Hungría: advierten sobre posibilidad de nuevo derrame tóxico

Vista aérea de la presa colapsada
Image caption Ahora es el muro norte de la represa el que podría derrumbarse.

El primer ministro de Hungría, Víctor Orban, advirtió de la posibilidad de un nuevo derrame de desechos tóxicos, luego que se detectaran nuevas grietas en la pared norte de la represa que colapsó el lunes pasado.

Orban dijo que a pesar de los esfuerzos de las autoridades era "muy probable" que el muro se derrumbara, liberando otros 500.000 metros cúbicos del lodo tóxico producido por una fábrica de de alúmina -un derivado del aluminio- ubicada en el oeste del país.

La detección de las grietas ocasionó que más temprano se ordenara la evacuación de 800 residentes del pueblo de Kolontar.

También se le ha pedido a otras 3.000 personas ubicadas en el potencial camino del fango que se preparen, en caso de que también necesiten ser evacuados.

Se conoció, además, que el número de muertes por la catástrofe ascendió a siete.

Por el momento, sin embargo, el río Danubio parece estar a salvo.

En fotos: el Danubio bajo amenza

Fango rojo

El viernes, un portavoz oficial aseguró que el nivel de contaminación en el Danubio había descendido.

Image caption El derrame fue calificado de "catástrofe ecológica sin precedentes".

Según Tibor Dobson, vocero de los equipos especializados en desastres de Hungría, los niveles de pH de 8 a 8,2 registrados en el río pueden considerarse normales.

Se teme sin embargo que a medida que el fango se seque, las potentes toxinas que contiene se dispersen en el aire. Y el primer ministro Orban ya calificó el derrame como una "tragedia ecológica sin precedentes".

El lodo rojo, que arrasó con tres aldeas antes de alcanzar el Danmubio, es un subproducto del refinamiento de la bauxita en alúmina, el material básico para fabricar aluminio.

Se estima que cerca de un millón de metros cúbicos del lodo rojo, que contiene una peligrosa mezcla de metales pesados, se derramaron.

El lodo es altamente alcalino, por lo que quema en contacto con la piel y si se ingiere puede ser fatal.

Equipos de emergencia han estado vertiendo cientos de toneladas de yeso y ácido acético en los ríos para intentar neutralizar la alcalinidad del lodo, pero este ya ha cuasado la muerte de numerosos peces en el río Marcal.

Hungría declaró el estado de emergencia en tres condados y pidió ayuda urgente a la Unión Europea para contener el desastre, que no reconoce fronteras.

El río Danubio atraviesa diez países y se informó que Croacia, Serbia y Rumania están elaborando planes de emergencia.

Lea también: Menos contaminación, más muertos

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.