Brasil / elecciones: perfil de Dilma Rousseff

Dilma Rousseff, del oficialista Partido de los Trabajadores (PT), será la primera mujer que gobernará Brasil tras ganar la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

Rousseff es una economista de 63 años de perfil más bien tecnocrático, cuya candidatura fue una apuesta personal del actual mandatario, Luiz Inácio Lula da Silva.

Hija de un abogado de origen búlgaro, la presidenta electa ha sido atacada desde la oposición por su pasado como militante de un grupo guerrillero de extrema izquierda durante los años del gobierno militar.

En 1970 fue detenida y torturada, y pasó dos años en la cárcel.

Lea también: Las cuentas pendientes de Rousseff

"Exigente"

La prensa brasileña la ha retratado como una política de mucho carácter, seria, dura, exigente y temperamental.

Ella se ha defendido y ha denunciado a los simplistas señalando que, cuando una mujer ejerce un cargo con autoridad, apelan al estereotipo de "dama de hierro".

Image caption La candidatura de Rousseff contó con el padrinazgo de Lula.

Rousseff, quien acaba de superar un cáncer, era una desconocida para el gran público pese a que, tras ser titular de la cartera de Minas y Energía (2002-2005), en los últimos años ejerció el influyente cargo de ministra jefa de la Casa Civil.

En menos de un año, la funcionaria pasó a perfilarse como la primera mujer que podría llegar a presidir Brasil, posibilidad que en buena parte debe al apadrinamiento de Lula, que la acompañó durante toda la campaña.

Sin embargo, para el desenlace de estas elecciones no las tuvo absolutamente todas consigo, ya que la polémica sobre la supuesta falta de claridad de su posición acerca del aborto y el matrimonio homosexual amenazó con restarle votos.

Ahora su desafío será -como prometió- continuar con el modelo económico de su antecesor y seguir reduciendo la pobreza, todo ello conservando el apoyo de la población que ha tenido el carismático Lula.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.