Alemania: el tren nuclear de la polémica

El tren nuclear
Image caption En medio de un enorme despliegue de seguridad, el tren con basura nuclear alcanzó su destino en Dannenberg pese a las numerosas protestas.

Alemania vive la mayor protesta antinuclear en 30 años junto al más grande despliegue policial de la década para proteger basura nuclear: ese es el balance provisional del "tren de la polémica".

El convoy cruzó Alemania y Francia con más de 123 toneladas de basura radiactiva con destino al cementerio nuclear "provisional" de Gorleben. Fueron más de 1.000 kilómetros marcados por las protestas: hasta cinco veces fue bloqueado.

El tren alcanzó su destino en la localidad de Dannenberg (norte) antes de que, según lo previsto, las 123 toneladas de desechos nucleares pasen a camiones en su camino hacia Gorlben.

Según los líderes de las protestas, en Dannenberg al convoy lo esperaban más de 50.000 manifestantes, algunos de los cuales se enfrentaron a los más de 20.000 agentes que lo custodiaban. Fue el mayor despliegue policial en casi 10 años.

Detrás de las protestas está la fuerte oposición suscitada por el nuevo plan energético aprobado por el gobierno de la canciller Angela Merkel.

El Ejecutivo aprobó un proyecto para extender la vida útil de las 17 centrales nucleares del país por hasta otros 14 años después del plazo previsto para su cierre, alrededor de 2020.

La cámara baja del Parlamento ya aprobó la propuesta el mes pasado, pero la norma se encontrará una dura batalla después de que la coalición de centro derecha que dirige Merkel perdiera la mayoría en mayo pasado.

En septiembre, decenas de miles de personas se manifestaron contra la decisión gubernamental en Berlín.

La ruta

Para llegar de Dannenberg a Gorlben, sólo existen dos carreteras de unos 20 kilómetros. A los camiones probablemente les espera nuevas protestas de manifestantes que tratarán de impedir el paso sentándose en la vía.

El destino de los desechos, Gorleben, es un almacén provisional, pese a que cuenta ya con más de 20 años de existencia.

En el lugar hay ya otros 86 contenedores "Castor" con residuos altamente radiactivos.

Image caption Los manifestantes tratan de impedir el paso de los camiones.

El tren que llevaba los desechos partió primero de Alemania con rumbo a Francia, a una planta de tratamiento, y ahora efectuó la ruta de vuelta en un total de 67 horas.

El corresponsal de la BBC en Berlín, Stephen Evans, informó que la policía está en las carreteras tratando de impedir que los manifestantes corten el paso.

Las protestas en contra de los traslados de desechos nucleares al vertedero de Gorleben son frecuentes, aunque no de esta magnitud.

"Estamos enviando una señal al gobierno de que ya no podemos ser ignorados (con respecto al rechazo al nuevo plan energético anunciado)", señaló Luise Neumann-Cosel, portavoz de uno de los colectivos que protesta.

Alemania, como el resto de los países de la Unión Europea, no tiene un lugar permanente para deshacerse de sus desechos nucleares.

La Comisión Europea instó a sus miembros, la semana pasada, a buscar soluciones al problema.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.