Irán empezó a cargar combustible en su primera planta nuclear

Image caption Se espera que la planta empiece a operar a principios de 2011.

Con la ayuda de Rusia, Irán ya está de nuevo cargando combustible en el reactor de su primera central nuclear, informó este lunes la televisión estatal iraní.

Ingenieros rusos e iraníes habían iniciado el proceso en agosto pasado, pero luego se vieron obligados a interrumpirlo, atrasando así la fecha prevista para el inicio de sus operaciones.

Lea también: Irán inaugura su primer reactor nuclear

Ahora, las autoridades esperan que la central de Bushehr empiece a generar electricidad a principios de 2011.

Image caption La planta de Bushehr empezó a construirse en 1975.

La planta -considerada una joya del polémico programa nuclear iraní- empezó a construirse en 1975 con el apoyo de Alemania.

Pero el proyecto terminó siendo completado con la ayuda de Rusia, que se encargará de suministrar el combustible y se llevará los desechos nucleares.

Lea también: Rusia pondrá en marcha planta nuclear iraní

¿Armas nucleares?

La mayoría de los analistas creen que la participación de Rusia reduce significativamente el peligro de que la planta de Bushehr pueda ser utilizada para fabricar armas nucleares.

Además, la central utilizará uranio enriquecido al 3,5%, mientras que para la fabricación de armamento atómico se necesita un enriquecimiento a más del 90%.

Teherán tiene, sin embargo, un programa propio de enriquecimiento de uranio -que no está vinculado con la central de Bushehr-, que ya le ha valido cuatro rondas de sanciones por parte de Naciones Unidas.

Varios gobiernos occidentales creen que el objetivo de este programa es fabricar armas nucleares.

Irán, por su parte, insiste en que sus fines son exclusivamente pacíficos y afirma que necesita uranio enriquecido al 20% para un reactor nuclear para la investigación médica.

Lea también: Las plantas nucleares de Irán

35 años de esfuerzo

Por lo pronto, una vez que Bushehr empiece a funcionar plenamente será la primera planta de energía nuclear de todo Medio Oriente.

Y, para lograrlo, el proyecto habrá sobrevivido a sanciones internacionales, ataques aéreos y a la propia Revolución Islámica, pues sus líderes inicialmente habían detenido la construcción de la central atómica que ahora es un motivo de orgullo.

El último problema, en los 35 años que lleva la iniciativa, fue un ataque con un poderoso virus informático, que parece haber sido diseñado precisamente para afectar el programa nuclear de Irán.

Lea también: Virus infecta planta nuclear iraní

Y no sólo Irán se ha enfrentado -o tiene que enfrentar- retos vinculados al proyecto.

El de Bushehr será el primer reactor nuclear en el mundo que operará sin que el gobierno al que pertenece pertenezca a la Convención Internacional sobre Seguridad Nuclear.

Varios analistas, entre los que se destaca el ex embajador de EE.UU. ante la ONU, John Bolton, han hecho notar que su puesta en marcha obligará a Occidente a revisar sus alternativas militares contra Irán.

"Ahora será imposible para Israel o EE.UU. bombardear a la central nuclear, pues una vez que se haya cargado combustible cualquier ataque aéreo ocasionaría contaminación por radiación", explicó el especialista en asuntos diplomáticos de la BBC, Jonathan Marcus.

Y más allá de los temores de Occidente, el progreso de la planta también está siendo observado con atención por los vecinos de Irán interesados en la generación de energía nuclear.

Después de todo, cualquier problema con la central podría dañar considerablemente la imagen de esta fuente de energía en toda la región.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.