Brasil: batalla cerrada por los votos de Silva

Serra se echa la mano a la cabeza tras ser golpeado
Image caption Serra resultó herido levemente en la cabeza tras protagonizar un violento encuentro con seguidores del PT.

El clima electoral en Brasil de cara a la segunda vuelta de los comicios presidenciales, que se llevarán a cabo el próximo 31 de octubre, se caldeó este miércoles luego de que el candidato opositor, José Serra, protagonizara un violento encuentro con partidarios del oficialista Partido de los Trabajadores (PT).

El hecho, en el que Serra resultó levemente herido en la cabeza, mostró el nivel de tensión que se vive en estos días en Brasil, donde las encuestas muestran un ajustado margen entre el candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y la representante del PT, Dilma Rousseff.

A pesar de que los sondeos daban a la delfina de Luiz Inácio Lula da Silva una cómoda ventaja de más de 20 puntos porcentuales antes de los comicios del pasado 3 de octubre, la candidata oficialista obtuvo el 46,7% de los votos en primera vuelta, y no pudo evitar el balotaje.

Desde entonces, la suerte de Rousseff ha ido desmejorando: de los 14 puntos que la separaron de Serra el 3 de octubre (el candidato opositor alcanzó el 32,6% de los sufragios) pasó a tener una ventaja mucho menor.

Tres encuestas publicadas la semana pasada le dieron un margen de apenas entre 2 y 8 puntos porcentuales en la intención de voto.

Ante ese escenario, cobró vital importancia el anuncio que realizó la candidata que obtuvo el tercer puesto en los comicios, Marina Silva, del Partido Verde (PV), quien el domingo informó que se mantendrá neutral en la segunda vuelta.

A la caza del voto verde

Image caption Silva optó por no apoyar a ningún candidato en la segunda vuelta.

En las últimas semanas Rousseff y Serra mantuvieron una dura disputa por captar los votos de los cerca de 20 millones de brasileños que dieron su respaldo a Silva.

Muchos creían que la ex ministra de Medio Ambiente de Lula, que junto con el líder brasileño fue una de las fundadoras del PT, daría su apoyo a su ex agrupación ante un balotaje.

Sin embargo, durante una convención de su partido el domingo pasado, la ex funcionaria se declaró independiente y criticó a ambos candidatos.

Para el analista internacional Marco Antonio Villa, de la Universidad de San Carlos, en Sao Paulo, Silva quiso "preservar su capital político, pensando en una nueva postulación en 2014".

No obstante, el experto consideró que la "afinidad ideológica" de Silva con el PT probablemente la acerque más al oficialismo que al conservador PSDB.

Votos individuales

Image caption La agenda electoral de ambos candidatos se ha centrado en la religión y el medio ambiente.

En su reunión del domingo, el PV dio carta libre a todos sus seguidores a que voten al candidato que prefieran.

Juliana Peixoto, investigadora de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), dijo a BBC Mundo que restará ver si los simpatizantes del ala más izquierdista del PT, que optaron por Silva por su descontento con el gobierno de Lula, apoyarán ahora a la candidata oficialista o la castigarán dando su voto a Serra.

Para Villa, la mayoría de los miembros del PV votarán por el candidato del PSDB, ya que estos partidos tejieron alianzas políticas muy fuertes en algunos de los principales distritos electorales del país, en especial en Sao Paulo.

Sin embargo, el experto dijo a BBC Mundo que es muy difícil anticipar si el candidato conservador logrará sumar las suficientes adhesiones como para superar a su rival.

La última encuesta publicada este miércoles por el Instituto Brasileño de Opinión Pública y Estadísticas (Ibope) le da un pequeño respiro a la candidata oficialista, adjudicándole el 51% de intención de voto, contra el 40% para Serra.

Las cifras son casi idénticas a las divulgadas el martes por la consultora Vox Populi, que le daban a Rousseff una ventaja del 51%, contra el 39% de Serra.

Lea: Brasil, religión y medio ambiente, temas de la segunda vuelta

En tanto, ambos candidatos continuaron esta semana enfocando su atención en los dos temas que han acaparado la agenda electoral: la religión y la ecología, con la esperanza de atraer al 19,4% del electorado que votó por Silva y al 18% que directamente no fue a sufragar en primera vuelta.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.