EE.UU. pierde 95.000 empleos en septiembre

Personas en una oficina de empleo
Image caption La tasa de desempleo en EE.UU. se mantuvo en 9,6%.

La economía estadounidense eliminó, en septiembre, 95.000 puestos de trabajo. Pese a los empleos creados por el sector privado, los recortes en el sector público opacan las últimas cifras oficiales sobre el mercado laboral.

De acuerdo con el Departamento del Trabajo de ese país, la cifra de septiembre casi dobla los 54.000 empleos que se eliminaron en agosto.

Aunque la tasa de desempleo no dio ningún salto y se mantuvo en 9,6%, se trata del décimo cuarto mes que la cifra es superior al 9,5%.

Pese a lo negativo de la noticia, las bolsas cerraron ligeramente a la alza. Esto se debió, según analistas, a las altas expectativas que suscita la posibilidad de que la Reserva Federal anuncie la implementación de medidas más contundente para inyectarle dinero a la economía.

El índice Down Jones cerró, por primera vez en cinco meses, por encima de los 11.000.

Tras registrar un aumento de 58 puntos, se ubicó en 11.006,48.

Medio tiempo

Mientras, en septiembre, se reportaron 159.000 despidos en la administración pública, en el sector público se crearon 64.000 puestos. Una cantidad que si se compara con los creados desde junio, es la más baja.

De los puestos de trabajo eliminados en el sector público, 76.000 estaban vinculados a los gobiernos locales y estatales.

La llamada tasa de subempleo, que representa a quienes han dejado de buscar trabajo o quienes trabajan medio tiempo y buscan empleos de tiempo completo, aumentó de 16,7% en agosto a 17,1% en septiembre.

Entre los sectores que generaron empleos están el de la salud, la venta al por menor y el recreacional.

En el sector privado, la industria de la construcción y la rama manufacturera fueron las que llevaron a cabo mayores recortes.

Al analizar la información de julio y de agosto se observa que 15.000 puestos de trabajo adicionales se perdieron en esos dos meses.

Elecciones

El informe del Departamento de Trabajo es el último que se publica antes de las elecciones legislativas que se celebrarán el 2 de noviembre.

Algunos observadores señalan que quizas el electorado pueda implementar un voto castigo contra el partido Demócrata por lo que consideran la frustrante situación económica durante el gobierno de Barack Obama.

De acuerdo con el corresponsal de BBC Mundo en Washington, Carlos Chirinos, la Ley de Recuperación de febrero de 2009, que significó una inyección de US$814.000 millones a la economía en inversiones y recortes impositivos, logró revertir la caída de la economía, pero no incidió en la recuperación del empleo de la manera como se esperaba y, además, provocó un aumento del déficit fiscal.

"La vigencia de esa ley terminará a principios del próximo año, por lo que muchos creen que el gobierno debería pensar en poner nuevos recursos en la economía para evitar que un mayor enfriamiento desencadene una nueva recesión".

Contenido relacionado