Hospitales públicos uruguayos no consiguen anestesistas

Anestesista
Image caption En centros de salud privada, los anestesistas ganan por lo menos el doble que en hospitales públicos.

La Salud Pública uruguaya vive una emergencia. Cientos de pacientes sufren las consecuencias de la falta de anestesistas en hospitales públicos.

Más de 1.400 niños y unas sesenta mujeres, una veintena de ellas con cáncer, esperan desde hace varios días para ser operados en el Hospital pediátrico y de ginecología y obstetricia Pereira Rossell en Montevideo.

El problema es, básicamente, económico. En los centros de salud privada los especialistas en anestesia ganan por lo menos el doble —y en algunos casos hasta cinco veces más— que en los hospitales públicos.

En un llamado en el que se solicitaban 30 anestesistas para trabajar en el Hospital Pereira Rossell, en el que se ofrecía un salario de casi US$6.000 por 60 horas semanales, se presentaron sólo 4 interesados.

¿Deber moral?

El presidente José Mujica apeló a la sensibilidad de los profesionales durante su audición radial semanal emitida el viernes pasado. El mandatario dijo que no puede creer que en Uruguay, los anestesistas "no sientan el llamado de su vocación y no sean capaces de tenderle una mano, en realidad, a los sectores con mayores dificultades".

"Yo le tengo que pedir a los anestesistas del Uruguay que hagan el esfuerzo. Tienen el derecho (…) de ambicionar los recursos económicos, pero la oferta no es una oferta de miseria (poco dinero)".

Consultado sobre esta apelación que hizo Mujica, el presidente de la Sociedad de Anestesiología dijo a BBC Mundo: "¿Si a usted por el mismo trabajo le pagan la mitad que en otro lado, lo aceptaría?".

El Dr. José Vera aseguró que "nuestra aspiración es que por la misma función y la misma responsabilidad se pague lo mismo" en el sector público que en el privado.

Un poco de ayuda

Este lunes la Cátedra de Anestesiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República inició una "misión humanitaria", según dijo a BBC Mundo la profesora agregada y anestesióloga Graciela Zunini.

El decano de la Facultad, Fernando Tomasina, dijo que profesores de la cátedra trabajarán para terminar con las operaciones oncológicas atrasadas, tarea que les demandará tres semanas.

Tomasina explicó que la contribución de la Facultad de Medicina frente a esta situación sanitaria es una "respuesta a su responsabilidad histórica y social ante los servicios de salud públicos".

"Mi intención no es calificar a ningún colega, porque aquí estamos hablando de una responsabilidad institucional, de un sector público. Pero no hay oposición de intereses, estamos para construir", dijo.

Por qué faltan anestesiólogos

El dinero, si bien es el motivo principal, no es el único causante de esta situación.

Image caption A un llamado que solicitaba 30 anestesistas para el Hospital Pereira Rossell, se presentaron sólo 4.

La Dra. Zunini indicó que no hay suficientes profesionales especializados en la materia.

Para ser anestesiólogo un médico debe especializarse durante cuatro años, en régimen de residencia. Hasta hace unos años el cupo estaba limitado a unas 10 personas; en los últimos años se amplió a 16, pero para el año próximo podrán ingresar 30 profesionales a la especialización como forma de intentar paliar en algo la situación.

El cupo obedece a que los futuros anestesistas deben trabajar en forma práctica durante su formación, en procedimientos y operaciones quirúrgicas, y hay un límite de capacidad locativa donde pueden presenciar y aplicar sus conocimientos, así como un número limitado de docentes, indicó la especialista.

Zunini explicó que al bajo número de expertos que egresa cada año, se suma el alto número de anestesiólogos que ha emigrado del país en busca de mejores sueldos y condiciones laborales. La docente indicó que en los últimos años se han ido unos 40 especialistas, y se estima que unos 315 quedan en el país.

Anestesia para todos

Image caption Profesores de la Facultad de Medicina trabajarán para terminar con las operaciones oncológicas atrasadas.

Por otra parte, en los últimos tiempos surgieron nuevos procedimientos que en algunos casos requieren de anestesia, como las tomografías y resonancias magnéticas, y la oferta de anestesia también se amplió. Ahora, para procedimientos gástricos como endoscopías y fibroscopías, o para el tratamiento del dolor para las mujeres en trabajo de parto, el uso de anestesia es cada vez más común.

Según un residente de anestesiología a punto de recibirse, la especialización no es popular entre los egresados de Medicina porque la anestesia es algo que no se estudia en la formación de médico general.

Además, señaló que a muchos médicos les gusta el contacto con el paciente y en anestesiología ese contacto es mínimo. "Ahora los que se están anotando lo hacen porque creen que van a ganar bien y van a tener trabajo seguro, a diferencia de otras especialidades", indicó.

El gobierno y los anestesiólogos están intercambiando propuestas en busca de una solución al tema.

Según trascendió en la prensa local, una idea del gobierno es obligar a los recién egresados a trabajar unas horas durante algunos años en el sector público.

Aunque la Facultad de Medicina continuará colaborando para sobrellevar la emergencia, todavía se ve lejana una solución definitiva.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.