Uruguay se prepara para su batalla contra Philip Morris

Foto genérica de cigarrillo
Image caption Se calcula que el litigio podría llevar en total unos tres o cuatro años.

El gobierno de Uruguay confirmó esta semana que recibirá ayuda financiera de una organización no gubernamental anticigarrillo de Estados Unidos para hacer frente a la primera fase de su litigio contra la tabacalera Philip Morris International (PMI).

PMI, que tiene sede en Suiza, demandó al Estado uruguayo por considerar que algunas de las medidas que adoptó el país sudamericano en su lucha contra el tabaquismo violan un tratado de promoción y protección de inversiones que firmaron Uruguay y Suiza en 1998.

En marzo, la empresa presentó su acusación ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi), el organismo dependiente del Banco Mundial que resuelve este tipo de cuestiones.

Las políticas que critica la tabacalera fueron implementadas en marzo de 2009 por el entonces presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, un oncólogo de profesión. Las medidas aplicadas incluyen la prohibición de vender una misma marca de cigarrillos a través de diversas presentaciones.

Así, se vedaron los cigarrillos "light", entre otras versiones, lo que significó para PMI retirar del mercado siete de los 12 productos que vendía en Uruguay.

También se ampliaron los tamaños de los pictogramas y advertencias que figuran en las cajas de cigarrillos, que pasaron a ocupar el 80% de la superficie del envase.

"Un trato injusto"

Image caption Las medidas incluyen la prohibición de vender una misma marca de cigarrillos en diversas presentaciones.

Para PMI, se le está dando "un trato injusto" a su empresa: "Creemos que la eliminación arbitraria de las marcas no ha servido a los objetivos de salud pública y, en cambio ha llevado a los consumidores a cambiar por marcas locales o de contrabando", dijeron a BBC Mundo fuentes de Abal Hermanos, la filial local en Uruguay.

La tabacalera trató de llegar a un acuerdo con el nuevo gobierno de José Mujica (que asumió en marzo), para flexibilizar las medidas antitabaco, algo que fue duramente criticado por el saliente mandatario, Vázquez.

Finalmente las nuevas autoridades uruguayas decidieron mantener sus políticas e incluso han advertido que podrían profundizar las medidas tomadas hasta ahora.

Así lo señaló el canciller, Luis Almagro, quien esta semana dio detalles de los preparativos de su gobierno para hacer frente a la demanda ante el Ciadi.

El caso de Botnia

Almagro indicó que el país contrató para su defensa al mismo bufete de abogados que representó al país exitosamente ante la Corte Internacional de Justicia de la Haya durante el juicio contra Argentina por la planta de pasta de celulosa Botnia (ahora UPM)

El estudio Foley Hoag de Boston (EE.UU.) presentará los argumentos del país sudamericano durante la primera etapa del proceso, que, se estima, concluiría en marzo de 2011 con el inicio formal del juicio.

Se calcula que el litigio podría llevar en total unos tres o cuatro años.

Según el gobierno, los costos que demandará la fase inicial del proceso serán cubiertos íntegramente por la ONG estadounidense Campaign for Tobacco-free kids (Campaña para niños libres de tabaco), una organización anti cigarrillo con base en Washington.

Se prevé que los gastos de la etapa preliminar alcancen los US$200.000.

¿Por qué la ayuda?

El presidente de la ONG, Matthew Myers, dijo a BBC Mundo que su organización se acercó al gobierno de Mujica para ofrecerle ayuda, como muestra de su apoyo y solidaridad a su causa.

"Uruguay es un líder global en la lucha contra el tabaco. Las medidas que tomó son vitales para conservar la salud de sus habitantes y creemos que el gobierno tiene derecho a elegir cómo mejor proteger a sus ciudadanos, sin estar amenazados por una empresa de tabaco multinacional", afirmó.

Para Myers, el caso de Uruguay sentará un precedente.

"Si Philip Morris logra intimidar al gobierno de Uruguay querrá hacer lo mismo con otros países pequeños que se animen a aplicar medidas más estrictas contra el uso de tabaco", aseguró.

Además de la ayuda financiera, la Campaña para niños libres de tabaco también asesorará al gobierno uruguayo en cuestiones científicas.

Myers está seguro de que en la medida que avance la causa, otras ONG –y quizás también algunos gobiernos- sumarán su apoyo a Uruguay.

La semana pasada, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ofreció un fuerte respaldo al gobierno de Mujica.

Líder anti tabaco

Las medidas anti cigarrillo que aplica Uruguay son consideradas una de las más estrictas del mundo.

En 2006 el país se convirtió en el primero de América Latina y el quinto del mundo en ser libre de humo de tabaco.

Se estima que desde entonces el consumo de cigarrillos se redujo del 50% al 31%.

En tanto, según el ex presidente Vázquez, las políticas que implementó ayudaron a que los infartos de miocardio disminuyeran en un 17%.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.