Narcotráfico, muy sensible para Colombia y Venezuela

Chávez y Santos estrechan sus manos en Unasur, a principios de octubre
Image caption Los presidentes Chávez y Santos volverán a encontrarse el 2 de noviembre en Caracas.

El narcotráfico a lado y lado de la frontera de 2.219 kilómetros entre Colombia y Venezuela ha crecido tanto en los últimos años, que Bogotá y Caracas lo consideran un asunto sensible para las relaciones diplomáticas, que han sido tensas por otros temas como la guerrilla o el contrabando de combustibles.

Al término de la más reciente reunión entre los cancilleres de Colombia y Venezuela, realizada en Cúcuta el pasado 7 de octubre, hubo una sorpresa para los medios cuando la ministra colombiana, María Ángela Holguín, declaró que el plato fuerte de la cita había sido el narcotráfico.

Enseguida, Holguín y su colega Nicolás Maduro anunciaron que los dos países actualizarán el memorando de cooperación antidrogas que se firmó en 1994, cuando todavía existían en Colombia grandes carteles.

En estos momentos, equipos de los dos gobiernos están trabajando en la redacción de un nuevo instrumento contra el narcotráfico que podría ser firmado en la próxima reunión entre los presidentes Juan Manuel Santos y Hugo Chávez, prevista para el 2 de noviembre en Caracas.

El flujo de cocaína hacia Venezuela ha crecido considerablemente en los últimos diez años, luego de que se puso en marcha el Plan Colombia y de que desaparecieron los carteles de Medellín, Cali y el Norte del Valle.

De acuerdo con el más reciente informe de la Junta de Fiscalización de Estupefacientes, Jife, de las Naciones Unidas, Colombia tiene un potencial para producir 430 toneladas de cocaína al año, de las cuales incauta 200. Eso quiere decir que al mercado llegan 230 toneladas, buena parte de las cuales se exportan.

El negocio se ha "democratizado"

"El negocio de las drogas se ha "democratizado". Ahora los grandes jefes, globalmente, son los carteles mexicanos, hay muchas organizaciones medianas en Colombia y empiezan a surgir distribuidores independientes en Centro y Suramérica, y en Europa también", le explica a BBC Mundo Jay Bergman, jefe de la agencia antidrogas de Estados Unidos, DEA, en la región andina.

Venezuela se ha convertido, según la oficina de las Naciones Unidas contra la droga y el delito, en un país de tránsito de cocaína colombiana hacia el África Occidental y Europa.

"Entre 2006 y 2008, más de la mitad de los envíos de cocaína por vía marítima con destino a Europa que fueron detectados procedía de la República Bolivariana de Venezuela", señala el más reciente reporte de la Oficina de la ONU contra la droga y el delito.

Según Bergman, "es imposible dar una cifra precisa, pero al menos el 30 por ciento de la cocaína que se produce en Colombia pasa por Venezuela".

Algunos de los capos más buscados de Colombia se han refugiado en Venezuela, donde han sido asesinados, como ocurrió con Wilber Varela, alias Jabón, o capturados, como sucedió hace poco con Carlos Alberto "Beto" Rentería.

Las recientes capturas de capos colombianos han sido mostradas por las autoridades venezolanas como un ejemplo de su decisión de combatir el narcotráfico, luego de que ese país rompió relaciones con la DEA.

Venezuela hizo lo mismo con Colombia en julio pasado, pero semanas después Caracas y Bogotá restablecieron relaciones diplomáticas.

El ex canciller y ex ministro de Defensa venezolano Fernando Ochoa Antich declara a BBC Mundo que ahora percibe "un cambio de actitud" de las autoridades venezolanas respecto a Colombia, después de que Juan Manuel Santos asumió el poder.

Sin embargo, Ochoa insiste en que el gobierno de Hugo Chávez mantiene nexos con las guerrillas colombianas, que están acusadas de financiarse con recursos de las drogas.

"Nosotros tenemos una larga frontera con Colombia, por donde entran drogas, pero también una extensa costa sobre el Caribe, por donde salen esas drogas hacia México, Estados Unidos y Europa", recuerda el ex ministro.

Puntos críticos

El director regional de la DEA para la zona andina admite que se han detectado tres zonas “por donde pasa mucha cocaína de Colombia hacia Venezuela. Una es Cúcuta y la región de Norte de Santander, que son “muy calientes”, otra es Arauca y otra La Guajira”.

Al otro lado de la frontera están los estados venezolanos del Zulia, Táchira y Apure.

Bergman añade que en el estado de Apure, frente al departamento colombiano de Arauca, “es uno de los que tiene más actividad del narcotráfico en Venezuela. Allá cada casi semana se detecta el despegue de vuelos clandestino de drogas”.

Según el jefe regional de la DEA, "en Venezuela hay muchas pistas clandestinas de aterrizaje para aviones en los que se transportan drogas ilícitas, así como muchos escondites donde se almacena cocaína, generalmente en áreas que no están a más de 100 kilómetros de la frontera con Colombia. Esto último permite que un mismo escondite nutra a más de una pista".

Las autoridades colombianas sospechan que al menos dos capos del narcotráfico, “El Loco Barrera” y “Cuchillo”, con frecuencia entran y salen de Venezuela.

Del lado colombiano, en todos los departamentos fronterizos con Venezuela se han detectado cultivos de coca, con cuyas hojas se procesa el clorhidrato de cocaína.

Así como en La Guajira y Norte de Santander la cocaína pasa al Zulia y al Táchira a través de vehículos y camiones, entre Arauca y Apure el contrabando de drogas se hace por el río Arauca.

Todos esos aspectos están siendo considerados en el nuevo memorando de cooperación contra el narcotráfico entre Colombia y Venezuela, cuyo texto aún no ha trascendido a los medios.

El tema será abordado por Santos y Chávez, que también abordarán asuntos de comercio, pagos y seguridad fronteriza.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.