El fisco argentino tras los millones del fútbol

Tarjeta amarilla.
Image caption El organismo que recauda los impuestos sospecha que existe evasión en los fichajes internacionales.

Argentina es el mayor exportador de futbolistas del mundo, un negocio que en el país genera, según consultoras privadas, entre U$100 millones y US$160 millones al año.

Sin embargo, el ente recaudador de impuestos argentino considera que la lucrativa venta de jugadores al exterior no está reportando las ganancias que debería para el Estado.

Lea: Argentina es el mayor exportador de futbolistas

El titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, anunció que el organismo planea poner la lupa sobre el mercado de transferencias, como parte de un plan antievasión que lanzará próximamente.

Echegaray le dijo a BBC Mundo que existen una serie de irregularidades y denuncias en torno a los pases de jugadores, que hacen que su entidad sospeche que existe evasión tributaria.

"Se ha comprobado que algunos contratos que tiene la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) son distintos a los de la Federación Internacional del Fútbol Asociado (FIFA) y del club que compró al jugador, incluso a veces también difieren del que se presentó al gremio de futbolistas", explicó.

Para poder acceder a datos más precisos la AFIP negocia con la FIFA un convenio de intercambio de información, que contaría con el aval del presidente de la AFA -y vicepresidente de la FIFA- Julio Grondona.

Lea: Grondona, el "dueño de la pelota" en Argentina

Fácil evadir

Según los expertos, el negocio de las transferencias de jugadores -uno de lo más rentables del mundo- es particularmente "permeable" a irregularidades.

Uno de los principales problemas, a nivel mundial, es la creciente participación de intermediarios en la compra y venta de jugadores, que cobran comisiones -no siempre declaradas ante el fisco- por facilitar el acercamiento entre las partes.

De acuerdo con el periodista deportivo del diario Clarín, Carlos Prieto, otra costumbre muy arraigada en Argentina es la de "subfacturar", poniendo en el contrato de venta cifras menores a las que realmente se cobraron para, de esa forma, tributar menos.

Sin embargo, Prieto le dijo a BBC Mundo que lo que más complica al ente regulador argentino es una tendencia que ha ganado fuerza en los últimos años: la aparición de "accionistas privados" de los jugadores.

"A diferencia de lo que pasa en Europa, donde los clubes son sociedades comerciales, en Argentina son asociaciones civiles sin fines de lucro y muchas veces los clubes no son los dueños de los derechos económicos de sus jugadores", explicó.

Esto significa que en la venta de futbolistas argentinos no sólo participan los clubes y los intermediarios del negocio, sino toda una serie de personas o empresas privadas que tienen un interés económico en esa transferencia, lo cual dificulta aún más la tarea del ente tributario.

Crisis

Image caption La AFIP quiere firmar un convenio con la FIFA para que el mercado de fichajes sea más transparente.

Según Claudio Federovsky, periodista deportivo de Radio del Plata, la crisis económica por la que atraviesan muchos de los clubes de fútbol en Argentina ha hecho que sea cada vez más común que dependan de accionistas privados para comprar o retener a jugadores.

Federovsky le dijo a BBC Mundo que debido a esto, también es frecuente que los jugadores firmen un "doble contrato": uno relativo a sus "derechos federativos" (es decir, el poder para definir dónde juegan) y otro que estipula sus "derechos económicos" (o sea: quienes son los "dueños" verdaderos del deportista).

"Si bien el reglamento de la FIFA prohíbe estos arreglos, en la práctica son muy comunes", señaló el especialista.

Según dijo a BBC Mundo Echegaray, la AFIP está esperando que el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, confirme el convenio con Argentina, que, de ser aceptado, sería el primer acuerdo de este tipo en el mundo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.