Un salvavidas para el diario El País

Juan Luis Cebrián, fundador del diario El País
Image caption Juan Luis Cebrián se apresta a asumir el reto de transformar el mayor grupo de medios de lengua hispana.

En edad de jubilación y 34 años después de haber fundado el diario español El País, Juan Luis Cebrián se apresta a asumir el reto de transformar el mayor grupo de medios de lengua hispana y aliviar sus enormes deudas.

"Es un desafío que me entusiasma", comentó Cebrián (65) en diálogo con BBC Mundo. "Lo único que lamento es no tener 10 años menos, pero en fin, esto no es una ley biológica".

Prisa, el grupo español de empresas editoriales, radiales, televisivas donde Cebrián es consejero delegado, prevé cerrar en las próximas semanas un pacto de recapitalización con el estadounidense Liberty Acquisition Holdings que cambiará radicalmente su gestión.

La operación implicará una inyección de entre US$700 millones y US$1.000 millones en Prisa, empresa que edita El País, el principal diario español, que hoy enfrenta una deuda equivalente a unos US$6.600 millones y una caída en la circulación.

Cebrián dijo que en ese proceso, que él mismo conducirá en los próximos tres años, Prisa dejará de administrarse como una firma de "tipo familiar" y apostará a crecer más en América Latina y Estados Unidos.

Cambio de capital

El acuerdo negociado entre Prisa y Liberty supondrá un cambio en la estructura de capital del imperio de medios en castellano y portugués, que está presente en 22 países y posee marcas como Santillana, Alfaguara y 40 Principales.

Actualmente, 70% del capital de Prisa está en manos de un grupo de accionistas vinculado a familia de Jesús de Polanco, cofundador de la compañía, cuya muerte en 2007 complicó la situación de la empresa.

El acuerdo con Liberty permitiría transformar a inversores del fondo estadounidense en accionistas independientes de Prisa, mientras la participación de la familia Polanco se vería reducida a cerca de 30%.

De ese modo, Prisa pasaría a cotizar en Wall Street.

Para cristalizar el acuerdo con Prisa, Liberty convocó para el 24 de noviembre a una junta extraordinaria de accionistas que votará si aprueba la operación.

El grupo de nuevos inversores será reunido por Liberty, la firma de Nicolas Berggruen, un multimillonario que vive en hoteles alrededor del mundo, y Martin Franklin, un fanático de los ultra-maratones.

Deudas bancarias

Cebrián dijo que el interés de los inversores radica en "la rentabilidad de la inversión".

"El grupo (Prisa) ha crecido mucho, pero todo el crecimiento lo hizo con deuda bancaria", comentó.

La enfermedad y muerte de Polanco y la crisis financiera sorprendieron a Prisa en su momento de mayor endeudamiento, lo que aumentó los problemas.

Cebrián negó que Liberty busque ganar influencia política con la operación y aseguró que el principal accionista continuará siendo el grupo mayoritario actual.

También descartó que la operación vaya a afectar la orientación de centro-izquierda que caracteriza a El País desde su nacimiento.

"La línea editorial de nuestros medios está marcada por los profesionales, en el caso de El País por su director, y esto no sólo es un hecho práctico sino que está protegido por los estatutos de la compañía", dijo.

A pesar de la crisis, las pérdidas en publicidad y ventas, El País continúa siendo un periódico redituable, con ganancias equivalentes a unos US$11 millones en los primeros nueve meses del año.

Brasil y Estados Unidos

A juicio de Cebrián, la operación con Liberty permitirá a Prisa "ganar mucho en transparencia y cambiar la cultura interna de la gestión, que actualmente está muy ligada a lo que sería una empresa de tipo familiar".

La compañía ya ha diseñado un cambio de estrategia, con la venta de activos, aunque el objetivo es que el grupo mantenga su "perímetro de operación" en el mercado de medios en español y portugués.

Cebrián negó que Prisa vaya a reducir su presencia en América Latina, región que aporta más del 60% de los ingresos de Santillana y cerca de 30% de los ingresos por las operaciones de radio del grupo.

"Lo más atractivo para los inversores es que tenemos una enorme presencia en América Latina y una voluntad de estar más presentes", dijo.

En corto plazo, explicó, Prisa apunta a dos mercados concretos: los hispanos de Estados Unidos y Brasil, donde el grupo prevé aumentar su presencia en medios de comunicación.

"Aparte de eso, los mercados tradicionales como México, Colombia, Argentina, Perú o Chile son lugares muy importantes para nosotros, donde estamos presentes y queremos seguir creciendo", indicó.

"Refundación"

Cebrián dirigió El País desde 1976 hasta 1988, un período en el que el periódico se transformó en una referencia de la transición democrática de España y de su integración en Europa.

Image caption Cebrián descartó que la operación afecte la orientación de centro-izquierda que caracteriza a El País.

Ahora prevé seguir al frente de Prisa para comandar la transformación del grupo tras la operación con Liberty, hasta 2013.

"Voy a estar porque me lo han pedido", dijo. "En cierta medida, yo puedo hacerlo mejor que otros, aunque en cierta medida pueda tener algunas dificultades mayores también".

Cebrián definió que su tarea fundamental será "encabezar esta transición histórica, garantizando la continuidad pero incorporando gente nueva que ayude a enfocar el futuro".

"Significa un esfuerzo muy grande, porque estoy en una edad en la que algunos aspiran al retiro", comentó.

Sin embargo, buscó relativizar la magnitud del desafío.

"Hemos pasado momentos más difíciles desde el punto de vista estructural, cuando fundamos el periódico o cuando tuvimos la transición española: hemos pasado amenazas mucho más serias", dijo.

"Pero hay una especie de refundación del grupo, esto sí es verdad", agregó. "Eso tiene momentos amargos o difíciles, pero al mismo tiempo supone una inversión de entusiasmo y optimismo para mí mismo".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.