Reino Unido compensará a ex presos de Guantánamo

Binyam Mohamed
Image caption Binyam Mohamed es uno de los ex presos que formaría parte del acuerdo.

Una docena de ex detenidos en la base estadounidense de Guantánamo alcanzaron un acuerdo con las autoridades de Reino Unido por el que se estima que recibirán compensaciones económicas por un valor total de varios millones de dólares.

Al menos seis de ellos aseguran que las fuerzas de seguridad británicas fueron cómplices de las torturas a las que fueron sometidos antes de ser trasladados a la prisión de la isla de Cuba.

Según algunas fuentes, con este acuerdo el gobierno de Londres pretendería evitar un proceso judicial largo y costoso que, además, hubiera puesto el foco de atención sobre los servicios de inteligencia británicos.

Bisher al-Rawi, Jamil el Banna, Richard Belmar, Omar Deghayes, Binyam Mohamed y Martin Mubanga -todos ellos ciudadanos británicos o residentes legales en la nación europea- se encuentran entre los que iniciaron procesos legales contra el gobierno británico.

En julio, el Tribunal Superior de Londres ordenó la desclasificación de unos 500.000 documentos relacionados con el caso.

Lea: Londres publica informes sobre presunta tortura

El periodista de la BBC Ross Hawkins explicó que unos 100 funcionarios de inteligencia han estado trabajando las 24 horas para preparar los casos legales.

Según Hawkes, los términos del acuerdo serán confidenciales, algo que desean las partes implicadas.

Al parecer, el Comité de Inteligencia y Seguridad del Parlamento británico y la Oficina Nacional de Auditoría serán informados de los pagos que se realizarán.

Hawkes también explicó que ahora el gobierno de Londres podrá seguir adelante con sus planes de llevar a cabo una indagación acerca de las acusaciones sobre la presunta complicidad de los servicios de inteligencia británicos en torturas practicadas a sospechosos por terrorismo.

"Ilegales y abominables"

Image caption Algunos ex presos pasaron años encerrados en la prisión de Guantánamo.

Los servicios de seguridad de Reino Unido siempre han negado haber participado o dado su visto bueno al uso de tortura.

De hecho, el mes pasado, John Sawers, jefe servicio secreto de inteligencia del Reino Unido, MI6, describió estas prácticas como "ilegales y abominables".

Uno de los ex presos que habría alcanzado un acuerdo con el gobierno de Londres es Binyam Mohamed, etíope de 32 años residente en Londres, que fue detenido en Pakistán en 2002, para luego ser llevado a Marruecos en un vuelo secreto.

Allí fue torturado e interrogado por agentes locales.

Luego se supo que un miembro de los servicios británicos lo visitó en Pakistán y que agentes estadounidenses informaron a Londres de las torturas a las que fue sometido.

En 2004 lo trasladaron al campo de detención de Guantánamo, donde estuvo internado hasta que lo pusieron en libertad sin cargos en febrero de 2009. En ese momento regresó a Reino Unido.

"Si no fuera por la participación de los servicios de inteligencia británicos desde mi detención en Pakistán y por el apoyo que estos dieron a los estadounidenses no hubiera sufrido los siete años de infierno por los que pasé", aseguró Mohamed en una entrevista ofrecida a la BBC poco después de ser liberado.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.