R. Dominicana redobla esfuerzos para evitar propagación del cólera

Un haitiano espera en la frontera con Republica Dominicana en Dajabón
Image caption El ambiente de alerta prevalece particularmente en zonas de la frontera.

Las autoridades de República Dominicana hacen intensos esfuerzos por evitar la posible propagación del cólera desde el vecino Haití, tras confirmarse el primer caso de la enfermedad en una provincia en el este del país.

Según el ministro de Salud dominicano, Bautista Rojas Gómez, el primer caso de cólera fue detectado en un obrero de la construcción de nacionalidad haitiana que se infectó en Haití, donde estaba de vacaciones.

Otros 12 casos sospechosos fueron descartados.

Clemente Terrero, vicepresidente del Colegio Dominicano de Médicos, organismo que forma parte de la recién creada Comisión Nacional del Cólera, señaló a BBC Mundo que podrían registrarse miles de casos, dado que existen condiciones sanitarias similares a las de Haití en varias zonas del país.

"Es muy difícil predecir con certeza, pero creemos que la epidemia podría pegarnos bastante duro, porque en 23 de 32 localidades del país hay condiciones sanitarias similares a las de Haití. Esto nos habla de la posibilidad de que la enfermedad tenga aquí un impacto significativo", señaló Terrero.

Desde hace varios días, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) había informado de los riesgos de que la epidemia del cólera pasara al lado dominicano.

Confirmado el primer caso, Daniel Epstein, portavoz del organismo, dijo a BBC Mundo que es muy probable que la epidemia se propague allí y destacó que se ha reforzado la presencia de la OPS en la República Dominicana para ayudar a las autoridades a responder ante cualquier emergencia.

Alerta en la frontera

Image caption El flujo de personas a través de la frontera entre Haití y República Dominicana es intenso.

El ambiente de alerta prevalece particularmente en zonas de la frontera. Ruddy Pérez Medrano, funcionario de la fronteriza ciudad de Jimaní, dijo a BBC Mundo que "la gente se mantiene en un pánico".

"La provincia está en alerta, la gente está tomando precauciones con la higiene, tratan de no ingerir alimentos que provengan de Haití, e incluso hay quienes temen darle la mano a los haitianos, o sea buscan minimizar el contacto directo", señaló Ruddy Pérez.

El flujo de personas a través de esta frontera es intenso y por otra parte el acueducto de la ciudad se alimenta de un río que viene de Haití. "Por eso, las autoridades están tratando de garantizar la clorificación del agua", dice.

La preocupación es aún mayor en Dajabón, en la frontera norte, por donde entró de regreso al país el haitiano al que se le detectó el cólera.

"En Dajabón, como es un punto de entrada y salida muy activo a nivel de relaciones fronterizas, la alerta es un poco más fuerte debido a la cercanía entre Dajabón y la vecina ciudad haitiana de Oanaminthe, que tienen un comercio bastante activo", dijo a BBC Mundo Luis Félix Barrientos, de la organización Solidaridad Fronteriza.

Barrientos señaló que la enfermedad puede propagarse en esa zona en cualquier momento "porque aún en las condiciones actuales, cuando se han puesto muchas restricciones, hay muchos haitianos entrando legal e ilegalmente y se teme que esto lleve a una propagación más rápida de la enfermedad", señaló.

Medidas preventivas

Image caption Organizaciones civiles están promoviendo programas para concientizar a la población.

El ministro de Salud, Bautista Rojas Gómez, señaló que el país está preparado para responder ante cualquier eventualidad, y que se están tomando todas las medidas necesarias para impedir que la enfermedad se propague.

Por su parte, Clemente Terrero, vicepresidente del Colegio Médico Dominicano destacó que el país se está preparando con un programa, para en el peor escenario, minimizar el número de muertos.

"Como el sistema de salud dominicano está en mejores condiciones que el haitiano, lo que esperamos es mantener la cifra de muertos en un número tolerable, que es de un 1% de los casos", señaló.

En poblaciones como Dajabón, organizaciones civiles están promoviendo programas para concientizar a la población. "Los medios hablan constantemente del problema, hay talleres en las escuelas, en los clubes, campañas de casa en casa, entre otros", dijo Luis Félix Barrientos.

No obstante, puso en duda la capacidad del sistema de salud en esa ciudad para combatir la epidemia, si se presenta un gran número de casos. Señaló que allí sólo hay un hospital "que más bien es una clínica rural grande" y que no tiene los medios para comprobar la existencia de casos, ni para tratar a 40 ó 50 personas.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.