Sonámbulo camina desnudo y gana millones

Euros
Image caption El tribunal dictaminó que Kinsella debe recibir más de US$13 millones.

Un empresario irlandés obtuvo de un tribunal más de US$13 millones en compensación por difamación, luego de un incidente en el que caminó desnudo mientras estaba sonámbulo.

Donal Kinsella, de 67 años, demandó a su antiguo empleador, la empresa Kenmare Resources, después de que esta publicara un comunicado de prensa en el que sugería que Kinsella se le había insinuado de manera inapropiada a una colega durante un viaje a África.

Durante una reunión celebrada en Mozambique en 2007 Kinsella se apareció desnudo en tres oportunidades en la puerta del dormitorio de la mujer.

Pero, más que acoso sexual, el tribunal determinó que se trató de un caso de sonambulismo.

Según el sitio de noticias de la BBC para Irlanda del Norte la compensación es la más alta jamás otorgada en un caso de difamación en el estado irlandés.

Investigación

El tribunal escuchó que Donal Kinsella había estado bebiendo, tomando analgésicos y tenía la costumbre de caminar dormido y sin llevar pijamas.

La compañía emitió un comunicado de prensa en julio de 2007 que, según dictaminó el tribunal, difamaba a Kinsella.

El empresario demandó a la compañía, basada en Irlanda del Norte, y a su presidente, Charles Carvill.

Según el comunicado de prensa a Kinsella se le pidió la renuncia del comité de auditoría de la empresa y en la misiva se hizo referencia a un "incidente".

Una investigación realizada por un abogado independiente en nombre de la empresa había encontrado que no hubo un intento consciente por parte de Kinsella de entrar en la habitación de la mujer, ni tampoco hubo ningún motivo inadecuado en la apertura de la puerta.

Kinsella sencillamente había estado caminando dormido.

Los abogados del empresario le dijeron al jurado que el comunicado de prensa emitido por la firma significaría para una persona común que "algo jugoso" había ocurrido en África.

A las afueras del tribunal, Kinsella dijo que se sentía "reivindicado" por el veredicto.

El empresario afirmó que se había convertido en un objeto de burlas internacional como resultado del comunicado de prensa.

La empresa Kenmare Resources, por su parte, dijo que estaba "conmocionada" por el veredicto del jurado y advirtió que apelaría la decisión.