Multitudes reciben Ahmadinejad en Líbano

Visita de Ahmadinejad a Líbano
Image caption Miles de seguidores del movimiento islámico Hezbolá en Líbano salieron a recibir al presidente de Irán.

Miles de libaneses salieron a las calles de Beirut este miércoles para dar la bienvenida al presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, quien inició una visita de dos días que ha sido catalogada por Occidente como provocativa.

La caravana de Ahmadinejad fue recibida con una lluvia de arroz y flores en su camino desde el aeropuerto hasta el palacio presidencial.

Pero dentro y fuera del Líbano la visita ha provocado alarma, ya que Irán apoya al movimiento chiíta Hezbolá, un enemigo declarado de Israel y su ala militar es considerada como organización terrorista por países occidentales como Estados Unidos.

Según el corresponsal de la BBC en Líbano, Wyre Davies, es probable que la visita ponga de manifiesto las sectarias divisiones internas, e incluso podría desestabilizar el frágil balance político de la región.

En una decisión que ha despertado la indignación de los críticos, Ahmadinejad realizará una visita a los pueblos en la tensa frontera entre Líbano e Israel.

"Ahmadinejad ha hecho mucho por el Líbano, estamos aquí para darle las gracias," dijo a la agencia AP la estudiante de ingeniería Fátima Mazeh de 18 años de edad.

"Ahmadineyad no controla el Líbano. Aquí todos podemos pensar por nosotros mismos. Estamos aquí para ofrecerle nuestro apoyo durante los momentos más difíciles", agregó la joven.

"Indignado"

Hezbolá - un poderoso movimiento político, social y militante musulmán chiíta- tiene un fuerte apoyo en el sur del país, y sus miembros tienen asientos en el gabinete de la coalición gobernante.

Sin embargo, los chiítas son minoría en el Líbano y otras partes del país el grupo y sus partidarios internacionales son vistos con hostilidad.

Image caption Parada militar para dar la bienvenida al presidente de Irán y a su homólogo Michel Suleiman.

"Estoy disgustado por esta visita", dijo Mona, cristiano de 23 años de edad a la agencia de noticias AFP.

"Se refieren a Ahmadinejad como un salvador, pero todo lo que nos ha traído es problemas".

Durante su visita, Mahmoud Ahmadineyad se reunirá con el presidente Michel Suleiman y el primer ministro, Saad Hariri.

Pero según analistas, el momento más importante de esta visita será su reunión con el líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah.

Y también su parada en la ciudad de Bint Jbeil, un bastión de Hezbolá que fue aplastado por ataques aéreos israelíes en 2006, y la aldea de Qana, tristemente célebre por los mortales ataques israelíes.

Preocupación de EE.UU.

Image caption Los chiítas de Hezbolá son minoría en Líbano.

Esta es la primera visita del líder iraní a Líbano desde que asumió el cargo en 2005, y algunos miembros de la pro-occidental mayoría parlamentaria del Líbano lo ven como una provocación.

Antes de su llegada, los rivales de Hezbolá en el gobierno emitieron un comunicado diciendo que Ahmadinejad estaba tratando de convertir al Líbano en "una base iraní en el Mediterráneo".

La semana pasada, el Departamento de Estado de EE.UU. dijo que había expresado su preocupación por la visita durante las conversaciones con el presidente libanés Suleiman.

Hezbolá libró un conflicto armado de 34 días con Israel en 2006, durante el cual murieron más de 1.200 libaneses, en su mayoría civiles. Unos 160 israelíes, casi todos soldados, también perdieron la vida.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.