Paraguay: expedición científica británica no va... por el momento

Indios Ayoreo de Paraguay
Image caption El contacto expondría a los ayoreo a enfermedades infecciosas que arriesgarían su sobrevivencia.

El Museo de Historia Natural de Londres suspendió la expedición que tenía planificada a una remota región de Paraguay, la que había generado protestas por su posible impacto sobre uno de los últimos pueblos indígenas no contactados del mundo.

Los activistas advirtieron que la expedición a la región del Chaco podía encontrarse con el pueblo ayoreo, exponiéndolo a enfermedades infecciosas que podían poner en riesgo su sobrevivencia.

La expedición —en la que estaban supuestas a participar unas 100 personas— iba a llevarse a cabo los próximos días y tenía como objetivo la búsqueda de nuevas especies de plantas e insectos.

Pero el Museo de Historia Natural dijo que iba a retrasar el viaje mientras su socio, el Ministerio de Medio Ambiente de Paraguay, consultaba con representantes indígenas.

El museo afirmó que se toma muy en serio las preocupaciones sobre pueblos indígenas no contactados.

Vea también: Expedición pionera puede afectar a tribu no contactada

Ecosistema único

Image caption El Chaco es uno de los últimos grandes parajes vírgenes de América del Sur.

Según funcionarios del museo, la expedición buscaba registrar la rica biodiversidad de la región del Chaco Seco, lo que es importante para la futura gestión de ecosistemas frágiles.

El viaje era uno de los más grandes organizados por el museo en muchos años.

El Chaco, una zona de tierras bajas semiáridas de bosques y matorrales espinosos que se extiende por Argentina, Bolivia y Brasil, es uno de los últimos grandes parajes vírgenes de América del Sur.

Ese el único lugar en el continente (fuera de la Amazonia) donde se sabe que viven los pueblos indígenas no contactados.

Los antropólogos estiman que en la región viven alrededor de 150 ayoreos, divididos en seis o siete grupos, los que siguen una vida tradicional de cazadores-recolectores.

Aislamiento voluntario

Estos grupos nómadas viven en aislamiento voluntario, rechazando todo contacto con la sociedad exterior.

Pero cientos de ayoreos han abandonado la zona en los últimos años, luego de que la vegetación natural fuera arrasada por agricultores y ganaderos.

A través de estos ayoreos los grupos no contactados han dejado saber su deseo de permanecer solos.

Y antropólogos y activistas indígenas temen que el contacto accidental con la expedición pueda exponerlos al riesgo de enfermedades infecciosas que podrían acabar con ellos y alterar drásticamente su estilo de vida tradicional.

"En el caso de un encuentro o contacto involuntario y sorpresivo, las consecuencias son imprevisibles y en muchos casos, como ha ocurrido, pueden llegar a ser fatales", le había dicho a BBC Mundo, el encargado de seguimiento y base de datos de Iniciativa Amotocodie, Miguel Ángel Alarcón

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.