Autoridades cubanas "a prueba" con premio europeo a Fariñas

Disidente cubano Guillermo Fariñas
Image caption Guillermo Fariñas recibió la noticia del premio Sájarov en su casa de Santa Clara

Con la entrega al disidente cubano Guillermo Fariñas del Premio Sájarov, un galardón con el que Europa reconoce a quienes luchan día a día contra la opresión y la injusticia, el Parlamento Europeo pone a prueba a las autoridades cubanas.

El premio se entrega en un momento clave en las relaciones entre la Unión Europea y Cuba, debido a que en estos momentos el Consejo Europeo, máximo órgano de decisión del bloque, revisa la posibilidad de mantener o poner fin a la llamada Posición Común.

Fuentes al interior del Consejo Europeo afirman que los gobiernos que impulsan la apertura de la UE hacia la isla, como es el caso del español, necesitan de señales positivas de parte del régimen cubano para convencer a los socios comunitarios que se resisten al cambio, como es el caso de la República Checa.

El gobierno cubano ha dicho repetidamente que considera a los disidentes como mercenarios a sueldo de la Casa Blanca.

No es la primera vez que el premio se otorga a un cubano.

El disidente cubano Oswaldo Payá, como líder del Movimiento Cristiano de Liberación, recibió el premio en 2002, "por defender firmemente el cambio pacífico y democrático en Cuba".

Tres años más tarde, el entonces presidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell, entregó el galardón a la libertad de conciencia 2005 al movimiento disidente cubano "Damas de Blanco", "como un impulso para seguir defendiendo la demanda por la libertad inmediata e incondicional de sus esposos, hermanos e hijos".

En ambos casos, el régimen cubano negó sistemáticamente a los galardonados el derecho a salir de Cuba y de responder a las invitaciones del Parlamento.

Reiteran invitación

Image caption El presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek, dijo que esperaba entregarle premio en persona a Fariñas.

El galardón, acompañado de 50.000 euros, será entregado en Estrasburgo el 15 de diciembre y el presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek, espera que asista Fariñas en compañía de las Damas de Blanco.

"Guillermo Fariñas estaba dispuesto a sacrificar y poner en riesgo su vida y salud por el cambio en Cuba", declaró Buzek.

"Espero entregarle el premio en persona, aquí, en Estrasburgo. Espero que acompañen a Fariñas las Damas de Blanco, para entregarles el premio personalmente".

Candidato de la derecha

El periodista independiente, psicólogo y disidente político, fue nominado por seis eurodiputados del Partido Popular Europeo, entre ellos el español José Ignacio Salafranca, el ex Ministro del Interior español, Jaime Mayor Oreja, y el líder del grupo conservador, el francés Joseph Daul.

Además de tener el apoyo del grupo político más grande dentro de la Eurocámara, Salafranca contaba con el espaldarazo de los Conservadores y Reformistas Europeos y de otros 91 eurodiputados.

Al final, su candidatura se impuso a la de los otros dos finalistas, la ONG israelí "Breaking the Silence" (Rompiendo el Silencio) y la etíope Birtukan Mideksa.

La elección tuvo lugar durante la Conferencia de Presidentes, un organismo político de la Eurocámara que toma sus decisiones a puerta cerrada y que está conformado por el presidente del Parlamento y los presidentes de los grupos políticos.

"Maniobra"

Para la eurodiputada del Grupo de la Izquierda Unitaria Europea (GUE) Marie-Christine Vergiat, la entrega del Sájarov a otro disidente cubano demuestra que el premio ha terminado por convertirse en un instrumento político.

"La democracia y los derechos humanos deben respetarse en todo el mundo. Es la tercera vez en 22 años que el PE otorga este premio a los disidentes cubanos. Está claro que fue un voto puramente político y no matemático, hecho por la mayoría del Parlamento Europeo", afirmó la eurodiputada Francesa Vergiat.

En esa misma sintonía habla con BBC Mundo, Paul Emile Dupret, asesor del GUE, quien asegura que el premio está perdiendo credibilidad, presuntamente por ser utilizado por el Partido Popular como mecanismo de presión.

"El uso sistemático del premio como mecanismo para golpear y desacreditar un modelo político le está restando importancia al mismo", dijo Dupret.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.