Francia: nueva ronda de manifestaciones multitudinarias

Manifestaciones en Francia
Image caption Decenas de miles se manifiestan en Francia contra la ley de las pensiones.

Cientos de miles de personas tomaron las calles de Francia este sábado para protestar contra los planes del gobierno de Nicolas Sarkozy de aumentar la edad de retiro de 60 a 62 años.

La ley, que es parte del plan gubernamental para equilibrar las finanzas en 2018 y reducir el déficit, se debatirá el martes en el Senado.

Esta la primera manifestación convocada durante un fin de semana, con la intención atraer a las familias y estudiantes, a personas no vinculadas a los sindicatos y a las mujeres, que según los gremios, serán un sector muy afectado de ser aprobada la ley.

Las anteriores fueron jornadas de huelga nacional a las que se sumaron al menos un millón de franceses, según cálculos hechos por los organizadores.

Pese a las movilizaciones, el gobierno afirma que mantendrá la propuesta aunque ha ofrecido algunas pequeñas concesiones.

Image caption La ley que aumenta en dos años la edad de retiro se discute el martes en el Senado francés.

La medida más polémica es el retraso de la edad de jubilación. La mínima se eleva de 60 a 62 años, y la necesaria para cobrar la pensión completa pasa de 65 a 67.

En París, la capital, cientos de miles de manifestantes marchan por las principales calles, que permanecen cerradas al tráfico, portando banderas y globos.

Lea: Francia: nueva ola de protestas sindicales contra la reforma de las pensiones

Advertencia sindical

Según el corresponsal de la BBC en París, Hugh Schofield, esta es la tercera manifestación contra la reforma de pensiones desde el inicio de septiembre y la sexta que se ha realizado para oponerse a la medida.

Schofield asegura que las marchas tienen lugar en pueblos y ciudades de todo el país, y como en las últimas ocasiones, parece haber discrepancias sobre el número aproximado de participantes.

Image caption En París las marchas estaban llenas de globos y banderas.

Según el gobierno, en esta manifestación hay menos participantes que las dos anteriores, pero las organizaciones sindicales insisten en que aún muchos franceses se están sumando a las protestas.

El gobierno ha dejado claro que aún existe posibilidad de maniobra con respecto a puntos menos polémicos de la legislación, pero que la cláusula fundamental, la que eleva la edad de retiro a 62 años, no está abierta a negociación.

Para el presidente Sarkozy esta reforma es esencial para garantizar la viabilidad a largo plazo del sistema de pensiones francés.

Para sus oponentes, los cambios son injustos porque dicen que serán los más pobres quienes salgan más afectados por la crisis económica.

Y según los principales sindicatos franceses, esta multitudinaria manifestación sirve de advertencia al gobierno para que reconsidere su planes.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.