Agricultores hispanos "discriminados" se quedan solos

Los agricultores hispanos que desde hace años esperan los resultados de una demanda por la supuesta discriminación en el otorgamiento de préstamos agrícolas durante las décadas de los años 80 y 90 se van quedando solos en su lucha por lograr una compensación del gobierno de Estados Unidos.

Image caption El gobierno de EE.UU. ya resolvió los casos de los agricultores indígenas y negros.

Hace algunos días la Casa Blanca anunció un acuerdo con campesinos indígenas que también se habían querellado por la misma situación, pero que ahora podrán recibir hasta US$680 millones en indemnizaciones y otros US$80 en condonación de deudas.

Esta compensación se suma a la de US$1.225 millones que ya acordó el gobierno del presidente Barack Obama con aquellos agricultores de raza negra que se habían quedado fuera de un arreglo en 1999 (el llamado caso Pigford con más de US$1.000 millones como indemnización).

Tras la solución de los casos de los negros y de los indígenas la demanda de los agricultores latinos pierde fuerza, aseguran los analistas.

"Los agricultores hispanos y las mujeres se están quedando fuera de la ecuación", admitió a BBC Mundo Stephen Hill, el abogado que representa a decenas de hispanos en el llamado caso García V. Vilsack.

Según el abogado, que amenazó con demandar al presente gobierno del presidente Obama por discriminación en la solución de los casos, la Casa Blanca ha rehusado resolver la demanda en términos que sean aceptables para los hispanos.

"Ellos han propuesto un arreglo unilateral a los reclamos que es gravemente discriminatorio", agregó Hill.

Menos presión

El caso García busca remediar los años de "grave y admitida discriminación" contra los agricultores hispanos, quienes alegan que se les negó acceso a los programas de préstamos del departamento de Agricultura, en violación a la Ley de Igual Oportunidad de Crédito (ECOA, por sus siglas en inglés) de 1974.

Los demandantes aseguran que, durante muchos años, el despacho de Agricultura USDA favoreció a campesinos blancos en situación similar a ellos y que luego se negó a investigar la situación.

Pero la solución del caso se ha dificultado después de que un juez federal rechazó la posibilidad de presentar la demanda de forma colectiva.

Al igual que los latinos, la corte decidió que decenas de mujeres que operan granjas en EE.UU. y que también demandaron al gobierno por discriminación deben ser tratadas caso por caso.

Pero al quedarse solos estos dos grupos, se considera que se ha debilitado la presión sobre el gobierno de Obama de resolver todos los casos de forma similar.

Difícil comparación

"Son demandantes y situaciones diferentes por lo que es difícil compararlos y colocarlos en líneas de tiempo paralelas", dijo a BBC Mundo Jessica Smith, portavoz del departamento de Justicia.

No obstante, Smith aseguró que ha habido progreso en las negociaciones entre los agricultores hispanos y el gobierno de EE.UU.

"Esperamos que se llegue a un acuerdo en el futuro próximo", añadió la portavoz.

Hasta el momento los campesinos hispanos han rehusado la oferta que les ha hecho el gobierno de pagarles hasta un máximo de US$50.000 a cada uno.

Para Hill, la propuesta es inaceptable.

"Hasta la fecha el gobierno ya ha acordado pagar US$2.500 millones a los afroestadounidenses y ha propuesto destinar US$1.300 millones en un fondo que tendrá que ser compartido entre los hispanos y las mujeres”.

El abogado resaltó que la solución no es proporcional con el número de latinos y mujeres que operan granjas en EE.UU. comparado con la cantidad de agricultores de raza negra e indígena.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.