Ecuador: Ley universitaria a la medida de Correa

Protesta estudiantil del pasado martes en Quito
Image caption Los estudiantes se han manifestado contra lo que consideran un control gubernamental de la educación.

Tras las jornadas de conflictividad que vivió Ecuador la semana pasada, la polémica Ley de Educación Superior entró en vigencia este lunes en el país de manera automática, tal y como la definió el presidente Rafael Correa en un veto presidencial.

El pasado 3 de septiembre, el mandatario vetó los textos aprobados por la Asamblea Nacional de la Ley de Educación Superior, así como de las también controvertidas Ley de Servicio Público y Código de Ordenamiento Territorial. Los asambleístas tenían hasta el pasado domingo para pronunciarse sobre dichos vetos, pero ello no sucedió, por lo que las leyes este lunes entraron en vigencia conforme a lo planteado por Correa.

El texto final de la Ley de Educación Superior configura un nuevo sistema universitario en Ecuador. Allí se habla de universidades con 60% de sus profesores con dedicación a tiempo completo, profesores principales titulares con la exigencia de poseer título de doctorado, rectores elegidos por votación interna en los centros universitarios, y el sistema de educación superior regido por una dependencia del gobierno ecuatoriano.

Los cambios que impone la Ley no son menores si se toma en cuenta que, según el Consejo de Evaluación y Acreditación de la Educación Superior, apenas un 25% de los docentes universitarios en Ecuador laboran a tiempo completo, y menos del 2% de profesores posee título de doctorado.

Pero si bien ha existido un consenso nacional sobre la necesidad de mejorar la educación universitaria en el país, las divergencias se han presentado en cómo llevar adelante los cambios y, sobretodo, en quién debe ejercer la rectoría del sistema de educación superior.

La ley universitaria establece que una Secretaría Nacional de Educación Superior, cuyo titular deberá ser designado por el presidente de la República, será el ente rector de las políticas de educación superior. Para las universidades, esto va en contra de la llamada autonomía universitaria.

"La universidad no es del gobierno"

Con el lema "la universidad es del pueblo, no del gobierno", estudiantes y autoridades universitarias han efectuado en los últimos meses diversas acciones de protesta en rechazo a un control gubernamental de la educación superior en el país.

"Se debe respetar la autonomía universitaria. El gobierno quiere crear una Secretaría con superpoderes para dirigir el sistema de educación superior", señaló Eduardo Betancourt, presidente de la Federación de Estudiantes de la Escuela Politécnica Nacional.

Este lunes, estudiantes de la Universidad de Guayaquil quemaron llantas y tomaron por varias horas la puerta principal de ese centro educativo en rechazo a la ley universitaria.

En respuesta, el secretario nacional de Planificación y Desarrollo, René Ramírez, le dijo a BBC Mundo que "el gobierno para nada quiere tomarse la universidad, sino que busca que la universidad cumpla su fin de transformación de la sociedad".

Mejora de la educación superior

El secretario de Planificación afirmó que la nueva ley pretende mejorar la calidad de la educación superior en el país. Ramírez resaltó que la norma legal fija mecanismos de evaluación a estudiantes, carreras universitarias y centros de educación superior, y establece requisitos de excelencia para profesores y rectores.

El funcionario dijo que el gobierno impulsará la entrega de becas a profesores que busquen obtener un doctorado fuera del país, y señaló que además de ello las universidades deben dedicar recursos para la formación de sus docentes.

Para Mario Jaramillo, rector de la Universidad del Azuay, no obstante, será muy difícil para la mayoría de universidades ecuatorianas el cumplir algunas normas de la nueva Ley, como el tener en dos años un 60% profesores a tiempo completo.

"Las universidades estatales van a demandar del Estado que asigne los fondos como para tener el 60% de profesores a tiempo completo, y dudo que el Estado tenga los fondos para ello. Y en las particulares, a la mayoría de ellas se les va a hacer casi imposible el cubrir económicamente lo que esto representa", dijo Jaramillo, para quien el mismo problema económico se presenta al considerar los costos que demanda el que un buen número de profesores ecuatorianos logre títulos de doctorado.

En este marco, el rector Jaramillo advierte que la nueva Ley de Educación Superior puede resultar casi impracticable.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.