Un polémico patrimonio cultural mexicano

Comida mexicana tradicional
Image caption La comida tradicional mexicana fue designada como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad.

Desde 2005, México ha estado en campaña para que su cocina tradicional fuera declarada patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la UNESCO. Y cuando por fin lo consigue, el tema causa polémica en el país.

Las autoridades dicen que la declaratoria es "un gran triunfo" porque ubica a la cocina mexicana como una de las más importantes del mundo.

Pero los empresarios de restaurantes advierten que podría perderse el control de la gastronomía tradicional, ahora que ha cobrado mayor atención.

Gastronomía de México y Francia, patrimonio mundial

Braulio Cárdenas, presidente de la independiente Cámara Nacional de la Industria Restaurantera (Canirac), dice que es necesario proteger las recetas y procedimientos de la cocina tradicional y evitar que sean objeto de lucro, como ocurre con otras expresiones culturales del país.

"Debemos estar preparados para manejar este evento, pero no se ha dado el valor que tiene nuestra gastronomía", dice en conversación con BBC Mundo.

Además de la cocina tradicional, México logró inscribir en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad a la pirekúa, canto tradicional de la etnia p'urhépecha; y la festividad de los parachicos, un conjunto de bailes, música, comida e imágenes de la comunidad de Chiapa de Corzo, en Chiapas.

El año pasado el país obtuvo dos reconocimientos similares: la tradición de Día de Muertos, especialmente en los pueblos otomí-chichimecas de Tolimán Querétaro; y la ceremonia ritual de los Los voladores de Papantla, Veracruz.

Lea también: ¿Y la comida peruana?

Maíz, chile y frijol

El gobierno mexicano ya había intentado inscribir a la comida tradicional en la lista de patrimonio cultural inmaterial.

En 2005 presentó el expediente "Pueblo de Maíz. La cocina ancestral de México. Ritos, ceremonias y prácticas culturales de la cocina de los mexicanos", que fue rechazado por la UNESCO.

Desde entonces se elaboró una nueva propuesta, llamada "La cocina tradicional mexicana: cultura comunitaria, ancestral, popular y vigente", que se basa en la gastronomía de Michoacán, al oeste del país, y donde se encuentran la mayoría de las comunidades de la etnia p'urhépecha.

Es una cocina que mantiene recetas y utensilios de la época prehispánica, y cuya base son tres de los alimentos fundamentales en la dieta de los mexicanos: maíz, frijol y chile.

Se trata de una manifestación cultural viva que conserva los procedimientos originales para elaborar los platillos, dice el gubernamental Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), uno de los impulsores de la candidatura ante la UNESCO.

El INAH podría solicitar que otras expresiones culturales sean declaradas patrimonio de la humanidad.

Opine: ¿cuál es su comida favorita?

La otra cara de la moneda

Image caption Las autoridades han expresado preocupación por el impacto de la "comida chatarra" en México.

Pero mientras se festeja el reconocimiento de la cocina tradicional, en el país se libra un intenso debate sobre las costumbres alimenticias de los mexicanos.

Una parte de la polémica se concentra en el impacto de la llamada comida chatarra en el alto índice de obesidad infantil, que según el Ministerio de Salud afecta a más de 5 millones de menores de edad.

Datos del gubernamental Instituto Nacional de Nutrición "Salvador Zubirán" señalan que, en promedio, los niños mexicanos observan unos 12.000 mensajes por televisión de alimentos bajos en nutrientes.

La consecuencia es una alteración en el metabolismo de los niños que padecen dependencia psíquica y fisiológica a los sabores dulces o con alta concentración de sodio, le dice a BBC Mundo el investigador Abelardo Avila Curiel.

"El efecto es demoledor. Tenemos ya tres generaciones de personas educadas en ese ambiente", explica.

Es de tal magnitud el impacto de los mensajes mediáticos en la obesidad infantil, que el Congreso mexicano aprobó enmiendas legales para prohibir la publicidad en escuelas de educación básica.

El Ministerio de Salud y los empresarios de comida chatarra establecieron un código para regular la propaganda en televisión, que según organizaciones civiles no se cumple del todo.

BBC Mundo le solicitó información al Consejo Nacional de Autoregulación y Ética Publicitaria, que agrupa a los fabricantes de esos alimentos, pero no obtuvo respuesta.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.