El mundo aplaude la liberación de Suu Kyi

Una simpatizante en Nueva Delhi aplaude la liberación de Aung San Suu Kyi
Image caption Una simpatizante en Nueva Delhi se deleita ante la liberación de Aung San Suu Kyi.

Líderes políticos internacionales recibieron con beneplácito la noticia de la liberación de la dirigente opositora en Birmania, Aung San Suu Kyi, que salió de su arresto domiciliario el sábado de su residencian en Rangún.

Uno de los primeros mandatarios en reaccionar fue el primer ministro británico, David Cameron, resaltando que ya se hacía tarde para que fuera dejada en libertad y catalogando su dentención como una "farsa".

"Aung San Suu Kyi es una inspiración para todos los que creemos en la libertad de expresión, la democracia y los derechos humanos", dijo Cameron.

Entretanto, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, la llamó "una de mis héroes" al tiempo que instó al régimen militar de Birmania a que libere a todos los presos políticos.

A ese mismo pedido se unió la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, que añadió: "Es una señal positiva que las autoridades en Myanmar (Birmania) estén dispuestas a dar pasos serios hacia una transición democrática".

Aún no está claro si a la destacada disidente se le impusieron condiciones para su libertad. El corresponsal de la BBC en Rangún comenta que difícilmente la dirigencia militar hubiera permitido su liberación si no se sintieran confiados en que Suu Kyi ya no representa una amenaza para ellos.

Esperanza

Sin embargo, el presidente de Francia, Nicholas Sarkozy, declaró que las autoridades no deberían restringir la libertad de movimiento o de expresión de la activista después de su liberación.

En ese mismo tono reaccionó en Bruselas el jefe de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, diciendo que es "crucial que Augn San Suu Kyi ... pueda participar completamente en el proceso político de su país".

En el ámbito regional, el secretario general de la Asociación de Naciones del Sur Este Asiático, ASEAN, Surin Pitsuswan, manifestó que se sentía "muy, muy alivado" con la liberación de la icónica figura.

"Espero que esto contribuya a una verdadera reconciliación nacional", dijo a la agencia noticiosa AFP.

El arzobispo sudafricano Desmond Tutu, como Aung San Suu Kyi también Premio Nobel de la Paz, declaró que su liberación representa la esperanza para el pueblo de Birmania.

"Ella es un símbolo global del valor moral y le deseamos fuerza y salud mientras hace su propia transición después de tan largo período de arresto domiciliario".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.