¿Cómo cambiará Argentina tras la muerte de Néstor Kirchner?

El ex presidente de Argentina, Néstor Kirchner
Image caption Kirchner era diputado y líder del Partido Justicialista.

Durante los últimos siete años un hombre acaparó el centro del poder en Argentina: Néstor Kirchner, un gobernador provincial que, tras ganar sorpresivamente la presidencia en 2003, pasó a convertirse en el principal referente político del país.

A pesar de haber sido sucedido en la presidencia por su esposa, Cristina Fernández, en 2007, Kirchner nunca abandonó el protagonismo político y según la mayoría de los medios se convirtió en el "poder detrás del poder".

Elegido diputado nacional a finales de 2009 y secretario general de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) en mayo de 2010, Kirchner también era el líder del Partido Justicialista (peronismo).

Su nombre aparecía como uno de los más probables para presentarse como candidato en los próximos comicios de 2011.

Según Marcos Novaro, director del Centro de Investigaciones Políticas (Cipol), la inesperada muerte de Kirchner abre un escenario totalmente nuevo en el futuro político del país.

"Kirchner era un vértice a la vez aglutinador y polarizador y su forma de hacer política era muy personalista, por lo que su liderazgo no será fácilmente transferible, incluso a su esposa, la presidenta", dijo a BBC Mundo.

Opine: ¿cuál es su reacción a la noticia de la muerte?

¿Gobernabilidad en riesgo?

Según el experto, es probable que, tras un período de luto, los distintos actores políticos de Argentina comiencen una puja por el espacio de poder que queda vacante tras la partida de Kirchner.

Además de las fuerzas políticas, Novaro vaticinó que en los próximos meses también ahondarán sus reclamos los distintos grupos de poder que hasta ahora habían estado bajo relativo control del ex presidente, en particular los sindicatos y los empresarios.

"Cristina Fernández enfrentará un mayor número de conflictos y su figura quedará más debilitada", anticipó.

Sin embargo para Sergio Berensztein, de la consultora Poliarquía, la tendencia inflacionaria en que está inmersa Argentina iba a traer indefectiblemente un aumento en los reclamos, más allá de la presencia de Néstor Kirchner.

"En un año electoral es normal que esto ocurra", dijo a BBC Mundo.

En su opinión, la gobernabilidad del país "está garantizada" y lo único incierto es qué ocurrirá en los comicios del año próximo.

Lea también: Néstor Kirchner, el creador de la "era K"

Oportunidad para el peronismo

Image caption Los expertos coinciden en que el panorama político de Argentina cambiará con la muerte de Kirchner.

Según Berensztein, uno de los caminos posibles de cara a 2011 es que Cristina Fernández decida postularse a una reelección, algo que ya estaba contemplado antes del fallecimiento de su esposo.

Para ello, el experto cree necesario que la mandataria opte por generar consensos y presente una versión más centrada de sus políticas.

Novaro coincide en que la aparición de un "kirchnerismo moderado" podría ser una de las consecuencias de la pérdida de Néstor Kirchner.

"Todo dependerá de qué hagan los referentes del peronismo", señaló.

En su visión, esa fuerza política es la que "más podría ganar o más podría perder" con la ausencia de Kirchner.

"Kirchner era el gran divisor del peronismo y su muerte podría servir para que los otros referentes del partido formen una gran coalición peronista", dijo.

"Sin embargo, si no logran unificarse y elegir a un líder, el peronismo quedará debilitado y podría desbaratarse, tal como ocurrió tras la muerte de Juan Domingo Perón a mediados de los años 70", advirtió.

Lea también: La muerte, actor clave del peronismo

Todos los expertos consultados señalan que aún es muy pronto para anticipar lo que ocurrirá, pero coinciden en que lo que es seguro es que a partir de este miércoles el panorama político de Argentina cambiará por siempre.