Disidente cubano excarcelado: "La libertad te hace olvidar 25 años de cárcel"

Adrián Álvarez Arencibia
Image caption Álvarez Arencibia entró en el presidio a los 19 años de edad. Ahora tiene 44.

"Desde que bajé del avión parece que los 25 años que estuve en prisión nunca hubiesen pasado", comentó a BBC Mundo Adrián Álvarez Arencibia, el disidente que más tiempo llevaba encarcelado en Cuba.

Álvarez aterrizó este viernes en la capital española con otros dos disidentes: Ramón Fidel Basulto y Joel Torres.

Los presos liberados forman parte del proceso de excarcelaciones que el gobierno cubano, a través de la mediación de la Iglesia Católica y el ejecutivo de España, comenzó en julio y que ya suma 50 disidentes y sus familiares repartidos en territorio español.

El gobierno cubano sostiene que los disidentes son mercenarios pagados por Estados Unidos.

Ninguno de los tres excarcelados que llegaron a Madrid el viernes pertenece al "Grupo de los 75", detenidos y condenados en la llamada Primavera Negra de 2003. En el caso de Álvarez estaba acusado de actos contra la seguridad del Estado, una de las acusaciones más severas en Cuba. Entró a prisión en plena juventud y ha salido con la piel curtida de sus 44 años.

El motivo: "Sustraje unas armas, varias. Me encarcelaron y volví a salir. Cuando pude volví a sustraer otras armas. Queríamos rebelarnos contra el régimen castrista. Tenía 19 años pero era muy consciente", subraya.

"No voy a estar peor"

Image caption El excarcelado llegó a Madrid junto con otros dos ex presos.

Álvarez se hospeda en el Hostal Welcome, ubicado en un polígono industrial de las afueras de Madrid, el modesto lugar al que han ido llegando los disidentes excarcelados.

"Cuando me despertaba en la celda lo único que me daba fuerzas para seguir era denunciar las violaciones que se cometen en la cárcel. Las documentaba y luego se las daba a mi hermano para que las hiciera públicas", señala.

Desde que entró en prisión estuvo deambulando por diferentes cárceles y celdas de la isla, incluido el llamado "Rectángulo de la Muerte.

"Rectángulo porque la cárcel y las celdas tienen forma de rectángulo. Es la peor. Allí estuve tres años en absoluta oscuridad. Sólo me sacaban 15 minutos al mes para ver la luz. Me dañaron los ojos", recuerda sin dejar de sonreir. "Soy un hombre libre", apunta.

"Mis compañeros me dicen que las cosas en España no andan bien, que es difícil encontrar trabajo, que les falta una cosa o la otra... ¿Sabe qué le digo? Por muy mal que esté no voy a estar peor que en Cuba".

Algo saldrá. Quiero intentarlo aquí y seguir luchando por un cambio en la isla", agrega.

"Han sido 25 años en tensión. No hay un día en que no estés alerta, te golpean, te tiran por las escaleras, te persiguen...Y, sin embargo, cuando pruebas la libertad, parece que todo eso se olvidara, desapareciera", anota.

Cuando le dijeron que lo iban a liberar, sus pensamientos y esperanzas frustadas giraban en su cabeza.

"Ahora no sé qué voy a hacer. Muchas cosas pero no sé por dónde empezar", asegura.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.