Chile: la salida de Bielsa salpica a Piñera

El presidente de Chile, Sebastián Piñera
Image caption Piñera posee el 12,5% de las acciones del club Colo Colo.

Las elecciones que generaron un cambio en la presidencia del fútbol chileno y el consiguiente alejamiento del técnico argentino Marcelo Bielsa siguen estando en el primer plano de la atención, y se centran en la política con acusaciones de intervencionismo contra el presidente de Chile, Sebastián Piñera, y sus funcionarios.

Los diputados de la opositora Concertación decidieron formar una comisión investigadora para indagar si es cierto que desde el gobierno se hicieron gestiones para impulsar la candidatura de Jorge Segovia, presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) en detrimento de Harold Mayne-Nicholls.

El diputado socialista Marcelo Díaz, impulsor de la iniciativa, explicó a BBC Mundo que estos días se reunirán las 48 firmas necesarias para crear la comisión, la que esperan esté operativa la próxima semana.

El mandatario chileno posee el 12,5% de las acciones del club Colo Colo -uno de los que rechaza la gestión de Mayne-Nicholls-, y desde la oposición hablan de un "conflicto de intereses" por formar parte de uno de los equipos que lideró la lista contraria a Mayne-Nicholls.

"Estaríamos frente a la vulneración de normas legales y administrativas que prohíben la intervención de autoridades públicas en esas materias, particularmente cuando hay interés económico personal como el caso de aquellos que cuentan con acciones, como el presidente en Colo Colo", señaló Díaz.

Las elecciones de la ANFP marcaron el alejamiento de Marcelo Bielsa, quien un día antes de la votación anunció que no seguiría si Mayne-Nicholls perdía, desatando protestas populares de quienes veían al técnico argentino como el gran responsable del crecimiento del fútbol chileno.

"Abierto" a vender

Sebastián Piñera constantemente afirmó que no vendería sus acciones en el club con mayor cantidad de títulos en el fútbol chileno porque a él lo unía un vínculo sentimental, pese a que antes de tener participación siempre fue un reconocido hincha de Universidad Católica.

Sin embargo, tras los últimos días se abrió por primera vez a la posibilidad de deshacerse de estos títulos, afirmando que "es un tema que estoy dispuesto a reexaminar".

Desde que asumió el 11 de marzo pasado, el mandatario debió enfrentarse más de una vez a acusaciones de conflictos de intereses debido a que inicialmente conservó sus participaciones mayoritarias en dos grandes compañías: la línea aérea LAN y el canal televisivo Chilevisión.

Durante su campaña a la presidencia, Piñera había prometido que vendería su participación en Chilevisión y otros emprendimientos en caso de ser elegido, para, justamente, evitar que lo cuestionasen por mezclar política y negocios.

Finalmente accedió a vender a LAN y Chilevisión, aunque la polémica marcó a ambas operaciones por la demora con que se concretaron y las críticas desde la Concertación.

"Estoy seguro de que si vendo Colo Colo me van a pedir que venda mi bicicleta; esto va a ser sin fin", se quejó Piñera, cuya fortuna personal se calcula en US$2.200 millones según la revista estadounidense Forbes.

Abuso de poder

Además de la comisión investigadora en la cámara baja, el diputado Gabriel Ascencio llegó este lunes hasta la Contraloría General de la República para solicitar que se revise la situación de Piñera como accionista de Colo Colo.

El parlamentario recordó que antes el subsecretario de Deportes, Gabriel Ruiz-Tagle, fue obligado por el organismo a deshacerse de su participación en Colo Colo para poder asumir el puesto, y subrayó que ahora le pide "al contralor que tome la misma decisión".

Ascencio además solicitó a la contraloría una investigación administrativa al plantear que Piñera intervino en las elecciones cuando, horas antes de los comicios, anunció la remodelación de los estadios de dos clubes que votarían a favor de Jorge Segovia, lo que generó una molesta reacción desde La Moneda.

"Es preocupante que la oposición esté instalando una forma de hacer política basada en críticas malintencionadas, que lo único que buscan es hacer daño. Emplazamos a la Concertación a que muestre las pruebas o pida disculpas públicas por estarle haciendo un daño al país", dijo la ministra vocera de gobierno, Ena von Baer.

A su vez, desde el bloque contrario criticaron a la actual administración por anunciar posibles querellas y acciones legales contra los periodistas y políticos que denunciaron una intervención en las elecciones del fútbol.

"Que el presidente amenace con querellas en lugar de aceptar que es un debate legítimo y en gran parte provocado por su actitud nos parece tremendamente grave, esto es un abuso de poder", afirmó la vocera de la Concertación, Carolina Tohá.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.