.

La película es "verdad sólo en un 40%", dice David Kirkpatrick, autor del libro El efecto Facebook: La historia interna de la empresa que está conectando el mundo.

"Zuckerberg es increíblemente confiable y seguro. Y no es insidioso y sarcástico de forma cruel, de la forma en la que se le representa en la película", dice.

"Muchos hechos son exactos, pero varios están distorsionados y la impresión general es falsa."

Motivaciones

Image caption La imagen de Zuckerberg como inadaptado social y nerd es exagerada, dicen sus defensores.

Un elemento clave de la película es que una motivación importante para Zuckerberg en la construcción de Facebook fue la ruptura y el deseo de impresionar a la chica en cuestión y lograr la aceptación social. Eso es falso, dice Kirkpatrick.

"Todo el tiempo, la cinta muestra como un punto muy importante que él tenía una novia. La película lo representa como un chico obsesionado con el sexo, desesperado por lograr la atención de una mujer".

"Pero sus motivaciones fueron el tratar de lograr una nueva forma de compartir información en internet."

Y la idea de que Zuckerberg habría deliberadamente traicionado a un amigo es desechada por Karel Baloun, autor del libro Inside Facebook.

Baloun se desempeño durante un año —entre mayo de 2005 y mayo de 2006— como ingeniero de Facebook, en estrecha colaboración con Zuckerberg durante la mayor parte del tiempo.

"Se trata de ficción", dice Baloun. "Realmente quería que fuera bueno para todos. Quería que nuestro trabajo en Facebook fuera gratificante."

La imagen de Zuckerberg como inadaptado social y nerd es exagerada, dicen sus defensores.

"Él es poco sociable", dice Baloun. "Estoy sorprendido de que haya conseguido ser director general. Tuvo un gran entrenamiento. Cuando se pone en la cabeza mejorarse a sí mismo, lo hace".

Otros personajes

Image caption Otros personajes también son retratados bajo luz negativa en la cinta.

Zuckerberg no es el único salir mal librado en la película.

Sean Parker, cofundador de Napster cuyo 6% de participación en Facebook le ha dejado un multimillonario, es interpretado por Justin Timberlake como un tipo constantemente conspirando e intrigando.

Después de haber trabajado con él, Baloun dice que la idea de Parker como un mefistofélico autor intelectual es ridícula.

"Es fácil difamarlo porque está por todas partes. (Pero) es un visionario... es una locura".

En la cinta también hay una imagen menos halagadora de Tyler y Cameron Winklevoss, los estudiantes que intentaron que Zuckerberg trabajara en su sitio HarvardConnection.

La única persona retratada bajo una constante luz positiva es Eduardo Saverin, amigo de Zuckerberg y cofundador de Facebook.

Saverin, quien colaboró con Ben Mezrich en The Accidental Billionaires (Los Multimillonarios por Accidente) —el libro en el que se basa "The Social Network"— sale como una figura casi angelical en la película, una brújula de moralidad en medio de la vorágine.

Ficción vs. realidad

Image caption En la cinta también hay una imagen menos halagadora de los gemelos Winklevoss.

Pero, ¿una película biográfica como "The Social Network" tiene la obligación de apegarse a la realidad?

"Hollywood y los cineastas en general, cuando están haciendo biopics tienen una obligación con la verdad", dice Dennis Bingham, autor de "¿De quién son esas vidas en cualquier caso?: El biopic como género de cine contemporáneo".

"Hay películas que sobrepasan la línea y distorsionan la verdad."

Existe el riesgo de que el personaje de ficción tome el control, dice Bingham. "La película en la memoria del público puede suplantar a la persona real."

Un ejemplo es el retrato que hizo George C. Scott del general George S Patton S como un egoísta irascible, con tendencia a la intimidación. Ganó un Oscar y creó un personaje icónico.

Patton, por supuesto, no estaba cerca para dejar las cosas claras, mientras que Zuckerberg sí lo está.

Cambio de imagen

Algunos sugieren que la reciente donación de US$100 millones hecha por Zukerberg para programas educativos en el programa de televisión de Oprah puede haber sido el comienzo de un cambio de imagen en sus relaciones públicas.

La imagen de Bill Gates ahora está dominada por su trabajo caritativo. Nadie piensa en él de la forma en la que apareció en la película Piratas de Silicon Valley.

"Anthony Michael Hall representó a Gates como un pequeño malcriado, que era como la mayoría de la gente lo veía en ese momento", dijo Bingham.

Y tal vez lo más extraño de "The Social Network" es que no tiene nada que ver con Facebook como fenómeno.

Como Sorkin (conocido como un escéptico de internet) confesó a la revista New York, lo mismo podía haber hecho una película sobre la fabricación de tostadoras.

"Desprecia a Zuckerberg, a Facebook y a internet", dice Jarvis.

Aquellos que buscan una reflexión sobre la creación de redes sociales y nuestro camino hacia un mundo más conectado tendrán que seguir esperando.

"Ni Fincher ni Sorkin parecen estar interesados en Facebook," dice Kirkpatrick. "Ellos reflejan el crecimiento y el dinero como un fenómeno de fondo. No han empezado por entender su rol social, político y su zeitgeist (espíritu de una época)".

En cambio, es la historia de la lucha personal de alguien que fue brillante, insiste Kirkpatrick.

"A pesar de su gusto por el mundo geek tenía una mucho mejor comprensión de la dinámica social de la universidad y de otros lugares que la mayoría de la gente."

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.