Venezuela estrenará una bolsa de valores pública

Panorámica de Caracas
Image caption La Bolsa Pública buscará recursos para unidades productivas.

Venezuela tendrá pronto una Bolsa de Valores Pública, algo novedoso en un país donde el Estado ha venido incrementando su presencia cada vez más en espacios tradicionalmente ocupados por la empresa privada.

¿Y cuáles serán estos rasgos? Según portavoces oficiales, la propuesta de mercado bursátil acabará con la especulación que prevalece en el sector privado y permitirá democratizar el acceso, tanto de empresas en busca de fondos como de ciudadanos que persiguen oportunidades de inversión.

"Allí se van a transar títulos valores, no con la intención de generar un mercado especulativo, sino como una fuente de obtención de recursos para unidades productivas, para que algunas empresas públicas no sigan dependiendo únicamente de la asignación de recursos vía presupuesto", explicó recientemente el presidente de la comisión de Finanzas del Legislativo, Ricardo Sanguino.

También tendrán cabida las "empresas mixtas y de producción social o colectiva (…) comunidades organizadas, institutos autónomos, empresas privadas, pequeñas y medianas empresas y la República", según el texto legal.

Pero en todo caso, "su funcionamiento no procura rendimientos bajo la concepción capitalista", agrega el instrumento.

Para economistas críticos consultados por BBC Mundo, son más las preguntas que las respuestas que deja la ley que la crea, de sólo ocho artículos, y que fue aprobada la semana pasada por la Asamblea Nacional. Sólo espera por la aprobación del presidente Hugo Chávez para su entrada en vigencia.

"La gran pregunta con la bolsa pública es qué títulos se van a transar y quién los va a transar. En otras palabras, cuál es la demanda, cuál es la oferta, y cuál es el mercado", señaló la especialista María Inés Fernández.

La bolsa vacía

"Se trata de una cuestión más política que económica. Hay que estar claros en que la bolsa de valores es la cosa más capitalista del mundo", agregó.

Según explicó Fernández, en Venezuela llegó a haber un momento de importante expansión de la bolsa en los años noventa. Pero la estatización de las grandes empresas que ahí cotizaban –como la Electricidad de Caracas o la Compañía Nacional Teléfonos de Venezuela– fueron reduciendo el interés, hasta dejarla muy reducida.

"La bolsa dejó de ser una fuente de financiamiento, no es un lugar para que protejas tus ahorros. No tiene liquidez, profundidad ni transparencia", señaló la economista.

Adicionalmente, el gobierno introdujo restricciones en el manejo de títulos y bonos que permitían el acceso a los dólares, cuya distribución está controlada desde 2003. Ahora sólo el gobierno puede comprarlos y venderlos, a través de un mecanismo administrado por el Banco Central de Venezuela. La bolsa dejó de ser una opción en este sentido.

Inflación y dólares

A principios de este año, el gobierno intervino varias casas de corretaje y de bolsa, y les impidió seguir vendiendo bonos de la deuda (a través del llamado mercado de permuta), acusándolas de subir artificialmente el precio del dólar y afectar el índice de inflación.

Image caption Muchos prefieren el dólar al bolívar.

Entonces se creó lo que algunos economistas llaman una especie de "corralito" en que, efectivamente, el acceso a dólares se restringió al máximo. La posibilidad de hacerse con dólares a través de la compra y venta de bonos, emitidos por distintos organismos estatales, sería uno de los principales atractivos de la Bolsa de Valores Pública, aunque no está claro todavía si eso será permitido.

Según le explicó a BBC Mundo el economista Ángel García Banchs, las empresas públicas que participen en la bolsa lo harían intentando captar capitales a través de la venta de bonos de deuda.

"Si emites acciones las estarías privatizando, socializando la propiedad a favor del sector privado, mientras que ahora la propiedad está concentrada en el Estado". Pero eso "sería en bolívares más que en dólares".

Inflación

Sin embargo, García Banchs ve como un obstáculo para su éxito el hecho de que el tipo de cambio se encuentre controlado, así como el problema persistente de inflación que aqueja el país.

El economista señaló que muchos particulares prefieren tener dólares que bolívares, debido al largo historial de alta inflación y riesgo que ya se extiende por varias décadas. Así que, ¿quién compraría los bonos en bolívares de las empresas estatales en la bolsa pública?

"Para que funcione la bolsa pública, en la práctica el Estado tendría que depreciar el bolívar. Evitar las emisiones en dólares para promoverlas en bolívares. Pero hacerlo es difícil, porque la dependencia de dólares (el país importa más del 80% de lo que consume) es muy alta y el acceso está muy restringido. Eso no va a funcionar a menos que el Estado aplique un torniquete completo (que impida el acceso a los dólares)", explicó García Banchs.

En todo caso, la ley requiere de un reglamento que se espera clarifique cómo funcionará en la práctica este novedoso mecanismo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.