Los piratas de Somalia ponen fin a uno de los secuestros más largos

Rachel y Paul Chandler.
Image caption Los británicos llevaban la misma ropa que usaron durante la mayor parte de su cautiverio, de 388 días.

Este domingo terminó uno de los secuestros más largos en la historia de la piratería somalí: una pareja de británicos jubilados, sin respaldo de una multinacional naviera que pagase su rescate, fue liberada tras 13 meses de negociaciones.

Paul y Rachel Chandler, de 60 y 57 años respectivamente, llegaron a la ciudad somalí de Adado después de que los piratas los entregaran a la administración local.

Los británicos se veían cansados pero felices y recibieron teléfonos celulares para llamar a sus familiares apenas liberados. Llevaban la misma ropa que usaron durante la mayor parte de su cautiverio, de 388 días.

Los piratas asaltaron su yate "Lynn Rival" un día después de que zarparan con destino a Tanzania desde las islas Seychelles, donde habían pasado varias semanas de vacaciones.

Los trasladaron primero al puerto de Haradheera, en Somalia, y luego tierra adentro.

Cifra astronómica

Un portavoz pirata dio una entrevista de radio en la que pedía un rescate de US$ 7.000.000. Quienes les retenían se negaban a creer que la pareja no fuera millonaria.

Lea también: Pagaron rescate récord a los piratas somalíes

Los piratas también creyeron que el gobierno británico pagaría el rescate, a pesar de que Londres tiene la política de "no hacer concesiones sustantivas a los secuestradores" para no incentivar más secuestros de ciudadanos británicos.

Pero las negociaciones se desarrollaron en secreto entre intermediarios somalíes y una empresa consultora contratada por familiares de los Chandler en Reino Unido.

En junio fue hecho un trato y los piratas recibieron desde el aire cerca de US$ 430.000.

No está claro lo que pasó entonces: si los piratas se negaron a cumplir lo acordado, reteniendo el dinero y a la pareja, o si hubo un malentendido y la banda de secuestradores creyó que se trataba solo de una primera entrega de una cifra mayor.

En todo caso, los dos británicos siguieron en sus manos, lo que supuso un duro golpe para ellos y su familia.

Más de 430 rehenes

Image caption Los piratas de Somalia retienen 19 barcos y a más de 430 personas.

Un despacho de abogados consiguió una orden para prohibir que la prensa informara del caso, bajo la creencia de que la atención de los medios de comunicación había influido en la decisión de los piratas de prolongar el rapto.

Esa prohibición continuó hasta el domingo, cuando la pareja fue liberada como consecuencia de la intermediación de líderes tribales somalíes, políticos, negociadores y, aunque no está confirmado, gracias al pago de una segunda suma de dinero.

Paul Chandler le dijo a la BBC que él y su esposa se encontraban bien, aunque habían perdido mucho peso. Dijo que pasados los primeros días de captura, no temieron por sus vidas.

Mientras que para los Chandler la historia tiene un final feliz, el mensaje que extrae la banda de piratas que retuvo a la pareja durante 13 meses es que su crimen ha sido recompensado, según Frank Gadner, nuestro especialista en temas de seguridad.

Y resulta muy difícil creer que uno solo de los responsables sea llevado ante la justicia en un país carente de gobierno efectivo desde 1991.

De acuerdo con las cifras de la Organización Marítima Internacional 19 barcos y más de 430 personas están retenidas por piratas de Somalia.

La presencia de numerosos navíos militares en una de las rutas marítimas más importantes, la que conduce desde Asia a Europa a través del Canal de Suez, no ha servido para disuadir a los piratas, cuya actividad no ha dejado de crecer en los últimos tres años.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.